SOVENA, DCOOP, MIGASA Y BORGES

Los grandes aceiteros esquivan el arancel con fábricas en Portugal, Túnez... y EEUU

El sector vende 120.000 toneladas a EEUU, mitad embotelladas y mitad a granel —que no se ve afectado—. Los aceituneros no temen el impacto de su segundo arancel y lo ven como algo temporal

Foto: Planta de Pompeian en Baltimore. (Dcoop)
Planta de Pompeian en Baltimore. (Dcoop)

La materialización de los peores temores del sector aceitero español, la imposición de un arancel del 25% al aceite envasado destinado a EEUU, golpea este sector de manera durísima. La mitad de la exportación de zumo de oliva a este país, el principal mercado fuera de Europa, es embotellada: 60.000 toneladas. Pero la otra mitad es a granel y no tendrá que asumir ese sobrecoste. Si a ello se añade la fuerte inversión exterior de las grandes envasadoras españolas en el sur de Europa, el norte de África y el propio EEUU, lo cierto es que los grandes nombres españoles del sector tienen bazas para sortear el tarifazo de Donald Trump.

Dcoop, Migasa, Borges y Sovena (grupo portugués que dirige su negocio aceitero desde Sevilla) han acometido desde hace años, décadas incluso, una decidida apuesta por dotarse de plantas de producción y envasado de aceite de oliva fuera de España. Fruto de ello, podrán tratar de mantener sus cuotas de mercado en EEUU, que es el mercado de mayor proyección de futuro del mundo actualmente. No obstante, lejos del optimismo, fuentes del sector coinciden en que la imposición en solitario a España deja a Italia, Grecia, Portugal, Turquía o Túnez "en una posición que nunca hubieran podido soñar antes".

Sin duda las que cuentan con la situación más ventajosa son Sovena y Dcoop, ambas con fábricas de envasado en EEUU. La compañía lusa tiene una planta en Nueva York desde hace 15 años desde la que embotella la mitad de las marcas blancas de ese mercado. La importación de graneles españoles no penaliza la parte de sus suministros que ya viene llegando de nuestro país sobre un total de unas 100.000 toneladas al año. Sovena trabaja con 600 almazaras en España.

Lo mismo le ocurre a la cooperativa andaluza Dcoop, que desde hace cuatro años es socia de la envasadora Pompeian, con dos fábricas en las dos costas. La cooperativa andaluza le vende mayoritariamente graneles, que luego se envasan bajo esa marca y que no sufrirán el sobrecoste. La estrategia de precio agresivo le ha permitido hacerse con el liderazgo del mercado, por delante de las tradicionales Bertolli y Carapelli, de su competidor Deoleo. En total, Pompeian envasa unas 45.000 toneladas al año, de las que 20.000 son de virgen extra. Dcoop suministra la mayoría de ese volumen.

La familia catalana Pont (Borges), con un modelo de negocio propio y diferenciado dentro del sector al unir también los frutos secos, invirtió por su parte en Túnez precisamente con el objetivo de exportar desde allí a EEUU. La compañía ha puesto su foco en un segmento de mayor valor, el virgen extra ecológico, en el que el país africano es el primer productor mundial. La fábrica y centro logístico de Sfax es la segunda más grande de Túnez, según la propia empresa, y mueve 5.500 toneladas de aceite tanto hacia Norteamérica como a cadenas de distribución europeas. Pero su capacidad total es de 45.000, por lo que puede asumir temporalmente producción de España.

Migasa, por su parte, tiene una planta en Setúbal (Portugal) desde la que exporta y suministra también al mercado local. La firma de la saga Gallego ha invertido en la construcción de su primera almazara en el vecino luso. El grupo tiene entre sus marcas a Ybarra, que ya en 1876 exportaba y recibía premios en EEUU.

¿Medida temporal?

Desde el ámbito aceitunero, por completar el impacto de los aranceles en todo el sector olivarero español, se manifiesta poca preocupación por el arancel igualmente del 25% a la aceituna verde. Y ello pese a que se suma al ya existente que de media ronda la misma cifra a la aceituna negra desde 2018. "Son procesos distintos, el de la negra venía determinado por una denuncia de empresas locales y se ha impuesto por cinco años prorrogables", explica Antonio de Mora, secretario general de Asemesa, patronal aceitunera. Además, la sofisticación del producto que se suministra desde España se considera por Asemesa una barrera que puede mantenerse a costa de sacrificar márgenes.

Y abunda en la cuestión de los plazos: "En el mismo comunicado del Gobierno de EEUU en que se anuncia la imposición de todos los aranceles, se cita la opción de negociar. Entendemos que tanto el del aceite como el de la aceituna son reversibles en unos meses. Pese a todo, y si es verdad que la UE puede imponer 4.000 millones en aranceles de forma inmediata a EEUU, que se los imponga", zanja el dirigente patronal. El sector de la aceituna negra española ha perdido 40 millones de euros en negocio desde inicios de 2018.

"El Gobierno de EEUU, al anunciar el listado de productos, hace una llamada al diálogo con la UE. El arancel no nos preocupa, durará solo unos meses"

Menos suerte, en cualquier caso, tendrán las pequeñas empresas marquistas que hayan apostado por este sector. Es lo que señala Rafael Pico, gerente de Asoliva, la patronal de los exportadores de aceite de oliva y de orujo. "El 25% de arancel te saca del mercado", señala contundente. "Lo que hay también de fondo es una presión de EEUU con esta medida para que la UE acepte un pacto de una vez, tras tres años de negociaciones, del denominado paquete agroalimentario entre ambos. Estados Unidos lo que quiere es introducir en Europa productos transgénicos y carne hormonada. Y la Comisión se niega".

Planta de envasado de Acesur en Sevilla. (F. Ruso)
Planta de envasado de Acesur en Sevilla. (F. Ruso)

Pico asegura además que hay otra cuestión clave que aún no está clara: si el aceite español exportado a un tercer país, y luego envasado y reexportado a EEUU, paga o no arancel. "A las 120.000 toneladas que vendemos directamente hay que sumar otras 110.000 que se venden, fundamentalmente como graneles, a otros países. Italia supone 80.000 toneladas, pero también vendemos a Portugal o Grecia dentro de la UE".

Si esas partidas también están afectadas por el arancel, el golpe se lo llevarían fundamentalmente las almazaras y las cooperativas de mediano o pequeño tamaño. Cooperativas Agro-Alimentarias de Andalucía cifró en 460 millones el volumen de exportación de aceite de esta comunidad a EEUU en 2018.

Inacción del Gobierno

Está por ver, en definitiva, si los agricultores españoles van a ser los paganos de parte de los préstamos públicos que recibió Airbus para fabricar sus aviones en los últimos 15 años. Y que les han llevado a formar parte de los aranceles autorizados por la OMC por un volumen de hasta casi 7.000 millones de euros. Ante la no inclusión del aceite de otros países de la UE en ese listado, algunas voces en el sector industrial critican, con la condición de anonimato, la actuación del Gobierno español. Pese a que España ha sido señalado, oficialmente, como país financiador de Airbus junto a Francia, Alemania y Reino Unido.

"Sabemos que desde Grecia e Italia se ha desarrollado individualmente una acción fuerte de 'lobby' en EEUU para evitar ese arancel. Hemos realizado varios avisos en los últimos meses al Ministerio de Agricultura, que era partidario de mantener una postura de perfil bajo y alegaba que era un tema que se llevaba desde Bruselas", señalan estas fuentes del sector. De Mora, de Asemesa, abunda en esta línea y lanza: "Gobierno hay, aunque sea en funciones, así que debe seguir gobernando".

"El Gobierno español ha mantenido un perfil bajo pese a las advertencias de que Grecia o Italia hacían lobby en contra de un arancel a sus aceites"

Las compañías, de entre las grandes envasadoras, que tendrán potencialmente más complicado gestionar el arancel son Deoleo, fundamentalmente, y en menor medida Acesur. El grupo que produce Carbonell y las italianas Bertolli y Carapelli se pegó ayer un fuerte batacazo en bolsa (-5,2%, a 0,05 euros), porque a la fuerte competencia con Dcoop, que le ha arrebatado el liderazgo en precio, se suma ahora un sobrecoste. Deoleo envasa parte de lo que exporta a EEUU desde España, donde tiene su sede social (Córdoba). También envasa en Italia, desde donde podrá seguir abasteciendo a EEUU.

Por último, Acesur, grupo de la familia sevillana Guillén, tiene una importadora de aceites en EEUU que adquirió en 2017, Tee Pee, que tiene una marca propia en EEUU, lo cual es una vía de entrada que palia el sobrecoste de distribuir sus marcas, entre ellas La Española o Coosur, envasadas en España. Acesur tiene coma socio a una gran cooperativa jienense, Jaencoop. EEUU representa el 50% de su mercado fuera de la UE, aunque la empresa no proporciona datos detallados por mercados.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios