CASO BANCO POPULAR

Saracho llena de minas el camino judicial de la cúpula de Banco Popular

El expresidente del Popular insinuó que hubo manipulación de las tasaciones, "órdenes" para autofinanciar la ampliación de capital y errores de cálculo en los años 2012 y 2016

Foto: El expresidente del Popular, Emilio Saracho, en una comparecencia. (EFE)
El expresidente del Popular, Emilio Saracho, en una comparecencia. (EFE)
Adelantado en

Las decenas de abogados que se agolparon este miércoles en la Audiencia Nacional coincidían en que Emilio Saracho ha suavizado el discurso contra su predecesor al frente de Banco Popular, Ángel Ron. Algunos incluso hablaban de pacto de no agresión. Aun así, el cambio es más en la forma que en el fondo, ya que el primer día en la Audiencia del banquero de inversión -continúa este jueves- dejó mensajes que van a complicar las declaraciones del resto de imputados.

Más si cabe porque los dardos de Saracho contra sus predecesores y excompañeros de consejo llegaron más insistencia en las preguntas del juez José Luis Calama y el fiscal Antonio Romeral, que por iniciativa propia.

Tasaciones y financiación

Hubo dos mensajes que podrían hacer especial daño a sus excompañeros del Popular: las referencias a las tasaciones inmobiliarias y las referencias al papel de los dos ex consejeros delegados, Pedro Larena y Francisco Gómez, en la contabilidad de la entidad.

Sobre las tasaciones fue contundente. Narró como al poco de llegar a la presidencia del banco, en febrero de 2017, se reunió con la jefa de Riesgos, Carmen Riveras, y le preguntó cuánto capital faltaba. "Me dijo que no lo sabía, me quedé asombrado, ¿cómo podía no saberlo?". Por ello, puso en marcha tres acciones para arreglar la situación: un análisis de los principales créditos; una mejora de los modelos internos de provisiones, y una actualización de las tasaciones, revisando 80.000 inmuebles.

El banquero esperaba entonces "sorpresas positivas, ya que el mercado inmobiliario estaba al alza" y tendría que haber tenido efectos sobre las valoraciones. Y se "sorprendió" al ver que, lejos de ello, el precio de los inmuebles estaba inflado -en un 27% según el BCE-, a lo que había que sumar que las tasaciones previas muchas veces no eran homologadas. Llegados a este punto, el fiscal ha preguntado por la tasadora Krata, que el regulador señaló dentro de las posibles irregularidades en Popular. Esta firma valoró gran parte de los suelos en 2016, antes de la ampliación de capital.

Tanto el fiscal como el juez buscaron en varias ocasiones el enfrentamiento de Saracho con Ron, algo que rehuyó el banquero de inversión, consciente de que en sede judicial hay que ser más cauto que cuando estuvo en el Congreso de los Diputados. De hecho, Calama recordó en varias ocasiones extractos del testimonio de Ron, que Saracho calificó como "folclore" y "mentiras".

Emilio Saracho, a la derecha, llega al tribunal junto a su abogado. (EFE)
Emilio Saracho, a la derecha, llega al tribunal junto a su abogado. (EFE)

Esta mini-tregua con Ron no fue tal para Larena y Gómez. Sobre el primero, Saracho criticó la maniobra contable que hizo el banco a finales de 2016, liberando provisiones para cubrir el déficit de una inspección detectada por el BCE en los créditos. Según la investigación interna del Popular, todo se hizo a espaldas del regulador. Y aunque las cantidades eran pequeñas dentro de la contabilidad del banco, fue 'feo', según Saracho. Los documentos internos señalan al entonces director financiero, Javier Moreno.

De cara a Gómez -predecesor de Larena y el CEO en la ampliación en 2016- y su equipo, el banquero madrileño recordó los resultados de una investigación interna que llevó a cabo Popular en abril de 2017, tras la reexpresión de cuentas que casi se convierte en reformulación. La misma señalaba que el exCEO dio órdenes para financiar la compra de acciones de la ampliación por parte de sus clientes. Finalmente este dinero no se descontó de la ratio de capital regulatorio.

"De las conversaciones mantenidas con diferentes Directivos del Banco se ha tenido constancia de que se transmitieron instrucciones verbales de manera velada por parte del consejero delegado, D. Francisco Gómez Martín, y otros directivos a los directores regionales y territoriales para que se financiara a los clientes para que acudieran a la ampliación", expone el documento, al que ha tenido acceso este medio.

Otros dardos dejados por Saracho en el tribunal hacen referencia al 'Proyecto Sunrise', con el que Ron quería sacar gran parte del ladrillo del banco, y la ampliación de 2016. El primero fue "singular, por llamarlo de alguna manera". Y la ampliación, de 2.500 millones, se quedó corta en 5.500 millones.

Filtraciones

Otro de los focos del interrogatorio de Saracho, en especial del fiscal, es sobre la filtración de información que hubo durante su mandato. El banquero de inversión aseguró que no estuvo detrás de la noticia publicada por este medio en mayo de 2017, y que tampoco filtró la dimisión de Larena, que sí comentó con otros consejeros del banco.

Saracho ha aclarado que todo lo que comunicó en sus cuatro meses de presidente fue todo lo positivo que podía, sin mentir. Esto es clave para el fiscal, ya que el delito de manipulación de mercado exige que la información difundida sea falsa, nadie puede ser condenado por decir la verdad.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios