EL PRÉSTAMO SERÁ TITULIZADO ENTRE INVERSORES

Goldman, Citi, Caixa y Sabadell financian los bonos Barça para el nuevo Camp Nou

Los dos bancos estadounidenses y los dos españoles le conceden los 675 millones necesarios para construir el nuevo estadio mediante un préstamo que será titulizado en el mercado

Foto: Imagen del proyecto ganador del concurso arquitectónico para el nuevo Camp Nou. (FC Barcelona)
Imagen del proyecto ganador del concurso arquitectónico para el nuevo Camp Nou. (FC Barcelona)

El FC Barcelona y el Real Madrid se parecen más de lo que sus propios presidentes y aficionados creen. No en los colores, pero sí en cómo van a financiar la remodelación de sus estadios de fútbol. Según aseguran fuentes financieras, el club azulgrana está en conversaciones muy avanzadas con cuatro bancos para que le presten los 685 millones de euros que va a costar desarrollar el llamado Espai Barça, la reconstrucción de las principales instalaciones deportivas de la entidad fundada hace ya 120 años.

La operación se va a estructurar de forma muy similar a como el Real Madrid ha planteado la financiación del nuevo Santiago Bernabéu. Si Florentino Pérez se apoyó en JP Morgan, Bank of America Merrill Lynch y, después, en Société Générale para conseguir los 575 millones con los que renovar el coliseo blanco, el FC Barcelona ya tiene un acuerdo preliminar con Goldman Sachs, Citi, CaixaBank y Banco Sabadell para que le concedan un crédito de casi 700 millones que le permitirá ampliar el Camp Nou (este martes, cumplió 62 años) y construir un nuevo Palau Blaugrana para las secciones de baloncesto, balonmano, fútbol sala y hockey sobre patines. Fuentes oficiales de la institución han indicado que, aunque todavía se han firmado las cartas de compromiso, pendientes de aprobación por los comités de riesgos, "es muy probable que sean estos cuatro los bancos financiadores".

Tal y como firmó el Real Madrid, el Barça dispondrá de más de 20 años para hacer frente a este préstamo, que tendrá un tipo de interés que, a falta de los detalles finales, rondará el 2,5%. El crédito tampoco tendrá garantía hipotecaria, como el rubricado por el club blanco, pero los intereses serán pagados con los ingresos que genere el estadio, especialmente los comerciales y los de restauración, según aseguran las mismas fuentes. Quedarán fuera los abonos de los socios y lo que el club consiga por la venta de las entradas.

En el caso de la financiación del Bernabéu, Florentino Pérez creó una sociedad al margen del patrimonio del club que es la que solicitó el crédito, que posteriormente se ha titulizado mediante una emisión de bonos. El Barça va a hacer exactamente lo mismo. Colocará ese préstamo entre inversores institucionales y evitará que la deuda para la construcción del Camp Nou y el resto de instalaciones computen como pasivo ordinario, lo que obligaría a la actual directiva presidida por Josep Maria Bartomeu a dimitir.

El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, en la presentación de Antoine Griezmann. (EFE)
El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, en la presentación de Antoine Griezmann. (EFE)

Un asunto vital porque, según el artículo 67 de los estatutos, la junta debería renunciar a sus cargos si el ratio de deuda sobre el ebitda o beneficio de explotación superase las dos veces. Esta norma aprobada en la asamblea de socios solo se aplica al endeudamiento de la actividad normal, pero no a proyectos de carácter extraordinario como el Espai Barça.

Como adelantó El Confidencial el pasado 5 de agosto, Goldman Sachs, asesor del club, se había ofrecido a financiar en exclusiva la remodelación del Camp Nou, que tendrá una capacidad para 105.000 personas (7.000 más), y la construcción del nuevo palacio de deportes para el resto de las secciones. De hecho, el banco estadounidense ya le ha adelantado 88 millones para la solicitud de las licencias y el levantamiento del Estadio Johan Cruyff, donde juegan el equipo filial y el femenino y que está ubicado en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí.

Con esta propuesta, Goldman Sachs quería cubrir la parte del presupuesto que inicialmente el club quería sufragar con la venta de los derechos sobre el nombre comercial del nuevo Camp Nou o 'tittle rights'. El FC Barcelona había estimado ingresar 200 millones por esta vía, otros 200 millones por los ingresos extraordinarios que generaría la ampliación de las instalaciones y pedir un préstamo por un importe similar para financiar los 600 millones que iba a costar el Espai Barça.

Pero la directiva ha decidido esperar a que la obra esté terminada para bautizar el estadio y conseguir mejores ofertas de las que había recibido hasta la fecha. Aunque Bartomeu ha asegurado en varias ocasiones que la entidad contaba con propuestas de empresas tecnológicas de hasta 300 millones, lo cierto es que no se ha conocido ninguna oficial, por lo que finalmente ha optado por recurrir a un préstamo de toda la vida. El club blaugrana quiere que, como ha hecho el Real Madrid, su préstamo también tenga una carencia de tres años, de tal forma que esta inversión histórica no afecte a la política de fichajes.

Las condiciones finales serán anunciadas por Bartomeu la próxima semana, ya que su intención es presentar el proyecto cerrado en la próxima asamblea de compromisarios, el 5 de octubre.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios