CAMBIOS EN EL CONSEJO

Santander asume un golpe de 1.500 millones en Reino Unido por la regulación y el Brexit

La incertidumbre económica en Reino Unido y cambios regulatorios llevan a Santander a deteriorar su fondo de comercio en esta filial en 1.500 millones, sin efecto en el capital

Foto: Oficina de Santander en Reino Unido. (EFE)
Oficina de Santander en Reino Unido. (EFE)

El Brexit pasa una factura de 1.500 millones a Banco Santander. La primera entidad española ha asumido un quebranto en su filial británica de 1.500 millones, tanto por las incertidumbres en la economía de Reino Unido como por cambios regulatorios. El grupo presidido por Ana Botín niega ningún tipo de impacto en el capital o los compromisos a medio plazo por este deterioro. La filial pasa de tener un fondo de comercio de 8.307 millones a 6.800 millones.

"El ajuste se debe principalmente al cambio en las expectativas para Santander UK como consecuencia de un entorno regulatorio complejo, entre otras razones por los distintos efectos negativos de la regulación que obliga a los bancos a separar el negocio de banca minorista del de banca de inversión", expone en un comunicado la entidad.

"También es resultado del incremento en la presión competitiva en Reino Unido y del impacto de la incertidumbre generada por el Brexit en el crecimiento económico del país", añade.

Santander aclara que el ajuste contable tendrá lugar en las cuentas del tercer trimestre, sin efecto en los resultados ordinarios —sí en el beneficio atribuido— ni en la ratio de capital. Tampoco impactarán en "los objetivos a medio plazo del grupo anunciados en el Investor Day celebrado el pasado 3 de abril en Londres".

La entidad explica que las nuevas exigencias regulatorias han hecho que lleve activos valorados en 40.000 millones a su sucursal en Londres, de los que 25.000 millones proceden de Santander UK, lo que incrementa costes y reduce las expectativas de beneficio en su filial británica.

"Aunque las reformas que obligan a separar el negocio de banca minorista y el Brexit han afectado a la rentabilidad en Reino Unido, este mercado sigue siendo clave y estamos invirtiendo significativamente para mejorar nuestra posición competitiva y atender aún mejor a nuestros clientes”, afirma la presidenta de Santander.

Nueva consejera y dividendo

Junto al golpe contable en Reino Unido, Santander ha anunciado cambios en el consejo y su primer dividendo con cargo a los resultados de 2019: 10 céntimos en efectivo a pagar el 1 de noviembre, misma retribución que el año pasado. El 'pay out' (porcentaje del beneficio que se reparte entre los accionistas) será de entre el 40% y el 50%.

En cuanto al consejo, entra como independiente la banquera británica Pamela Walkden, en sustitución del mexicano Carlos Fernández. La nueva consejera fue directora de Riesgos, Auditoría Interna o Tesorería durante 30 años en Standard Chartered Bank.

Además, la entidad ha fichado como responsable de Cumplimiento a Marjolein van Hellemondt-Gerdingh, procedente de Rabobank, que sustituye a Mónica López-Monís, recientemente nombrada responsable global de Asuntos Regulatorios.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios