PLAN FOTOVOLTAICO DE LA COMPAÑÍA

Aena se prepara para abastecer el 70% de su consumo eléctrico con energías renovables

Además, los aeropuertos Adolfo Suárez Madrid-Barajas y Josep Tarradellas Barcelona-El Prat serán neutros en carbono en 2030

Foto: Placas solares en el Aeropuerto de La Palma.
Placas solares en el Aeropuerto de La Palma.

Cada vez son más los sectores de todo tipo que intentan luchar contra el cambio climático y el calentamiento global. Lo hacen principalmente a través de sus empresas, que se esfuerzan por reducir sus emisiones en busca de un objetivo común: ser más sostenibles de cara no solo al presente, sino también al futuro.

El beneficio de estas acciones se encamina hacia el lado de la sostenibilidad, pero también de la eficiencia financiera. Según la Administración Federal de Aviación, su programa de modernización del sistema de control de tráfico aéreo, conocido como NextGen, permite ahorrar 210 millones de dólares mensuales al reducir las emisiones de dióxido de carbono de sus vuelos comerciales.

Aeropuertos sostenibles

La estrategia de cambio climático de la compañía, elaborada en 2017, tiene como objetivo "hacer frente a la emergencia climática que debe abordar el sector de la aviación, no solo llevando a cabo actuaciones en los aeropuertos, sino trabajando de forma colaborativa con las aerolíneas y las empresas del sector para implementar soluciones innovadoras que nos permitan alcanzar una aviación más sostenible y libre de carbono".

Aerogeneradores del Aeropuerto de La Palma.
Aerogeneradores del Aeropuerto de La Palma.

Actualmente, Aena se encuentra trabajando en varios ámbitos: por un lado, implementando medidas de eficiencia energética que permitan reducir el consumo eléctrico y, por otro lado, mediante la reducción de emisiones por combustible y el trabajo colaborativo con terceros.

Además, dentro de la estrategia de cambio climático de la compañía se incluye el Plan Fotovoltaico, que, partiendo de la convicción de invertir en energías renovables como forma de asegurar un futuro más sostenible, situará a Aena como líder entre los aeropuertos a nivel mundial por producción de energía renovable en autoconsumo (650 GWh/año). En este sentido, el gestor aeroportuario pretende reducir su consumo eléctrico en un 70%, equivalente al consumo de unos 190.000 hogares durante todo un año, lo que supone evitar la emisión de 167.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

La inversión hasta 2026 se estima en aproximadamente 250 millones de euros, de manera que la eficiencia económica que se obtenga repercutirá positivamente en las compañías aéreas a través de las tasas aeroportuarias, favoreciendo la competitividad del transporte aéreo.

Placas fotovoltaicas del aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez.
Placas fotovoltaicas del aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez.

Aeropuertos neutros en carbono

Además, Aena forma parte de Net Zero 2050, un programa impulsado por ACI Europa en el que diversos operadores de aeropuertos se unen a un objetivo ambicioso: que todos sus aeropuertos sean neutros en carbono en el año 2050, es decir, que las emisiones netas de gases efecto invernadero expedidas al ambiente equivalgan a cero.

Eficiencia energética en el Aeropuerto de Alicante-Elche.
Eficiencia energética en el Aeropuerto de Alicante-Elche.

Además, actualmente, ocho de sus aeropuertos (que engloban el 70% de los pasajeros de la red) participan en el programa Airport Carbon Accreditation de ACI, que permite, de manera voluntaria, evaluar y reconocer los esfuerzos de los aeropuertos para la gestión y reducción de sus emisiones de CO2 asociadas a su actividad. En este objetivo, hay dos aeropuertos españoles que llevan la avanzadilla: se trata del Aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas y el de Josep Tarradellas Barcelona-El Prat, que constituyen la mitad de las emisiones de toda la red de Aena, y que en 2030 se prevé que hayan conseguido la neutralidad de carbono.

Este trabajo ha sido reconocido mediante la calificación obtenida en Carbon Disclosure Project (CDP), una organización independiente y sin ánimo de lucro cuyos informes valoran la estrategia de las compañías en materia de cambio climático y reducción de emisiones. La CDP ha calificado a Aena con una B, una puntuación por encima de la media europea y del sector en su conjunto.

Empresas