LA EMPRESA GALA

El Gobierno cree que Eutelsat hace 'doble juego' como socio y rival de Hispasat

Eutelsat negoció el nuevo pacto de accionistas de Hispasat al tiempo que arrebataba al gestor español la compra de Satélites Mexicanos (Satmex)

Foto: Fotografía cedida en donde aparece el satélite 117 West B que la empresa francesa Eutelsat
Fotografía cedida en donde aparece el satélite 117 West B que la empresa francesa Eutelsat

Tanto en el Ministerio de Defensa como en la SEPI, que depende directamente de Hacienda, se han quedado de una pieza, con cara de póker, tras comprobar el doble juego con que se maneja la multinacional francesa Eutelsat en nuestro país. El operador galo de satélites le ha arrebatado a su socio español Hispasat la compra de Satélites Mexicanos (Satmex), una empresa estratégica para el desarrollo del negocio de telecomunicaciones en toda Latinoamérica.

Eutelsat hizo pública la adquisición de la empresa mexicana nada más firmar el último pacto de accionistas de Hispasat, en virtud del cual la empresa estatal gala acaba de obtener nuevos derechos societarios en su participada española. Eutelsat ha conseguido el favor de sus socios en Hispasat sin tener que desembolsar un euro adicional de inversión, incrementando de tres a cinco el número de representantes en el consejo de administración, que preside Elena Pisonero.

Abertis se ha salido con la suya, que no era sino asegurar la consolidación por integración global de Hispasat en sus estados financieros. Para ello, la filial de La Caixa necesitaba reforzar su dominio accionarial por encima del 50%, lo que ha conseguido con el apoyo del ministro de Defensa, Pedro Morenés, la indiferencia de su colega de Hacienda, Cristóbal Montoro y la complicidad interesada de Eutelsat. Pero lo que no estaba en el guion era que la multinacional francesa se despojase tan rápidamente de su máscara y exhibiera sin mayor pudor la cara más descarnada como rival directo en la carrera por hacerse con el control de Satmex.

La adquisición de los satélites mexicanos era uno de los últimos cartuchos de Hispasat para reforzar su posición en Latinoamérica. Los planes de expansión de la compañía española están directamente vinculados con la disposición de posiciones orbitales, que ahora han ido a parar a manos de Eutelsat. La empresa gala desbancó en la recta final del concurso internacional a su competidor con una propuesta en la que echaba el resto para ganar por la mano a Hispasat.

Salvador Alemany, presidente de Abertis (EFE)
Salvador Alemany, presidente de Abertis (EFE)

Dentro del Gobierno existe la impresión de que los franceses “han actuado de una forma claramente desleal” por cuanto que conocían la estrategia de su filial española y se han aprovechado de su condición accionarial para ganar por la mano la partida, dejando con un palmo de narices al consejero delegado de Hispasat, Carlos Espinós. El primer ejecutivo de la compañía, hombre designado por Abertis, tiene ahora una importante papeleta por delante para garantizar el negocio internacional del gestor español de satélites, cuyos principales ingresos, casi un 55%, proceden del continente americano.

Abertis pagó 116 millones por la prima de control de Hispasat

Eutelsat echó el resto en su puja por Satmex con una oferta de 1.142 millones de dólares en términos de enterprise value, incluyendo deuda por importe de 311 millones, que equivale a casi 13 veces el ebitda del operador mexicano. Una cifra inalcanzable para Hispasat si se tiene en cuenta que la compra llevada a cabo sólo unos días antes por Abertis se había realizado con una referencia de 8,2 veces por ebitda, según los cálculos difundidos por la compañía filial de La Caixa. En realidad, la transacción es incluso algo menor porque en dicha valoración se incluye la prima de control de 116 millones que Abertis ha tenido que pagar para asegurar el dominio absoluto de Hispasat.

La reestructuración accionarial del gestor español de satélites se ha cimentado mediante un pacto de accionistas con Eutelsat orientado con fines políticos para no enturbiar las relaciones con el socio francés. El Gobierno español ha querido solemnizar el futuro de Hispasat como un proyecto global, fruto de la capacidad de integración empresarial en Europa. Sin embargo, a la postre, el acuerdo de marras provocará que Hispasat “se vea obligada ahora a dormir con su enemigo”, según la expresión utilizada por las citadas fuentes ministeriales para ilustrar el “doble juego” utilizado por Eutelsat en su calidad de consorte distinguido dentro del capital de Hispasat. El desenlace de lo ocurrido con Satmex es sólo el primer indicio.

 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios