Choque tributario

La defensa de Apple en la mayor pugna legal de la UE: "Han inventado un cuento de hadas"

El gigante estadounidense ha recurrido la decisión de la Comisión que obligaba a devolver a Irlanda 13.000 millones de euros en impuestos no cobrados durante al menos dos décadas

Foto: El CEO de Apple, Tim Cook, en la presentación de la compañía el pasado 10 de septiembre. (Reuters)
El CEO de Apple, Tim Cook, en la presentación de la compañía el pasado 10 de septiembre. (Reuters)

La Comisión Europea está librando la mayor batalla legal de su historia. Apple e Irlanda han presentado un recurso en la Corte Europea, el segundo órgano en orden de importancia solo por detrás del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, para pedir que se anule la orden que obliga al gigante estadounidense a devolver a dicho país 13.000 millones de euros en impuestos no cobrados a lo largo de dos décadas.

Esta decisión, tomada por el departamento de Competencia de la Comisión en el año 2016, no gustó ni a Apple ni a Irlanda. Ambas aseguraban que la estructura fiscal era perfectamente legal, mientras que desde Bruselas argumentaban que el fabricante del iPhone pagó un 0,005% de impuestos por su actividad durante el ejercicio 2014.

La estructura fiscal de Irlanda está diseñada para atraer a gigantes de fuera de la Unión Europea, a los que permite establecer allí su sede desde la que canalizar toda su facturación en el Viejo Continente a través de un sistema de filiales que mandan sus ingresos rumbo a Dublín, donde el fisco es más amable. Allí tienen también su sede en el continente empresas como Google.

En la segunda sesión de alegaciones que se ha celebrado en la Corte Europea, con sede en Luxemburgo, el abogado de Apple, Daniel Beard, ha acusado a la Comisión Europea de construir "un cuento de hadas". "La CE ha ido demasiado lejos para contar una historia sobre supuestos beneficios para la creación de empleo. No hay pruebas de ello, están equivocados", ha dicho Beard.

Tim Cook, en la presentación de la última versión del iPhone. (Reuters)
Tim Cook, en la presentación de la última versión del iPhone. (Reuters)

"No hay ninguna muestra de que haya un trato de favor. Irlanda ha establecido correctamente sus tramos tributarios y no se han derogado las reglas fiscales habituales", ha dicho en su alegación final, tal y como recoge Reuters.

Por su parte, el letrado que defiende los intereses de Irlanda, Paul Gallagher, ha afeado a la CE que haya "manchado la reputación de Irlanda, que ha sido criticada con dureza". "No han podido mostrar ni una prueba de una empresa que haya sido tratada diferente a Apple", explicaba en la corte, en la que ha invitado a la CE a visitar la sede de la compañía en Cork, al sur del país.

Un peligroso precedente

La decisión de la Corte Europea va a marcar el camino para otros gigantes que están inmersos en casos similares. Amazon, Starbucks o Fiat también han tenido que devolver importantes sumas de dinero a los Estados de la Unión donde tienen su sede, debido a que han pagado menos impuestos de los que debían.

El pasado 4 de octubre de 2017, Margrethe Vestager anunció que Amazon debía devolver 250 millones de euros en ayudas estatales ilegales a Luxemburgo, territorio en el que el gigante de Seattle tiene su sede continental. Según explicó entonces la comisaria de Competencia, la estructura creada por Luxemburgo permitió a Amazon evitar impuestos sobre el 75% de su facturación, pagando apenas una cuarta parte de lo que hubiera tenido que abonar cualquiera de sus competidores.

"Esto va de competencia en Europa. No importa tu bandera ni quién sea el dueño. Pagar impuestos es la forma en la que hacemos negocios aquí", decía Vestager en su comparecencia de entonces en Bruselas. Como sucede con Apple e Irlanda, Luxemburgo salió en defensa de Amazon, aseverando que "ha pagado los impuestos que correspondían de acuerdo a la ley. No se le ha facilitado ninguna ayuda estatal".

No fue el primer caso de este tipo. Dos años antes, la Comisión obligó a Starbucks y a Fiat a devolver "entre 20 y 30 millones de euros" a Luxemburgo y Holanda respectivamente, también por ayudas estatales que no cumplían con la ley.

Vestager, contra todos

Además de para las compañías implicadas, la decisión de la Corte Europea tendrá especial relevancia para Margrethe Vestager, que lleva años persiguiendo las actividades ilícitas de los gigantes de internet en la Unión Europea.

Margrethe Vestager, explicando una de las multas impuestas a Google. (Reuters)
Margrethe Vestager, explicando una de las multas impuestas a Google. (Reuters)

A estas obligaciones de devolver impuestos no cobrados hay que sumar la multa más alta de la historia de la Comisión Europea, impuesta por Vestager a Google en julio del año pasado. Los 4.340 millones de euros por abusar de su posición en el mercado gracias al sistema operativo Android ya han quedado en la historia de la Unión. En total, Competencia ha impuesto sanciones por valor de casi 8.200 millones de euros en las tres investigaciones contra el gigante de Mountain View.

Esas multas convirtieron a Vestager en una suerte de estrella del rock europea. Sin embargo, sus aspiraciones de alcanzar una de las vicepresidencias de la Comisión Europea se vieron frustradas y ha tenido que conformarse con cinco años más al frente de Competencia, aunque ha conseguido sumar más poderes a su ya considerable arsenal para mantener en marcha su cruzada contra los agentes más poderosos de internet.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios