PARA DAR UN GRAN SALTO EN BRASIL

Telefónica analiza la compra parcial de su rival Oi, valorada en 6.000 millones

La compañía española se ha puesto en manos de un banco de inversión estadounidense para valorar adquirir parte de los activos de su rival, en concurso de acreedores desde 2016

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.
Adelantado en

Telefónica no solo quiere tomar medidas defensivas, como la renovación de la plantilla y la venta de nuevos activos, para acelerar la reestructuración de la compañía, reducir la deuda y animar la cotización. Según fuentes próximas a la operación, la multinacional española está analizando la potencial compra de Oi, su rival brasileño, que pasa por un momento financiero muy delicado tras entrar en quiebra y ser rescatado en 2016. La capitalización bursátil de su competidor asciende a 6.700 millones de dólares, unos 6.000 millones de euros.

Fuentes cercanas a las conversaciones aseguran que Telefónica ya ha contratado a un banco de inversión como asesor para que le ayude en la compra parcial o total de Oi, que el pasado mes de agosto presentó unas pérdidas de 1.500 millones de reales 390 millones de dólares o 353 millones de euros— en el segundo trimestre del año. Unos resultados que triplicaron las pérdidas esperadas por los analistas y que han incrementado la preocupación de las autoridades brasileñas por el futuro de este operador de telefonía fija y móvil.

Según otras fuentes, Telefónica se ha puesto en contacto con Morgan Stanley para que le asesore en la adquisición de Oi, que en enero había contratado los servicios de Bank of America Merrill Lynch para analizar desinversiones de negocios no estratégicos y aliviar su pesado balance. Cuando la empresa quebró hace tres años, su deuda ascendía a 19.000 millones de dólares, unos 17.000 millones de euros.

Su idea inicial era vender su negocio de torres y sus 'data center', algo parecido a lo que ha hecho Telefónica al colocar el 40% de Telxius, su filial de infraestructuras, sus cinco centros de datos y su red de fibra óptica (llega a 2,5 millones de hogares). Pero el empeoramiento de la situación ha hecho replantear el proceso y, según distintas fuentes, los accionistas de Oi podrían llevar a cabo una liquidación ordenada de la compañía con el traspaso de su división de telefonía fija y móvil.

Anatel, el regulador brasileño, ha señalado recientemente que el Gobierno brasileño no va a intervenir para salvar Oi después de que medios locales publicasen que la iba a intervenir de forma inminente para asegurar el servicio a los clientes. Al contrario, indicó que prefiere una solución de mercado para el cuarto operador del país, con una cuota de mercado próxima al 18%. El mayor es Vivo, la marca de Telefónica, seguido de TIM, propiedad de Telecom Italia, y Claro, que está controlado por el mexicano Carlos Slim.

El gran mercado

Precisamente, el hecho de que Telefónica sea el principal jugador del mercado brasileño le podría impedir comprar la totalidad de Oi, ya que tendría una posición dominante que Anatel no vería con buenos ojos. Pero para el grupo que preside José María Álvarez-Pallete, la toma de una parte de su competidor es una gran oportunidad, especialmente después de que el Senado brasileño aprobase la semana pasada la nueva ley nacional de telecomunicaciones, conocida como PLC 79.

José María Álvarez-Pallete. (EFE)
José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Esta ley reduce restricciones de las operadoras para la venta de activos y les permite poseer directamente activos de telecomunicaciones, como torres de móvil y otros bienes inmobiliarios. Una norma que, según bancos como Goldman Sachs, Itau y BTG Pactual, favorecen especialmente a Telefónica y a Vivo, sobre la que TIM se ha interesado también en numerosas ocasiones.

Telefónica ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información, al igual que Morgan Stanley. Otras fuentes indican que JP Morgan también podría participar en la operación si finalmente la española toma una decisión. Brasil, donde el grupo participado por CaixaBank y BBVA, tiene casi 98 millones de accesos, aporta el 21% de los ingresos del grupo y el 23% del beneficio operativo, con un margen del 40,8%. Por lo tanto, cualquier paso para ganar tamaño en este país en constante crecimiento sería bien visto por el mercado, según fuentes financieras.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios