estudia poner en valor su cuartel general

El PP baraja alquilar la sede de Génova (total o parcialmente) para aliviar sus finanzas

El cuartel general se les ha quedado grande y los ingresos, pequeños. Este es el planteamiento que se está haciendo el principal partido de la oposición para abrir la puerta a alquilar su sede

Foto: Sede del PP en la calle Génova. (Enrique Villarino)
Sede del PP en la calle Génova. (Enrique Villarino)

Está llamada a ser una de las operaciones inmobiliarias más importantes de los últimos tiempos y ya ha entrado en el horno. Se trata de la puesta en alquiler de Génova 13, la sede del Partido Popular, un movimiento que desde la formación de centro derecha han empezado ya a analizar, según reconocen fuentes del partido, conscientes del interés que existe en el mercado por su icónico edificio.

Aunque la dirección del PP siempre ha afirmado que descarta vender el inmueble, ahora sí maneja la posibilidad de alquilar todo o parte del mismo, movimiento que es visto como una operación financiera, ya que ayudaría a garantizar la solvencia de la formación a largo plazo, al generar una fuente recurrente de ingresos libres de carga en un momento especialmente delicado para la formación.

Después de las últimas elecciones generales del 28 de abril pasado, el principal partido de la oposición ha perdido un tercio de sus ingresos por subvenciones ordinarias, mientras que la plantilla fija (incluidos gerentes regionales) baja ya de las 200 personas.

Los propios trabajadores comentan que ya hay plantas con la mitad de los despachos vacíos; mientras que medios de la dirección admiten que entre la informatización de servicios, como los de archivo, y las salidas de asesores y secretarias de los últimos meses, ya les sobra espacio para plantearse cualquier operación de alquiler sobre la mayor parte del edificio.

El número 13 de la calle Génova es un edificio de oficinas, construido en 1974 y reformado por el partido conservador en 2013, con 10.243 metros cuadrados de superficie, que se reparten en nueve plantas sobre rasante y cuatro de garaje. Está ubicado en el eje principal de negocios de Madrid, a dos pasos del paseo de la Castellana y de la plaza de Colón, distrito donde están alcanzándose rentas de 35 euros por metro cuadrado al mes.

Si se aplican estos números a los 5.953 metros cuadrados de oficina que tiene el cuartel general de los populares (los otros 3.432 corresponden a las plantas subterráneas de aparcamiento), el PP podría contar con un cheque de unos 2,5 millones de euros anuales con el alquiler de sus despachos.

Suma y sigue, porque el mercado de alquiler de oficinas de Madrid atraviesa un dulce momento, con crecimientos de renta que, en la primera mitad de año, han sido del 4%, y un espectacular incremento del 42% en las cifras de contratación, hasta sumar 334.500 metros cuadrados, según los números publicados por Inmobiliaria Colonial, uno de los gigantes del sector y propietario del vecino Génova 17.

Aunque estas cifras son la gasolina que impulsa al PP a plantearse el alquiler de su cuartel general, cualquier movimiento está a la espera de conocer si se reedita el ciclo electoral, con repetición de comicios generales en noviembre, ya que el equipo de Pablo Casado no quiere tomar una decisión concreta sobre su sede hasta que se despeje si la legislatura arranca, o si tiene que afrontar una nueva campaña electoral.

Pasado, presente y futuro

En caso de repetición de los comicios, el PP tendría que acudir a los bancos a pedir crédito, y esta vez sobre la base de los 66 diputados obtenidos el 28-A, aunque con la ventaja de que, según todas las encuestas, se presentaría con un pronóstico de mejoría.

Al mismo tiempo, en la formación son conscientes de que su patrimonio inmobiliario en la calle Génova, y las posibilidades que ofrece de ponerlo en valor, es una importante arma negociadora para debatir con las entidades financieras.

El Partido Popular adquirió este edificio a Grupo Villar Mir, por 37 millones de euros, en 1983 (entonces, más de 6.000 millones de pesetas), y, actualmente, se calcula que por este edificio podrían pagarse unos 50 millones de euros. Caramelo que, desde la formación, aseguran rechazar. Tienen otras alternativas con las que también poner en valor su patrimonio inmobiliario.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios