PREJUBILARÁ A 2.800 EMPLEADOS SÉNIOR

Telefónica ficha a 2.000 subcontratados tras pagar 11.000M en prejubilaciones desde 2003

La compañía presidida por José María Alvárez-Pallete pone en marcha la enésima renovación de la plantilla para adaptarla a las nuevas necesidades tecnológicas de los clientes

Foto: José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica. (EFE)
José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica. (EFE)

Telefónica va a proponer hoy a los sindicatos una renovación profunda de la plantilla que, por primera vez, no solo supondrá una salida masiva de trabajadores, sino la incorporación de otro número muy relevante que actualmente trabaja por fuera para la compañía. Las primeras estimaciones de la alta dirección de la operadora calculan que podrían apuntarse al nuevo plan voluntario de bajas unos 2.800 empleados, mientras que podrían ‘fichar’ por el grupo unas 2.000 personas que hoy en día dan servicio de valor añadido a la multinacional. Este será el cuarto gran plan de ajuste de plantilla de Telefónica desde 2003. En todos ellos, teniendo en cuenta los 1.600 millones que costará el actual, se habrá gastado casi 11.000 millones de euros.

La sociedad presidida por José María Alvárez-Pallete se sienta hoy con UGT y CCOO para negociar “un ambicioso plan” con el que pretende “evolucionar la plantilla y adaptarla a los desafíos de los próximos años”. Este programa fue aprobado este martes por el consejo de administración de Telefónica, que hace apenas cuatro meses les aseguró que la dimensión de la plantilla —unas 25.200 personas en España— era razonable.

Y, en realidad, el volumen de la fuerza laboral de Telefónica España, donde se van a concentrar las salidas, prácticamente será similar, puesto que la filial presidida por Emilio Gayo va a ofrecer la incorporación de cerca de 2.000 subcontratados de alta cualificación a la compañía. Las salidas, que afectarán a los empleados a partir de los 53 años, obligarán a Telefónica a hacer una provisión de 1.600 millones de euros. No obstante, la empresa asegura que le permitirá un ahorro de costes de 220 millones cuando se complete su ejecución a partir de 2021.

Con estas salidas y entradas, Telefónica quiere adecuar su fuerza laboral, caracterizada por atender servicios de voz e internet por ADSL, a su nuevo perfil de compañía tecnológica, apostando por una conectividad inteligente sobre redes virtualizadas de alta velocidad basadas en 'software' y que integren elementos de inteligencia artificial, lo que implica una profunda transformación técnica y sociolaboral. Es lo que llama un plan de 'reskilling' y 'upskilling' para actualizar las capacidades de la plantilla actual a la digitalización, robotización y automatización de procesos.

Entre 2015 y 2018, la operadora puso en práctica un plan de suspensión individual de empleo (PSI), una expresión con la que se quería evitar nombrar la palabra ERE (expediente de regulación de empleo). A ese programa de bajas se apuntaron 6.000 trabajadores, que lograron mantener la antigüedad y el seguro médico, y en el que se evitaron problemas fiscales que sufrieron prejubilados que habían aprovechado otros ajustes previos con ventajas posteriormente revisadas por la Agencia Tributaria. La provisión realizada para ese recorte se elevó a 3.700 millones.

La reducción de personal ha sido continuada en Telefónica desde que empezó el siglo XXI. En 2009, la compañía contaba con 52.000 empleados en España, frente a los 30.000 que tenía —incluidas áreas globales y filiales— en nómina a finales de 2018. En 2011, aprobó un ERE que afectaba a 8.500 personas, que posteriormente redujo a 6.800 al obligarle el Ministerio de Trabajo a hacerse cargo de la Seguridad Social de los despedidos. Aquí la operadora presupuestó inicialmente 1.700 millones de euros.

Antes, en 2003, la multinacional puso en marcha el ajuste más brusco de su historia, al prescindir de 13.500 trabajadores en un periodo de cinco años, que tuvo un coste de 3.916 millones. Se ofreció la baja a empleados de 52 años a los que se les garantizaba el 70% de su salario. El nuevo que va a poner hoy encima de la mesa es para mayores de 53, con el 68% de la retribución asegurado.

Sin noticias para la cotización

Telefónica comunicó esta medida laboral antes del cierre de la sesión bursátil del martes. Pero la cotización, que ha perdido cerca de un 10% en lo que va de año y que en agosto cayó hasta el nivel más bajo en 22 años, apenas reaccionó al anuncio oficial. Subió un 0,39%, hasta los 6,69 euros.

El consejo, que aprobó también el traspaso de sus torres de trasmisión a Telxius, su filial de infraestructuras, descartó por el contrario la recompra de hasta un 2% del capital y la amortización de un 1,5% adicional en autocartera que habían pedido algunos miembros del órgano de gobierno. Varios brókeres, como Mirabaud, consideraban que era un planteamiento erróneo, según un informe remitido a sus clientes el pasado viernes. Una opinión similar a la de Pallete, que había expresado al consejo su desacuerdo al indicar que se trataba de una medida efímera en la cotización que no incidía en la transformación de la compañía.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios