CARLOS SÁNCHEZ VIAJÓ EN EL BOEING DEL MAGNATE

El arquitecto granadino que diseñó una mansión árabe para la isla de Epstein

El empresario andaluz recibió el encargo de construir una enorme casa inspirada en el hotel La Mamounia, de Marrakech, en la isla donde el millonario abusaba de menores

Foto: Hotel La Mamunia, en Marrakech. (Foto: Alan Keohane/Cortesía)
Hotel La Mamunia, en Marrakech. (Foto: Alan Keohane/Cortesía)
Adelantado en

Uno de los pasajeros que acompañaron al magnate estadounidense Jeffrey Epstein en su Boeing 727 en el vuelo entre Islas Vírgenes y Granada en febrero de 2003 fue un arquitecto andaluz, el granadino Carlos Sánchez. El listado de los vuelos y de parte de los pasajeros del avión —conocido como el 'Lolita Express'— utilizado por el millonario acusado de abusar sexualmente de menores, y que se suicidó hace ahora un mes, fue desvelado por El Confidencial en agosto. El propio Sánchez lo ha confirmado en comunicación con este medio.

Fueron dos las visitas que este empresario realizó a Little Saint James. Este islote, situado al este de Saint Thomas (isla principal del archipiélago de las Vírgenes estadounidenses), era propiedad de Epstein. Contactado a través de su estudio de arquitectura en Granada, de donde es oriundo, Sánchez explica que nada tuvo que ver ni nada detectó sobre abusos sexuales a mujeres menores de edad. "Me encargó un proyecto de mansión monumental, algo grandioso e irrealizable, inspirado en el hotel La Mamounia de Marrakech", explica.

"Alguien la habló de mi trabajo de restauración de una parte de La Mamounia, el hotel de superlujo. He trabajado en Marruecos varias veces, también restaurando buena parte de la ciudad de Chaouen", prosigue Sánchez. Como consecuencia de ello, viajó dos veces al islote propiedad del millonario, que se quitó la vida en la prisión de Nueva York donde fue encarcelado tras desvelarse el abuso continuado de menores durante años en varias de sus propiedades, no solo en las Vírgenes. El primer trayecto lo hizo Sánchez en vuelo regular, tanto la ida como la vuelta.

En el segundo, el regreso lo hizo a bordo del 'Lolita Express', que le llevó directo a Granada antes de seguir Epstein y el resto de pasajeros hacia París. "Era un avión sin asientos, tenía habitaciones. Fuimos unas 10 o 12 personas. Yo llegué el último, justo antes de despegar y apenas tuve tiempo de sellar mi pasaporte, lo que luego me generó problemas en un viaje familiar a Chicago en 2012", explica por teléfono. El arquitecto asegura que hizo unos bocetos para Epstein lo mejor que supo para tratar de cumplir el objetivo que le puso el magnate: que desde su isla no se viera la de Saint Thomas, que al rico financiero le parecía horrible y quería borrar de su horizonte, por decirlo así.

Ubicación de Little Saint James, al este de Saint Thomas. (Google Maps)
Ubicación de Little Saint James, al este de Saint Thomas. (Google Maps)

Sánchez llegó incluso a hacer fotografías del interior del avión con una antigua cámara digital, pero en determinado momento del trayecto fue llamado a cabina. Al volver a su habitación, se encontró con que las imágenes habían sido borradas de su cámara. Luego le comunicaron que estaba prohibido sacar fotos del interior del 727 de Epstein. En cualquier caso, los bocetos que entregó al millonario no gustaron —"era imposible hacer lo que él tenía en mente", asegura el arquitecto— y ahí acabó toda la relación. El empresario asegura que en ese vuelo no había más españoles.

Al aterrizar en Granada a primera hora del 12 de febrero de 2003, varios taxis condujeron a Epstein y su séquito a visitar La Alhambra. Mientras, Carlos Sánchez hizo la que sería su ultima gestión con el millonario: encargar al restaurante La Ruta del Veleta dos kilos de angulas. Fueron embarcados en el avión cuando esté retomó su rumbo con el resto de pasajeros hacia el aeródromo de París Le Bourget. Ya sin Sánchez a bordo. Ahí acaba todo, según el relato del arquitecto.

El Boeing del magnate, no obstante, pasó otras dos veces por España entre 2003 y 2004: Morón de la Frontera (base militar americana en Sevilla) y Palma de Mallorca. Otra aeronave de Epstein, un jet Gulsftream II, hizo escala tres veces más en nuestro país en Bilbao, Granada e Ibiza en 2000, 2001 y 2006, respectivamente. En esa otra parada en la capital granadina nada tuvo que ver Carlos Sánchez.

FE DE ERORES: La versión inicial de este artículo incluía la referencia a que el arquitecto granadino Carlos Sánchez era el mismo empresario de la Operación Malaya, también llamado Carlos Sánchez. La información era incorrecta y ha sido corregida.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios