Arturo Vidal fue quinto

Así es por dentro el mayor torneo de póquer de Europa que (casi) ganó Gerard Piqué

El jugador del Barcelona quedó segundo en uno de los eventos del mayor festival de póquer del mundo fuera de Las Vegas. Participar le costó 25.000 euros, pero rentabilizó la inversión

Foto: Gerard Piqué, en su mesa, durante el torneo de póquer que jugó en Barcelona. (N. Stoddart)
Gerard Piqué, en su mesa, durante el torneo de póquer que jugó en Barcelona. (N. Stoddart)

Pocas cosas sorprenden a los habituales de los torneos de póquer, acostumbrados a convertir lo extravagante en normal. Pero, por suerte o por desgracia para él, Gerard Piqué no puede evitar convertirse en el centro de todas las miradas, y más si va acompañado por un tío de metro ochenta con la cabeza totalmente rasurada y con una cresta al estilo mohicano que, cuando te fijabas, no era otro que su compañero Arturo Vidal.

Ambos se presentaron este lunes en el Casino de Barcelona para jugar uno de los eventos del mayor festival de torneos de póquer del mundo fuera de Las Vegas. Y, haciendo valer eso de que dinero llama dinero, a ambos les fue especialmente bien. La tarde de ocio de la pareja empezó cuando sus carteras, que traían 25.000 euros cada una, quedaron vacías. Ese es el coste de la inscripción del torneo, que congregó a 70 jugadores formando una suculenta bolsa de premios de 1,68 millones de euros.

Horas después, ya bien entrada la noche, Piqué todavía peleaba por el triunfo. Solo pudo doblegarle Juan Pardo, un jugador profesional malagueño que se llevó los 491.600 euros reservados para el primer puesto. Cuando se fueron a casa, Piqué tenía en el bolsillo un cheque de 352.950 euros y Arturo Vidal, que acabó quinto, era 134.460 euros más rico.

En la mano final, el A9 de Piqué no pudo ligar nada para superar la pareja de doses que tenía su rival. La matemática dicta que en el choque de esas combinaciones de cartas la probabilidad es, a nivel práctico, de un 50% para cada uno. Esta vez, salió cruz.

Arturo Vidal, durante el torneo en el Casino de Barcelona. (N. Stoddart)
Arturo Vidal, durante el torneo en el Casino de Barcelona. (N. Stoddart)

No es la primera vez que el jugador español tienta a uno de sus compañeros para jugar al póquer. Neymar o Coutinho, con peor suerte, también han acompañado a Piqué en sus visitas a la sala de juego barcelonesa. De hecho, ninguno lo ha hecho mejor que Arturo Vidal, ya que Neymar solo puede presumir de haber ganado algo más de 19.000 euros por una sexta posición en un torneo en julio de 2018 en Brasil.

El centrocampista chileno demostró, además, que el póquer es un juego de azar en el que la habilidad importa solo a largo plazo. En una tarde, cualquiera puede ganar al mejor jugador del mundo. Cuando se produjo el sorteo de asientos, todos los profesionales se relamieron ante la posibilidad de tener a Vidal en su mesa, y más cuando preguntó por el resultado de alguna mano o por elementos habituales en la mesa, como el reloj de tiempo. Les salió el tiro por la culata.

Gerard Piqué, jugador de póquer

Al contrario que su compañero, Piqué sí que sabía muy bien lo que hacía. No es la primera vez que se pasa por el Casino de Barcelona para jugar el festival de PokerStars, siempre con cuidado de que sus apariciones en los fieltros estén precedidas por una victoria de su equipo. Este domingo, el Barcelona ganó al Betis y Piqué se permitió jugar el torneo el lunes.

Arturo Vidal saluda a Juan Pardo, el jugador que lo eliminó, en presencia de Piqué. (N. Stoddart)
Arturo Vidal saluda a Juan Pardo, el jugador que lo eliminó, en presencia de Piqué. (N. Stoddart)

Con los 352.950 euros que ganó Piqué, alcanza ya los 576.100 euros de ingresos en torneos en vivo. No son ganancias, claro, ya que para conseguirlos ha tenido que invertir 68.150 euros, y eso sin contar las veces que ha jugado y se ha ido de vacío. La cuenta, en cualquier caso, es más que positiva.

En cuanto a la clasificación histórica de españoles por ganancias en torneos presenciales de póquer, Piqué está ya en la posición 29, según el recuento casi en tiempo real que efectúa The Hendon Mob.

Adrián Mateos, con camiseta gris, jugando un torneo en Barcelona. (A. Horcajuelo)
Adrián Mateos, con camiseta gris, jugando un torneo en Barcelona. (A. Horcajuelo)

Piqué tendrá que trabajar mucho para llegar a la primera posición, que actualmente ocupa el madrileño Adrián Mateos, con casi 16 millones de euros solo en ganancias de torneos presenciales. Además, fue el jugador más joven en ganar tres torneos de las Series Mundiales de Las Vegas, la serie de torneos más importante del mundo, y el primer español en hacerse con un título del circuito europeo de póquer.

El torneo más grande de Europa

El festival de torneos de PokerStars es el más grande fuera de Las Vegas. Hasta Barcelona, llegan jugadores de todo el mundo y el casino de la ciudad cambia totalmente para que estén muy cómodos mientras sus carteras crecen y se aligeran según la suerte de cada uno.

Para empezar, la sala de juego catalana cambia su habitual horario de nueve de la mañana a cinco de la madrugada, con el lunes cerrado por descanso del personal. Durante las dos semanas del festival, el casino no cierra y da igual la hora a que vayas, siempre habrá cientos de personas jugando al póquer, a la ruleta o al black jack.

Durante esas jornadas interminables hay tres enormes salas de juego habilitadas, incluida una del hotel Arts, contiguo al casino. En total, 101 mesas en la sala principal de torneos, ocupadas cada una de ellas por nueve jugadores. Otras 47 mesas completan la zona de 'cash', en la que en vez de torneos se juega con dinero contante y sonante y las cifras son verdaderamente mareantes.

Sala de juego del Casino de Barcelona. (A. Horcajuelo)
Sala de juego del Casino de Barcelona. (A. Horcajuelo)

La gran cita del festival es el Evento Principal, un torneo de 5.000 euros de inscripción que solo en su primer día de competición ya atrajo a 726 jugadores. Este martes, se celebra el segundo de los días iniciales de un torneo que coronará al campeón el 1 de septiembre. El año pasado jugaron 1.931 personas, que generaron una bolsa de premios de 9,3 millones de euros. El ganador fue el polaco Piotr Nurzynski, que se llevó un millón de euros.

Este es el evento más multitudinario, pero ni de lejos el más caro. Durante el fin de semana, se jugó el torneo de 100.000 euros de inscripción, que acabó con buen sabor de boca para el español Sergi Reixach, profeta en su tierra. El catalán se llevó 1,8 millones de euros a casa, el mayor premio de su carrera.

El Moneymaker español

En el año 2003, Chris Moneymaker sacudió el mundo del póquer. Se clasificó por un puñado de dólares al Evento Principal de las Series Mundiales de Las Vegas y, unos días después, hizo honor a su apellido. Ganó un millón de dólares y arrancó el 'boom' Moneymaker, que se notó incluso en la televisión española con programas como 'Jugando con las estrellas', que presentaba Paco González en las madrugadas de Antena 3.

Años después, España ya tiene su propio 'hacedor de dinero': Ramón Colillas. Tras ganar la clasificación general del Campeonato de España de póquer, este jugador catalán recibió como premio —además del dinero que fue acumulando en los distintos torneos— una entrada para jugar un evento de 25.000 dólares en Bahamas el pasado enero.

Allí, en Paradise Island, ganó el mayor premio de su carrera: 5,1 millones de dólares, casi 4,6 millones de euros, por unos días de trabajo. Cuando le preguntan por la victoria, dice que recuerda "cosas sueltas" pero que hay "algunos momentos de los que no me acuerdo muy bien. Estaba en una burbuja", explica a El Confidencial.

Desde entonces, su vida ha cambiado, aunque le cueste reconocerlo. "La verdad es que mi día a día no es muy diferente ahora. Sí es verdad que me he comprado una casa en el pueblo de mi pareja, pero poco más", dice.

Ese cambio de domicilio responde también a que se convirtió en una celebridad local en el pequeño municipio de Puigreig, unos kilómetros al norte de Barcelona. Los 4.000 habitantes del pueblo le conocían. "Me paraban por la calle y la gente me saludaba. Mi madre tiene una tienda y se convirtió en una celebridad", dice.

"Yo ya llevaba años jugando profesionalmente, pero es verdad que un premio así te cambia la vida. Ahora tengo un patrocinio [juega en el equipo de PokerStars] y puedo permitirme ir a torneos que antes no podía", cuenta.

Ramón Colillas, a la derecha, junto a Chris Moneymaker, en Bahamas. (C. Monti)
Ramón Colillas, a la derecha, junto a Chris Moneymaker, en Bahamas. (C. Monti)

Su verano sí que ha sido diferente. Se ha pasado un mes y medio en Las Vegas para jugar un buen calendario de las Series Mundiales, algo que ha sido "un desafío a todos los niveles. Me levantaba, desayunaba y a jugar, hasta que volvía a la habitación del hotel. Así, durante muchos días. Fue agotador", resalta, apuntando que el desafío es "sobre todo mental". "Yo estaba preparado, he trabajado mucho tiempo con un psicólogo para ayudarme a gestionar situaciones en las que las pérdidas se empiezan a acumular, pero es una situación complicada", remata.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios