ESPAÑA ES EL SEGUNDO PRODUCTOR MUNDIAL

Grandes terratenientes del olivar entran en el almendro ante la caída del aceite

Al menos dos de los mayores propietarios de olivar en España —Elaia, la filial de Sovena y Atitlan, y la familia cordobesa De Prado— están plantando almendrales en seto y de regadío

Foto: Recolección de almendro intensivo. (Agromillora Group)
Recolección de almendro intensivo. (Agromillora Group)

La perspectiva de precios moderados (en torno a 2,5 euros por kilo) para el aceite de oliva en el medio plazo, en parte por la producción creciente y estable en volumen y costes de los nuevos olivares en seto, está llevando a los olivareros a buscar alternativas. Y el almendro es el cultivo que está centrando unánimemente todas las miradas, tras acumular al menos dos años en que absorbe más hectáreas de nuevas plantaciones que el olivo en todo el mundo. Fuentes del sector señalan que en el mercado se conoce ya el interés de al menos dos de los mayores terrateniente de olivar de España por diversificar hacia almendrales en regadío e igualmente plantados en seto.

Se trata, primero, de Elaia, el grupo controlado al 50% por el envasador portugués Sovena y el fondo español Atitlan; y, en segundo lugar, de la familia cordobesa De Prado. Elaia, con 13.200 hectáreas en producción en España (1.600), Portugal (10.300) y Marruecos (1.300), entraría por primera vez en un cultivo distinto del olivar. Sería un movimiento estratégico de calado que pondrá aún más el foco en este fruto seco. Esta sociedad es suministradora de Sovena, que es el mayor embotellador de aceite del mundo, con plantas en España, Portugal y EEUU. La empresa está preparando, desde cero, fincas de almendros en seto (en intensivo, con regadío) en España y Portugal, según las fuentes consultadas. Desde Sovena, no se ha respondido a las preguntas de este medio.

Por su parte, la familia De Prado posee casi 5.000 hectáreas de olivares en España, Portugal y Chile. A ello se suma una apuesta para llegar hasta 3.000 hectáreas de almendro. En el negocio de aceituna de mesa está integrado en Dcoop, pero el del aceite lo gestiona de forma independiente, igual que el de almendra. Fuentes cercanas a la compañía confirman que el almendro es un movimiento de diversificación que están estudiando. Otra relevante familia de industriales, los Rosales, que controlan el fabricante de muebles Alvic de Alcaudete (Jaén), ha entrado directamente en almendro intensivo hace tres años con plantaciones en Andalucía y Extremadura. Y la lista podría seguir.

España es el tercer productor mundial de almendra, aunque por número de hectáreas es el primer país del mundo: 677.000 sobre 1,9 millones. Pero respecto al líder destacado (California) o Australia (medalla de plata), en nuestro país aún queda muchísimo camino por recorrer en la mecanización y puesta en riego del cultivo. Juan Vilar, experto en olivicultura y cultivos intensivos, cifra en 560.000 hectáreas sobre esas 677.000 totales los almendrales en secano en España. La ventaja competitiva de nuestro país es la apuesta por variedades menos comunes (propias de España) y por el cultivo ecológico.

Volumen de los principales frutos secos. (INC)
Volumen de los principales frutos secos. (INC)

"En cualquier caso, y a diferencia del aceite, donde es España quien regula el mercado a escala mundial, en el caso de la almendra se gestiona desde California. Y se hace muy bien, de forma muy seria, por parte del Almond Board of California, lo que equivaldría a una de nuestras interprofesionales. Regulan la entrada de nuevos países productores y estudian bien las acciones para fomentar la demanda. Esto da tranquilidad a los cultivadores en todo el mundo", resume Vilar.

Los números comparativos entre el intensivo en regadío de almendro y de olivo saltan a la vista. Los costes de producción de uno y otro son de 3,6 euros y 1,2 euros por kilo, en promedio. Y los precios están, en su banda alta, en 5,5 y 2,3 euros, respectivamente. Es decir, el margen del almendro es el doble que el del fruto seco: dos euros frente a uno.

España: potencial y retos

No obstante, puntualiza Vilar, "la tendencia de los precios de 2013 a 2018 es bajista, llegaron a estar a ocho euros por kilo en 2015 y 2016. La perspectiva que se maneja en el sector, pese a que se están plantando entre 50.000 y 70.000 hectáreas más cada año desde hace tres campañas, es que la cotización siga estable hasta 2023 entre los cuatro y los 5,5 euros por kilo".

España puede ser en el medio plazo un jugador clave, pero siempre que modernice una proporción relevante de sus hectáreas de almendro extensivo y de secano. "La almendra, a diferencia del aceite de oliva, no tiene un sustituto como puede ser el aceite de girasol. Las estimaciones pasan por que la producción global crezca un 50%, hasta 1,8 millones de toneladas anuales, a final de la próxima década. Y antes, para 2024, el número de hectáreas pasará de 1,9 a 2,5 millones".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios