Por retrasos y sobrecostes

Denver rompe con Ferrovial: rescinde el contrato de 1.800 millones del aeropuerto

Las autoridades estadounidenses han decidido rescindir unilateralmente el acuerdo de construcción y explotación de la nueva terminal, divorcio que será efectivo a partir de noviembre

Foto: Magic Johnson y Rafael del Pino, en el centro de la imagen, en la inauguración de las obras del aeropuerto de Denver.
Magic Johnson y Rafael del Pino, en el centro de la imagen, en la inauguración de las obras del aeropuerto de Denver.

Siguen las turbulencias en Ferrovial. Apenas una semana después de haber anunciado el cambio de consejero delegado y de haber perdido el control accionarial de la autopista 407 ETR, la compañía se enfrenta ahora a la rescisión de un contrato estrella: la ampliación del aeropuerto de Denver, en Estados Unidos.

Según documentos recogidos por la prensa local, este martes, las autoridades de la ciudad y el condado de Denver notificaron al consorcio Great Hall Partners, capitaneado por Ferrovial, su intención de terminar el acuerdo.

"Conforme a la sección 21.2 del acuerdo (...) ha determinado que la terminación es en el mejor interés del propietario" y, por tanto, "ejerce su derecho a terminar el acuerdo", el cual "deberá ser efectivo el 12 de noviembre de 2019", señala un escrito recogido por The Denver Channel.

Las diferencias entre las autoridades estadounidenses y el consorcio de Ferrovial, en el que también participan Saunders Construction y JLC Infraestructure (fondo ligado a Magic Johnson), se remontan a meses atrás y tienen que ver con retrasos y sobrecostes en esta faraónica obra, inicialmente valorada en 1.800 millones de dólares (1.600 millones de euros) y con noviembre de 2021 como fecha objetivo de entrega.

Ferrovial, que controla el 80% del consorcio que ganó este proyecto, peleará ahora la compensación económica que, por contrato, le corresponde

"Great Hall Partners (GHP), el consorcio formado por Ferrovial Aeropuertos, Saunders y JLC Infraestructure, muestra su rechazo a la resolución unilateral del contrato por parte de Denver International Airport, en lugar de buscar una solución de mutuo acuerdo", han respondido desde Ferrovial a las preguntas de este medio.

Desde la compañía española, explican que los problemas en la obra se deben a que había ya fallos en el hormigón original y a "los continuos cambios introducidos por el cliente, que alteraban significativamente el diseño originalmente aprobado. No obstante, GHP se compromete a asegurar una transición ordenada del contrato, a la vez que reclama la compensación económica que corresponde, prevista en el contrato".

Esta es la batalla que se abre ahora para el grupo de infraestructuras, cuya participación en el consorcio es del 80% y se estructura tanto a través de Ferrovial Aeropuertos como de la división constructora, Agromán, que junto a Saunders es la responsable de los trabajos de construcción y remodelación, presupuestados en 650 millones de dólares.

Dos años de contrato

Fue en agosto de 2017 cuando Ferrovial firmó este proyecto, el primero adjudicado a su filial de Aeropuertos en Estados Unidos, y que contemplaba tres años para los trabajos de diseño y construcción y, posteriormente, tres décadas de operación y mantenimiento de determinadas áreas comerciales de la terminal.

Los planes iniciales preveían una inversión, por parte de GHP, de 258 millones de dólares, que iban a ir recuperando con cuotas mensuales procedentes del aeropuerto y con la adjudicación del 20% de los ingresos de las concesiones de las nuevas tiendas y restaurantes.

Además, durante los 30 años del periodo de concesión, Ferrovial iba a seguir invirtiendo en el mantenimiento y operación de las instalaciones. Ahora, las autoridades de Denver volverán a licitar el proyecto, ya que se han comprometido a completarlo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios