MEDIANTE VARIAS OPERACIONES ACORDEÓN

Aragón gasta 100 millones en el rescate del ruinoso circuito de motociclismo de Alcañiz

El Gobierno del socialista Javier Lambán y Podemos aprueba dos operaciones acordeón en Motorland para seguir teniendo las carreras de MotoGP pese a las pérdidas continuadas

Foto: El piloto Valentino Rossi en una imagen de archivo de una carrera del GP de Aragón. (EFE)
El piloto Valentino Rossi en una imagen de archivo de una carrera del GP de Aragón. (EFE)

Aragón acabó 2018 con una deuda pública récord de 8.251 millones, tras un incremento de 1.625 millones, por lo que el pasivo alcanza ya el 21,9% del Producto Interior Bruto (PIB) de la Comunidad Autónoma. Pero estas cifras no fueron un problema para que el Gobierno que preside Javier Lambán haya decidido salir al rescate de la Ciudad del Motor de Aragón, la empresa que explota el circuito de motociclismo de Alcañiz (Teruel). El ejecutivo dirigido por el líder socialista, junto con Podemos, la Chunta Aragonesista y el PAR, ha acordado dos operaciones acordeón para evitar la quiebra de Motorland por cerca de 100 millones de euros.

Según documentos oficiales, el consejo de administración de la Corporación Empresarial Pública de Aragón, el principal accionista de la empresa, aprobó una reducción de capital para compensar las pérdidas acumuladas por el circuito de 60,82 millones de euros. Una transacción con cargo a las cuentas públicas con la que el Gobierno de Lambán esquivaba la declaración de concurso de acreedores, pero que a su vez era insuficiente para mantener en pie Motorland.

Desde la Corporación se explica que se trata de una "operación de saneamiento" para compensar las pérdidas de ejercicios anteriores

Por ello, fue necesario realizar en paralelo una ampliación de capital mediante compensación de créditos impagados por 20,55 millones de euros, que fue suscrita íntegramente por el 'holding' empresarial aragonés, propiedad de comunidad autónoma. Tras estas dos operaciones por un total de 81,37 millones, Corporación Empresarial Pública de Aragón, que antes tenía el 60% del capital de Mortoland, ha pasado a ser dueña del 83,06%. Es decir, cambió deudas que no iba a cobrar por títulos de las empresas. Los otros dos accionistas, la Diputación Provincial de Teruel y el Ayuntamiento de Alcañiz, que antes eran propietarios del 20%, se han quedado con tan solo el 8,47% del capital cada uno de ellos, ya que ninguno ha acudido a la nueva aportación de fondos.

Desde la Corporación se explica que se trata de una "operación de saneamiento" para compensar las pérdidas de ejercicios anteriores, que ha necesitado de la cesión de los derechos de crédito que antes tenía el Gobierno de Aragón frente a Motorland. Porque el ejecutivo regional había ido financiando la celebración de las carreras de MotoGP y de Superbikes en el circuito de Alcañiz con el dinero del Mecanismo Extraordinario de Financiación para el Pago a Proveedores creado por el Gobierno de Mariano Rajoy, mediante una ampliación de capital no dineraria en la Corporación. Por lo tanto, con fondos públicos del Estado español.

Pese a todo, el Gobierno de Lambán, que reconoce que no iba a cobrar la deuda con Motorland, advierte que "seguirán existiendo dificultades de tesorería". Porque admite que los ingresos ordinarios —no llegan a los cinco millones de euros— y de grandes eventos (Campeonato del Mundo de 'Superbikes y MotoGP) no son suficientes para compensar los gastos incurridos. Sobre todo, los correspondientes a los derechos de organización del Campeonato del Mundo que Motorland paga a Dorna, la multinacional propiedad del fondo de capital riesgo Bridgepoint que gestiona estas competiciones, para traer las carreras a Aragón.

Motorland pierde cada año unos 8 millones, motivo por el cual y en previsión de las nuevas dificultades financieras, el consejo de administración ha tenido que aprobar recientemente una nueva operación acordeón que ha consistido en una reducción de capital por 8,11 millones y un aumento posterior por 8,33 millones financiado por el Fondo de Inversiones de Teruel. Sumadas a las realizadas en 2018, el roto para las arcas públicas asciende a 100 millones.

A pesar de las pérdidas acumuladas y de tener que recurrir a dinero público de forma continuada (se han llevado a cabo quince ampliaciones de capital), el Ejecutivo de Lambán considera que "el proyecto de Motorland es una inversión de interés autonómico y de especial relevancia para el desarrollo de un tejido económico y social y territorial en Aragón, generando un impacto económico considerable en la zona".

Huelga a la vista

Por ello, califica como "estratégico" que se sigan desarrollando las carreras en Teruel y reafirma el apoyo financiero a Motorland mediante aportaciones de fondos y subvenciones. El pasado año, además de la operación acordeón, Aragón concedió subvenciones de explotación por 7,99 y 2,5 millones.

Un dinero con el que se pagan las nóminas de los trabajadores, que el pasado mes de abril, cuando se iba a correr el campeonato del mundo de Superbikes, se pusieron en huelga al reclamar un aumento de sueldo de entre 3.000 y 15.000 euros al año. Los 60 empleados fijos —se llegan hasta los 300 cuando se celebran las carreras— exigen una equiparación salarial con el resto de empleados de otras sociedades públicas de Aragón, tal y como establece la ley. El sueldo medio de los empleados de estos entes es de 30.000 a 35.000 euros anuales y en el caso de Motorland se sitúa en 22.000 euros para los hombres y 16.000 en las mujeres.

La próxima cita automovilística es el fin de semana del 22 de septiembre cuando llegarán Marc Márquez, Andrea Dovizioso y Valentino Rossi para dar gas a sus motos. Los trabajadores también prometen hacer ruido. Mientras tanto, en el Hospital Comarcal de Alcañiz, a 15 kilómetros del circuito, no hay reumatólogo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios