IMPUTADO POR GRAVES IRREGULARIDADES

El delator ex-PwC que sienta a Fridman en el banquillo en pleno rescate de DIA

Un exdirectivo de la consultora fue el primero que advirtió de las presuntas irregularidades en Zed, como pagos irregulares al hijo de un ministro ruso y a un consejero delegado

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

Mikhail Fridman solo ha venido una vez a España en los dos últimos años que ha estado peleando para tomar el control de Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA). Fue al paseo de la Castellana 50 para reunirse con los abogados del bufete Pérez Llorca y poner encima de la mesa la estrategia que iba a seguir para hacerse con la empresa de supermercados a precio de saldo mientras observaba cómo se hundía en bolsa. Javier Carvajal García-Valdecasas y Javier Gómez de Miguel, los letrados de la firma, aprovecharon hasta el último recoveco que permite la ley bursátil para ello, mientras la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aceptaba todas y cada una de las peticiones del inversor ruso.

Fridman tendrá que volver a pisar Madrid en septiembre, pero esta vez a la fuerza. A petición de la Audiencia Nacional, que le ha citado a declarar el día 12 del próximo mes imputado por los supuestos delitos contra el mercado, administración desleal, insolvencia punible y corrupción en los negocios. Unas acusaciones muy graves relacionadas con la quiebra de la empresa española Zed Worlwide. Un caso que el fiscal anticorrupción José Grinda, dos años después de dejar de investigar al millonario ruso y meter en la cárcel con pruebas falsas a Javier Pérez Dolset, fundador de la compañía de tecnología, ha reabierto por la recepción de un nuevo informe de la Policía.

El auto por el que, veinticuatro meses después, Grinda ha pedido la imputación de Fridman contiene, en esencia, información confidencial que ya conocía años atrás. Esta incluía correos electrónicos, informes periciales y auditorías de las sociedades cuya asfixia financiera, conducida por Fridman y sus socios en palabras del fiscal, llevaron a Zed Worlwide a la quiebra en 2016. Según distintas fuentes, la persona que ha hecho cambiar de criterio al responsable de Anticorrupción es Edwin Harland, un exejecutivo de PwC, que ya advirtió en 2013 de las presuntas irregularidades cometidas en las distintas filiales.

De hecho, Harland, que dejó PwC justo después de que la española entrase en concurso de acreedores y de que Fridman intentase comprarla con la ayuda del Grupo Planeta por apenas 20 millones —llegó a valorarse en cerca de 2.000 millones antes de su salida a bolsa—, ya avisó en 2015 de las potenciales irregularidades del magnate radicado ahora entre Reino Unido e Israel tras llevar a cabo unos análisis forénsic. Unas investigaciones en las que descubrió pagos encubiertos a través de su mujer a Sergey Gorbuntsov, consejero delegado de la socia de Zed y vinculado directamente con Fridman, y cantidades destinadas a sobornos para políticos.

Harland, que llegó a reunirse con ministros de Vladimir Putin, en referencia a Vladimir Alexander Kolokoltsev, responsable de Interior y cuyo hijo recibió hasta 30 millones de dólares de empresas (Vstrecha) vinculadas a Zed en Rusia, había alertado en sus informes de 15 de octubre y 9 de noviembre de 2014: "Creemos que hay un riesgo de que las evidencias sean destruidas, alteradas o fabricadas, lo que podría afectar negativamente al resultado de la revisión [investigación]".

El exdirectivo de PwC, que en 2015 abandonó Rusia para refugiarse en Londres, “trabaja actualmente en una investigación global de alto nivel” que no concreta. Según otras fuentes, Harland ha estado colaborando con las autoridades judiciales estadounidenses, cuyos servicios de seguridad, como el FBI y la CIA, también están involucrados en el caso. De hecho, varias de las declaraciones ante el Department of Homeland Security and Treasury de directivos rusos han sido incluidas en el informe de la Policía Nacional en manos de Grinda. Algunos de los ejecutivos cercanos a Fridman, como Mikhail Slobodin, consejero delegado de Vimpelcon, la operadora rusa controlada por el accionista de DIA y rebautizada como Veon tras pagar una multa de 800 millones de dólares por soborno, han estado en busca y captura por la Interpol.

Harland tendrá que declarar también, en calidad de testigo, el próximo 12 de septiembre, media hora después de que lo haga Fridman, que siempre ha defendido su inocencia y no tener ninguna vinculación con estas presuntas prácticas fraudulentas. El testimonio de ambos será clave para saber el desarrollo de una investigación con muchos millones en juego, que también ha salpicado a ING ha sido multado con 775 millones de euros por facilitar el lavado de dinero de grandes fortunas rusas y la asfixia de Zed—.

El regreso a España del magnate coincidirá con la junta extraordinaria de DIA, en la que se ratificarán los acuerdos de refinanciación de la deuda y se nombrará a los ejecutivos de Fridman, y con la puesta en marcha de la ampliación de capital de 600 millones, vitales para asegurar la viabilidad de la empresa de supermercados y sus 40.000 empleados.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios