contra de 1.900 millones

El metro de Vancouver será español: ACS y Acciona se quedan solos en la pugna final

Las dos compañías encabezan los dos únicos consorcios que luchan por este megaproyecto de 1.900 millones, después de que SNC, el tercer finalista, se haya retirado de la carrera

Foto: Metro de Vancouver. (Wikipedia)
Metro de Vancouver. (Wikipedia)

Pista libre para que una compañía española se adjudique el megacontrato de ampliación del metro de Vancouver, un proyecto valorado en 2.800 millones de dólares canadienses (unos 1.900 millones de euros) que se disputan dos consorcios encabezados por Acciona y ACS, respectivamente.

Hasta la semana pasada, había un tercer grupo en discordia, liderado por la canadiense SNC Lavalin. Sin embargo, la compleja situación financiera que atraviesa la compañía norteamericana la ha llevado a tomar la decisión de retirarse de los grandes proyectos de construcción llave en mano y centrarse en áreas de mayor crecimiento, según adelantó la publicación especializada 'ENR'.

Esta decisión ha dejado solos a los dos grupos españoles en la puja final por hacerse con la ampliación del metro de Vancouver, un proyecto bautizado como Broadway Subway y que contempla el diseño, construcción y financiación de 5,7 nuevos kilómetros de red, una parte de los cuales serán subterráneos.

Según el calendario que barajan las autoridades canadienses, será a mediados del próximo año cuando se elija al consorcio ganador, selección que se realizará con el objetivo de arrancar las obras ese mismo año.

Se prevé que los trabajos se extiendan durante un periodo de cinco años y, de hecho, la inauguración de la línea está programada para el año 2025. La nueva infraestructura permitirá conectar con la Universidad de British Columbia, extendiendo la terminación de la línea hasta Arbutus Street.

Amplia presencia española

Acciona ha acudido a esta puja asociada con Ghella; mientras que ACS ha unido fuerzas con Aecon Infraestructures. Además, en el consorcio de la compañía presidida por Florentino Pérez destaca también la presencia de la ingeniería española Sener.

Para financiar este megaproyecto, el Gobierno de Canadá se ha comprometido a aportar 888,4 millones de dólares canadienses; el de British Columbia, 1.820 millones, y la ciudad de Vancouver, 99,8 millones. Una vez se complete la obra, la línea se integrará con el resto del suburbano y pasará a estar bajo el manto de TransLink.

El futuro suburbano reemplazará la actual línea de autobús 99-B, tachada por las autoridades canadienses como la más congestionada de todo el país. De hecho, los cálculos gubernamentales pasan por ahorrar media hora por trayecto cuando esté operativa la nueva línea de metro.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios