orcel se comprometió a rebajar el coste

Santander alega que Orcel encareció en 17 millones su fichaje por la entidad

El Banco Santander argumenta en su respuesta a la demanda que la carta-oferta no era un contrato y apunta a diferencias económicas: Andrea Orcel encareció su contrato en 17 millones

Foto: Ana Botín, presidenta de Banco Santander. (Reuters)
Ana Botín, presidenta de Banco Santander. (Reuters)

El Banco Santander presenta este viernes su respuesta a la demanda interpuesta por Andrea Orcel tras su fallido fichaje como consejero delegado de la entidad. El escrito, preparado por el despacho de abogados Uría Menéndez, centra sus argumentos en que la carta-oferta no tiene la validez de un contrato, según explican las fuentes jurídicas consultadas, y califica de "temeraria" la estrategia del financiero italiano. Además, el banco alega que durante las negociaciones el fichaje se encareció en 17 millones, lo que modificó la base del acuerdo.

En concreto, el paquete retributivo inicial que Orcel y el Santander acordaron en la carta-oferta era el que sigue: salario base anual de 2,9 millones, un objetivo de bonus de 5,3 millones, una pensión anual de 829.000 y 921.000 euros en concepto de otros beneficios sociales. Además, acordó un bonus de incorporación ('sign-on') de 17 millones y el banco se comprometía a compensar hasta 35 millones de las pagas pendientes en UBS, aunque le pidió que intentara rebajar esta última cifra.

El banco suizo comunicó que no iba a asumir el pago al considerar que no se cumplían los requisitos, al irse a un competidor. Y por el camino, con el arranque de 2019, UBS abonó 13,7 millones de euros generados durante los años anteriores.

En esa etapa de 'gardening leave' (periodo de inactividad forzosa) Orcel incorpora nuevos importes (fiscales, intereses, dividendos) que encarecen el coste para el Santander. Además, Orcel no aplica los citados 13,7 millones para reducir el 'buy-out' (compensación por pérdida de bonus) y en diciembre pidió que le sumasen intereses y dividendos no percibidos por acciones de UBS por valor de más de 3 millones. En total, casi 17 millones más de lo previsto. De ahí que Santander alegue en su escrito que no se cumplen los términos de la oferta inicialmente pactada. Según se acordó en la carta-oferta, Orcel se comprometía a hacer esfuerzos para rebajar la factura final que debía pagar Santander por ficharle.

Además, Orcel se había comprometido a que la entidad suiza pagase el 50% de lo que Santander abonara como compensación.

Cambio de rumbo del consejo

En suma, un vaivén de los términos que habría generado un profundo malestar en el consejo de administración, que empezó a dudar de la idoneidad de Orcel, según las fuentes consultadas. Varias comisiones del banco habrían dado el visto bueno a la ruptura con Orcel antes de que se le comunicara el 7 de enero. Posteriormente, el consejo lo aprobó el 15 de enero. Y el propio Orcel lo habría visto con buenos ojos, llegando a grabar un vídeo para el banco en el que apoyaba la decisión, según las mismas fuentes. A esto se refiere el propio financiero en su demanda señalando que le ofrecieron "grabar un vídeo similar al de su nombramiento".

Por otro lado, Santander defenderá el que para él es el asunto mollar de la demanda: la inexistencia de un contrato. Para la entidad bancaria, la carta-oferta acordada con Orcel es solo una oferta y no tiene la validez contractual. En este sentido, la efectividad del nombramiento estaba sujeta a varias condiciones: fin del periodo de 'gardening leave', la aprobación del Banco Central Europeo (BCE) y la aprobación por parte la junta general. Además, añaden fuentes jurídicas, la ley de sociedades de capital obliga a que los consejeros ejecutivos tengan un contrato distinto.

Orcel grabó un vídeo para el banco en el que veía con buenos ojos la decisión de cancelar su fichaje

En el BCE, donde hizo una entrevista, el representante del Banco de España se llevó una muy buena impresión del financiero italiano, si bien el BCE no llegó a expedir su autorización definitiva. El nombramiento tampoco llegó a votarse en junta.

Respecto al 'choque' con Botín por el reparto de poderes, las fuentes consultadas explican que Santander argumentará que durante el periodo de 'gardening leave' Orcel todavía trabajaba para UBS, por lo que no podía ejercer como CEO. De hecho, esos meses sirvieron para que Botín y el italiano intercambiasen impresiones sobre el banco y comentasen nuevas ideas para ejecutar una vez se hubiese incorporado de manera oficial.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios