TRAS LA FALTA DE OFERTAS COMPETITIVAS

Puig y Alantra vuelven a tantear a los fondos para vender 2.000 créditos morosos

La Afín SGR no recibió ofertas satisfactorias en un proceso competitivo para una cartera de 450 millones de euros. Ahora, tantea a los fondos individualmente

Foto: Ximo Puig, en una presentación de Afin SGR. (GVA)
Ximo Puig, en una presentación de Afin SGR. (GVA)

La Sociedad de Garantía Recíproca valenciana (Afín SGR) tiene créditos morosos que se concedieron en los años 90, y no consigue sacarlos de balance. El que es uno de los instrumentos participados por la Generalitat valenciana presidida por Ximo Puig para apoyar el tejido empresarial de Comunidad Valenciana dio mandato al banco de inversión Alantra para la venta de una cartera con más de 2.000 préstamos a pequeñas y medianas empresas, pero el proceso fue fallido. Ahora, tantea de forma individual a los fondos para tratar de buscar un comprador.

En concreto, el proyecto Kudu tiene un valor bruto de 450 millones de euros, procedentes de financiaciones sin colateral o garantía (‘unsecured’, en la jerga). Hay dos subcarteras, una con 202 millones en créditos a personas físicas, que fueron emprendedores o empresarios, y otros 248 millones concedidos a pymes.

En todos los casos, son préstamos fallidos con un 'default' medio de 2007 en los individuos y en 2010 en las empresas. La antigüedad del inicio de la morosidad es mucho mayor a la de este tipo de carteras y, además, en gran parte son créditos que proceden de la burbuja inmobiliaria e, incluso, de los años 90. Y hay bastantes casos en los que la empresa morosa ya ni si quiera existe.

Los fondos que analizaron la cartera no vieron atractivo al considerar difícil recuperar deuda, según fuentes del mercado

De este modo, los fondos que analizaron la cartera no vieron atractivo al considerar difícil recuperar deuda, según fuentes del mercado, y pese a las muestras iniciales de interés no ha habido ofertas satisfactorias para el vendedor. Estos proyectos ‘unsecured’ se compran con grandes descuentos y, las propias firmas que lo adquieren suelen tener equipos de gestión de recobros con los que aspiran a rentabilidades de dos dígitos al comprar el precio y la cantidad de deuda recuperada.

Tanto la Afín SGR como Alantra han vuelto a tantear a los fondos oportunistas habituales en estas pujas con el fin de explicar mejor la cartera y convencerles de que hay atractivo, antes de decidir si apuestan por tratar de conseguir una venta bilateral o abrir otro proceso. Su argumento es que en el último año se ha recuperado ya un millón de euros, con lo que es posible generar rentabilidad.

La sociedad asumió estos activos como avalista, con los que están en balance aunque ya provisionados. Pero quiere liberar activos por riesgo ponderado para elevar su ratio de solvencia, en el marco del plan de viabilidad aprobado para la SGR por la Conselleria de Hacienda y el Banco de España. La Generalitat, a través del Instituto Valenciano de Finanzas, dejó a la SGR fuera del perímetro SEC de consolidación del sector público tras reducir su participación al 40% y configurar un consejo de administración compuesto por independientes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios