EL SECTOR ALCANZA LOS 4.600M EN VENTAS

¿Ha vuelto la industria del mueble? Hábitat Valencia cuelga el cartel de 'sold out'

La feria valenciana, referente del sector en España, dispara su crecimiento en tres años empujada por nuevas firmas de mueble moderno y de diseño. La facturación alcanza los 4.600 millones

Foto: Una visitante de la feria Habitat Valencia del año pasado.
Una visitante de la feria Habitat Valencia del año pasado.

Hubo un tiempo en que la conocida como Feria Internacional del Mueble de Valencia aspiraba a competir en tamaño e influencia global con los certámenes de Milán y Colonia, las máximas referencias del sector. Sin embargo, la progresiva caída de muchos fabricantes españoles como consecuencia la irrupción del producto asiático y, después, la fuerte crisis económica que vivieron el país y parte de Europa a partir de 2008 dieron un baño de realidad a las expectativas de la que es la mayor reunión de fabricantes nacionales y prescriptores de España.

Tras varios años de travesía por el desierto y de transformación en el tejido productivo de los fabricantes y diseñadores, la feria conocida ahora como Hábitat ha revitalizado, en lo que es un claro reflejo de la mejora en la salud de este sector industrial. Para la edición del mes de septiembre de este 2019 ha visto crecer la superficie expositiva un 45%, con 60.000 metros cuadrados de muestra, seis pabellones, dos niveles y más de 500 expositores. Feria Valencia ha tenido que colgar el cartel de completo en el espacio que había planificado para este encuentro internacional entre fabricantes, diseñadores, prescriptores o compradores. Afronta su mejor edición desde 2007.

La razón de este crecimiento tiene que ver con la resurrección silenciosa y discreta del sector. La industria del mueble facturó 4.600 millones de euros el año pasado, un 3,2% más, según datos del Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines (Aidimme), y acumula cuatro ejercicios seguidos de creación de empleo neto, con más de 60.000 empleos ligados a este segmento de actividad. Gran parte del negocio procede ya de las exportaciones. El 60% de los ingresos llega del exterior, aunque la importación de mueble barato sigue decantanto la balanza exterior de países como China. Pero no son pocas las firmas que se han hecho un hueco trabajando para cadenas hoteleras, multinacionales y arquitectos o decoradores sirviendo mobiliario específico para hoteles, edificios de oficinas, hospitales, etc. Es lo que se conoce como segmento del 'contract', producción de encargo para proyectos concretos.

Visitantes profesionales de Hábita Valencia el año pasado.
Visitantes profesionales de Hábita Valencia el año pasado.

"Lo que ha ocurrido es que se ha producido un relevo en los líderes del sector tras la crisis. Antes los principales protagonistas eran los fabricantes de mueble clásico. Ahora empresas de contemporáneo y diseño muy potentes, con facturaciones de 80 y 100 millones de euros, que ganan premios y que están trabajando por todo el mundo", relata Daniel Marco, director de Habitat, para explicar la evolución del sector.

Efectivamente, España no tiene una Ikea, una firma global del mueble y el hábitat capaz extenderse como una mancha de aceite con el formato de gran consumo, como si fuera un Mercadon o un Carrefour. Aunque es cierto que la enseña escandinava se nutre de muchos proveedores locales en los países donde tiene tiendas, y España no es una excepción.

Hábitat congrega en septiembre de más de 500 expositores del mueble, la iluminación y el diseño. (EFE)
Hábitat congrega en septiembre de más de 500 expositores del mueble, la iluminación y el diseño. (EFE)

Pero más allá de fabricantes para terceros, un buen puñado de compañías está haciéndo un nombre en el sector europeo como sinónimo de vanguardia en materiales y diseño y en calidad del producto. Compañías como la alicantina Actiu o la valenciana Andreu World presumen de ser Premio Nacional de Diseño y dotan de mobiliario a oficinas y espacios por todo el mundo. La primera es, además, proveedor preferente de AENA en el equipamiento de los aeropuertos españoles. La leridana Muebles Ros puede ser la empresa que más venda en el país en los segmentos juvenil y moderno, mientras Vondom, conquista las urbanizaciones de lujo y hasta gimnasios en Shanghai con sus líneas rectas y sus combinaciones de blanco y color. También las catalanas Cármenes y Casadesús se ha hecho un hueco en el segmento de vanguardia con proyectos de contract en Reino Unido, Nueva York, Francia o Bélgica. Las vacas Akaba y Treku también han reservado espacios en Hábitat para ganarse a prescriptores y compradores.

Aunque los fabricantes de mueble moderno y de diseño están empujando al sector, el mueble clásico sigue mantiendo una cuota propia de la mano de un grupo de supervivientes de éxito en el mercado del lujo. Franco Furniture, Guadarte o Huertas, en Andalucía, no presentan cifras de ventas epatantes, pero están vistiendo hoteles de lujo en España y en Europa con un producto de maderas de muy alta calidad y procesos de producción artesanos. El caso es similar al de la castellonense Colección Aleixandra.

Hasta 500 expositores, casi el 20% extranjeros, participarán entre el 17 y el 20 de septiembre en el certamen de Valencia, donde está prevista la asistencia de un millar de prescriptores, que llegan invitados por Feria Valencia con fondos del ICEX y de Ivace Internacional, la división de promoción de comercio exterior de la Conselleria de Economía.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios