para echar del mercado a la competencia

Bruselas multa con 242 M a la americana Qualcomm por abuso de precios

Vendió chips por debajo de su coste, con el objetivo de echar del mercado a la competidora Icera, que fue la que dio la voz de alarma de lo que estaba ocurriendo

Foto: Qualcomm (Reuters)
Qualcomm (Reuters)

Margrethe Vestager, comisaria de Competencia, que forjado su nombre gracias a las altas multas impuestas desde 2014 a gigantes empresariales, está terminando de limpiar su mesa antes de que finalice su mandato. El miércoles anunció el inicio de una investigación en profundidad a Amazon, y este jueves ha anunciado una multa de 242 millones de euros a Qualcomm por abusar de su posición dominante.

La Comisión Europea ha concluido una investigación en la que señala que Qualcomm vendió chips por debajo de su coste, con el objetivo de echar del mercado a la competidora Icera, que fue la que dio la voz de alarma al equipo de Competencia del Ejecutivo comunitario.

Es la primera multa de este tipo que pone la Comisión en los últimos 16 años. “No importa lo difícil y complejos que sean estos casos, estamos comprometidos a luchar contra los precios predatorios por parte de empresas dominantes”, ha señalado Vestager. La investigación ha sido larga, se abrió en 2015 y desde entonces el Ejecutivo comunitario y Qualcomm mantuvieron reuniones, audiencias e intercambios de cartas. La empresa americana recurrió algunas peticiones de datos al Tribunal General de la UE y luego al Tribunal de Justicia de la UE.

“Necesitas mucha información de la compañía”, lo que hacía que ellos consideraban que era una investigación muy “intrusiva”, ha señalado Vestager, que ha explicado que en los documentos internos de la empresa había “pruebas” de su comportamiento, pero no de la misma supiera que esa práctica era ilegal según las normas europeas.

Los chips que Qualcomm vendía por debajo del precio de coste eran utilizados para teléfonos inteligentes y tabletas de la generación 3G. Y la investigación de la Comisión Europea señala que la empresa americana abusó de su posición dominante entre 2009 y 2011 aprovechándose de la alta cuota de mercado con el que cuenta, que alcanza el 60%.

Entre esos años la empresa americana vendió conjuntos de chips por debajo de coste a Huawei y ZTE, dos clientes estratégicos en el sector, con el objetivo de dejar fuera a Icera, que entonces comenzaba a coger fuerza en el mercado como una alternativa real a Qualcomm. Con esa actitud la empresa norteamericana pudo ofrecer un producto a un precio con el que Icera no podía

La Comisión Europea ha concluido que esa actitud también tuvo un impacto perjudicial “significativo” en la competencia y en la innovación, lo que provocó que en mayo de 2011 Icera fuera adquirida por la americana Nvidia, que cerró su línea de negocios de chips en 2015.

Vestager ha insistido en que unos precios muy bajos pueden ser buenos para los consumidores en el corto plazo pero que el efecto boomerang es implacable: una vez una empresa dominante, que se puede permitir vender productos por debajo del coste, ha echado al resto de competidores del mercado los precios vuelven a subir y ya no hay competencia que pueda plantar cara, ofrecer precios atractivos u obligar a innovar.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios