finanzas, proveedores, inversores...

Por qué cuando montas una empresa debes estar en cualquier sitio menos en tu oficina

Hay tareas que, en el día a día, hacen que los emprendedores tengan que desplazarse y estar lejos de su negocio. Hub Empresa Valencia es un espacio orientado a resolver muchas de ellas

Foto:

Abrir un negocio implica trabajar duro. Muy duro. Sea cual sea el tipo de compañía, el sector y la actividad, habrá muchas noches sin dormir, muchas mañanas despierto antes de tiempo, mucha negociación y mucho trabajo de 'hormiga' que pretende hacer de su idea un proyecto empresarial viable y, sobre todo, rentable.

En el imaginario colectivo siempre pensamos en un emprendedor encerrado en su oficina perfilando cada minúsculo detalle de su negocio, pero la realidad es bien distinta. En su día a día, un empresario incipiente acaba estando más tiempo fuera que dentro de su oficina. Y estas son algunas de las actividades que más tiempo le acaban llevando.

1.- Búsqueda de financiación

Cada vez son más las compañías que apuestan por la filosofía 'bootstrapping', consistente en nacer sin financiación externa e ir creciendo muy lentamente hasta conseguir beneficios sin acumular apenas deuda. Sin embargo, siguen siendo mayoría las empresas que en sus primeros pasos tienen que hacer una inversión más que significativa para afrontar los primeros pagos mientras luchan por conseguir, a medio o incluso a largo plazo, la ansiada rentabilidad.

De hecho, según revela el Mapa del Emprendimiento, el 25% de las empresas tecnológicas incipientes en España recurrieron en 2018 a dinero de familiares y amigos, el 11% a fondos de inversión, el 3% a préstamos bancarios y el 2% a 'crowdfunding'. En este contexto, gran parte del trabajo de un emprendedor en sus primeras etapas girará en torno no solo a su propio servicio o producto, sino también a buscar financiación.

2.- Búsqueda de clientes

Vale, ya hemos abierto el negocio, ¿y ahora qué? Si se trata de un establecimiento de cara al público habrá que hacer algo de 'marketing' e intentar que la gente entre, pero si se trata de un negocio B2B ('business to business') en el que los clientes de una empresa son otras empresas, habrá que hacer una labor de convencimiento y, sobre todo, mucha venta.

Para ello el emprendedor tendrá que iniciar una ronda de contactos con los posibles clientes a los que les pueda interesar el servicio que ofrece. Y si está en sus etapas iniciales quizá no tenga comerciales, así que deberá ser él quien asuma las labores de ventas.

3.- Reuniones

Incluso cuando la estructura de una empresa es pequeña, hay muchos implicados con los que también debe tratar a diario un emprendedor: el empleado que tiene, el que quiere fichar, los clientes, los proveedores... Por eso muchas veces una compañía, incluso si no tiene una gran oficina, debe prever que cada poco tiempo deberá reunirse con todas las personas que, de un modo u otro, harán que su negocio prospere.

4.- Asesoría

Muchas veces vemos a los emprendedores como una especie de superhéroes que se encargan absolutamente de todo lo que sucede: desde la expansión internacional de su actividad hasta la última factura recibida. Sin embargo, la realidad es bien distinta, ya que el buen empresario es el que, antes o después, sabe cómo, cuándo y en quién delegar.

Varias de las primeras tareas que seguramente delegue serán las de administración, finanzas, nóminas, gestiones ante la Administración Pública, etc. Por eso cualquier buen emprendedor acaba contratando una asesoría y recurriendo a ella muchas más veces de las que seguramente querría.

5.- 'Networking'

Las ventas son importantes, pero el día a día también. Y será en esas ocasiones cuando el emprendedor deberá ampliar su red de contactos, hablar con otros empresarios, conocer a posibles inversores, a competidores, etc. El 'networking', por tanto, será imprescindible. ¿Quién sabe si de un café casual surge un nuevo cliente o una nueva fuente de financiación?

Un espacio para el crecimiento de negocios

Todos estos contextos plantean la necesidad de que muchos emprendedores estén fuera de su oficina. Para servir de apoyo a las empresas y de conexión entre ellas, Banco Sabadell ha creado Hub Empresa Valencia, un espacio que pretende ser un escenario de crecimiento para emprendedores.

Orientado a la práctica y al planteamiento de retos y la resolución de problemas, el espacio ofrece un servicio integral de asesoría y acompañamiento orientado a dar una respuesta completa a los retos de transformación de las empresas, todo ello desde una visión multisectorial y con un pretendido entendimiento de las necesidades de negocio de las empresas.

Acompañados de los expertos ligados a este proyecto, los emprendedores que acudan a Hub Empresa recibirán ayuda en materia de validación de su modelo de negocio, búsqueda de financiación y clientes, establecimiento de una red de contactos, consultas financieras, estrategias de financiación empresarial y de expansión, transformación digital, crecimiento de 'startups', innovación colaborativa y economía sectorial y de coyuntura, entre otras.

Además, contará con talleres formativos, eventos abiertos, iniciativas para potenciar el 'networking' y 'showrooms' tecnológicos. Dentro del espacio se puede trabajar en solitario, en equipo o con clientes, en salas equipadas con todos los servicios.

Desde su nacimiento en 1881, la banca de empresas ha sido el segmento de referencia para Banco Sabadell; desde hace años la entidad ha sido reconocida repetidamente por los clientes como la número uno de España en banca para pymes y en banca para grandes corporaciones, según el Report Benchmark NPS Accenture.

2019'Ranking'
Grandes empresas32%1
Pymes19%1
Banca personal25%2
Banca minorista7%3

Las actividades del nuevo centro Hub Empresa, que está situado en Porta de la Mar (calle Justicia, 2, Valencia), pueden consultarse a través de la web.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios