BATALLA LEGAL

Orcel ficha a un exsocio del bufete del Santander para su batalla legal con Botín

El banquero acompaña su demanda de un dictamen legal de Juan Cadarso, exsocio de Uría y Menéndez, que concluye que Orcel fue contratado y debe ser indemnizado

Foto: El banquero italiano Andrea Orcel (i); la presidenta del Banco Santander, Ana Botín (c); y su consejero delegado, José Antonio Álvarez. (EFE)
El banquero italiano Andrea Orcel (i); la presidenta del Banco Santander, Ana Botín (c); y su consejero delegado, José Antonio Álvarez. (EFE)
Adelantado en

Andrea Orcel refuerza su equipo legal para ganar su batalla legal contra Santander. El banquero italiano ha acompañado su demanda de un dictamen jurídico de un primera fila en Derecho Civil, Juan Cadarso, en el que concluye que Orcel fue contratado por Santander y debe ser resarcido por ello, según fuentes conocedoras consultadas por El Confidencial.

Coincide que Cadarso ha sido en las últimas décadas -hasta 2014- socio en este ámbito legal de Uría Menéndez, el bufete de cabecera de Santander y asesor de la entidad presidida por Ana Botín en la batalla frente a Orcel.

Este especialista es catedrático en Derecho Civil por la Universidad de Alcalá de Henares y también ha ejercido hasta hace unos meses como consejero de Citibank España.

Su labor se centró en examinar el proceso de contratación de Orcel en septiembre de 2018, su legalidad y las posibilidades de reclamación. Su estudio fue previo a la demanda, en el momento en el que Santander y el banquero italiano negociaron un posible acuerdo hasta la demanda del pasado 27 de mayo. El elegido para hacer estos buenos oficios fue José María Michavila, exministro de Justicia y experto en derecho financiero y bancario.

Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid con premio extroardinario, Michavila es también licenciado en Historia Contemporánea, doctor en Derecho y amplió sus estudios en la Universidad de Harvard y en la London School of Economics.

Michavila, Echenique, Pérez Renovales y García-Carranza han buscado sin éxito un acuerdo Orcel-Santander en los últimos meses

Tras su paso por la política, Michavila trabajó para conocidas compañías como JP Morgan (2009-2015) y Oliver Wyman (2010-2016) y actualmente es 'senior advisor' del Royal Bank of Canada y asesor del fondo de infraestructuras de JP Morgan. Fue precisamente en estos años, donde trabajó para el Santander, cuando entabló amistad con Orcel. Ambos coincidieron en varias operaciones y han mantenido el contacto desde entonces.

Hace unos meses, después de que el Santander cancelase el fichaje, Orcel llamó a Michavila, gran amigo del banco, y le pidió que le ayudase a acercar posturas. El abogado, conocido por su perfil dialogante y de consenso, trató de acercar las posiciones de ambas partes entre abril y mediados de mayo, pero fue imposible llegar a un acuerdo. Entre sus interlocutores, 'hombres fuertes' del Santander como Javier García-Carranza, director general adjunto de participadas; Rodrigo Echenique, consejero y expresidente del banco en España y Jaime Pérez Renovales, secretario general y del consejo, según fuentes bancarias.

Después de que las conversaciones fracasaran, Orcel sondeó a varios despachos de abogados de Madrid y finalmente decidió emprender acciones legales, tal y como adelantó El Confidencial.

Las dos posturas

Orcel mantiene en su demanda que la carta-oferta que firmó en septiembre y el comunicado que publicó el banco en la CNMV tienen validez contractual. Además, añade que el consejo de Santander supo en todo momento las condiciones de su contratación, con un bonus de 52 millones de UBS del que el banquero italiano estaba dispuesto a renunciar a unos 20 millones a cambio de que el banco presidido por Botín asumiera el pago de hasta 35 millones.

Por su parte, Santander ha venido argumentando que nunca llegó a contratar a Orcel, ya que lo único que hizo fue pactar las bases de un posible fichaje supeditado a distintas condiciones: desde las aprobaciones regulatorias y estatutarias, a que el banquero italiano intentara rebajar la factura de los 35 millones. El grupo español sostiene que el exdirectivo de UBS no cumplió su parte de negociar con la entidad suiza una reducción del bonus a pagar por Santander, por lo que entendió en enero de este año que se habían modificado las bases de su acuerdo.

Tras meses de infructuosas negociaciones, Orcel puso su demanda a finales de mayo, que fue admitida en el último tramo de junio. En ella, reclama el cumplimiento de contrato y, en caso contrario, una indemnización de hasta 102 millones: los 35 millones pactados, los 17 millones de prima de fichaje y cinco sueldos anuales.

Por el camino, el banquero italiano ha recibido luz verde de UBS para seguir cobrando el bonus de 52 millones durante los siete años que estaban pactados, como ha adelantado este medio. Aun así, el objetivo de Orcel es poder renunciar a los 52 millones de UBS y que Santander cumpla lo que pactaron hace 10 meses. De esta forma podría volver a trabajar en el sector financiero.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios