el fondo quiere comprar, crecer y liquidez

Los motivos del divorcio entre Värde y el patrón de las empresas inmobiliarias

Detrás de la dimisión anunciada ayer por el presidente de Vía Célere, Juan Antonio Gómez-Pintado, están los planes del fondo de multiplicar tamaño, número de promociones y liquidez

Foto: Juan Antonio Gómez-Pintado anunció ayer su dimisión como presidente de Vía Célere.
Juan Antonio Gómez-Pintado anunció ayer su dimisión como presidente de Vía Célere.

Como una bomba cayó ayer en el mercado la noticia de la dimisión de Juan Antonio Gómez-Pintado al frente de Vía Célere. Y no será porque no hacía tiempo ya que en los mentideros del sector se venía hablando de las diferencias entre el empresario y el fondo Värde, a la sazón, principal accionista de Vía Célere.

Pero nadie, o casi nadie, esperaba un desenlace tan rápido y en esta línea, con el impacto que tiene para todo el sector, tanto por el protagonista, el presidente de las patronales Asprima y Apce, como por la relevancia de la compañía, un gigante del sector con activos valorados en 2.200 millones de euros y un banco de suelo con capacidad para promover 24.000 viviendas.

Estos números, sin embargo, se han mostrado insuficientes para los planes de Värde, que llevaba tiempo presionando a Gómez-Pintado para alcanzar las cifras que habían tenido en cuenta hace dos años, cuando valoraron sus respectivas promotoras, Dos Puntos y Vía Célere, para fusionarlas y crear el gigante que es hoy en día.

Entonces, los planes pasaban por dejar fuera de este acuerdo a Aelca, otra inmobiliaria de Värde, y sacar a bolsa Vía Célere. Pero la historia se ha escrito exactamente al revés: la antigua filial de Avintia ha terminado integrándose dentro de la gran promotora y esta no ha podido salir a bolsa… Ni parece que pueda hacerlo en el corto plazo.

Motivos de peso, en opinión del fondo, para imponer un cambio de planes y apostar por hacer una empresa cada vez mayor y, sobre todo, más productiva, que dispare su número de promociones. Un convencimiento que, incluso, promete cristalizar en una próxima operación corporativa, según señalan algunas fuentes.

Värde está dispuesta a tirar de chequera, como ya se ha visto con Sareb, integrar activos, como ha hecho con Aelca, y multiplicar el ritmo de entregas

Para hacer crecer la máquina y ponerla a funcionar a máximo rendimiento, el fondo está dispuesto a invertir más, como ya ha hecho llegando a un acuerdo con Sareb para destinar 2.238 millones a construir viviendas, comprar más suelos, integrar activos que tiene de otros portfolios y acelerar el ritmo de entregas.

Porque Värde necesita, sobre todo, liquidez, y qué mejor manera de monetizar su inversión, si la bolsa sigue cerrada, que vendiendo casas, vía que también le permite poner en valor su inversión y, con ella, cualquier posible ecuación ante operaciones corporativas futuras.

Pero a Gómez-Pintado, un hombre hecho a sí mismo, que en dos ocasiones ha sido capaz de crear una promotora referente del sector, le gusta controlar hasta la última promoción, y disparar el tamaño y ritmo de Vía Célere, como está pidiendo Värde, hacía imposible al ya expresidente gestionar la empresa como siempre ha hecho.

La crónica de este divorcio anunciado se puede resumir en una frase que han destacado varios profesionales del sector. "Gómez-Pintado lleva 37 años sin recibir órdenes y no va a hacerlo ahora”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios