Se suma al resto de demandantes ganadores

El líder mundial en inversión energética lleva a España a los tribunales de EEUU

9REN, la filial de First Reserve que acaba de ganar a España un arbitraje internacional por los recortes a las renovables, ha solicitado ya a la Justicia estadounidense que reconozca su laudo

Foto: Foto de archivo de una planta solar. (Reuters)
Foto de archivo de una planta solar. (Reuters)

Los problemas para España a raíz del recorte a las primas de las renovables no paran de crecer. El fondo de capital riesgo First Reserve, líder mundial en inversión exclusivamente energética, ya ha pedido a un tribunal del Distrito de Columbia (EEUU) que reconozca el laudo victorioso de 9REN, la filial que aglutina los activos solares en España que sufrieron la rebaja de las ayudas públicas a la energía verde por parte del Gobierno de Zapatero primero y más tarde y con más fuerza del Ejecutivo de Rajoy, tal y como adelantó en España El Confidencial.

Este inversor logró que el Ciadi, la corte arbitral del Banco Mundial, le reconociera una indemnización de 42 millones de euros por parte del Reino de España, quien además fue condenado al pago de las costas y los intereses de demora. Se trata de unas plantas compradas por el inversor con sede en Luxemburgo a Gamesa Solar en 2008. Menos de un mes después de conocerse esta derrota arbitral, First Reserve, quien ostenta el honor de ser el fondo de capital riesgo dedicado a la energía más antiguo del mundo, ha decidido llevar su caso ante un juez americano para tratar de obligar a España a que pague lo que dicta el laudo, tal y como refleja la petición de reconocimiento a la que ha tenido acceso El Confidencial, firmada por el despacho King & Spalding, que lleva la causa para el inversor afectado.

Esta no es la primera vez que un fondo ganador de un arbitraje al amparo del Tratado de la Carta de la Energía contra España ha llevado su caso a Estados Unidos. Esta es una práctica habitual en el mundo del arbitraje. Normalmente, los Estados se resisten a pagar y tratan de demorar los pleitos. Este es también el caso de España, que pretende zafarse de los más de 40 arbitrajes que acumula en diversas instancias, que le reclaman cerca de 10.000 millones de euros.

Por ahora, España ha recibido ocho laudos en contra de manera consecutiva, que lo obligan a indemnizar por más de 500 millones de euros. Solo obtuvo victorias en los dos primeros casos (Charanne e Isolux). Los países acogidos al Tratado de la Carta de la Energía tienen derecho a llevar su pleito ante cualquier país del mundo que también haya firmado este acuerdo multilateral para que un tribunal reconozca su laudo. En este punto se encuentran casi todos los fondos que han ganado a España. Al menos, Eiser, Antin, Masdar, Novenergía y 9REN ya han solicitado el reconocimiento de su laudo en EEUU.

Ahora mismo, la Justicia estadounidense está en pleno proceso de evaluación. Para ello, se personan las diferentes partes en el caso. De hecho, tanto España como la propia Comisión Europea están haciendo sus alegaciones ante los jueces estadounidenses para que detengan la ejecución de los laudos. Bruselas esgrime que la Carta de la Energía no es válida para juzgar estos casos, que se encuentran en el ámbito de la legislación intracomunitaria. No obstante, este argumento no ha sido considerado por ninguno de los tribunales arbitrales que se han pronunciado en estos casos.

Una vez concluyan las deliberaciones de los jueces, el caso pasa a la siguiente fase: si la Justicia americana reconoce los laudos, los inversores estarán en potestad de ejecutar bienes del Reino de España en el país donde los laudos han sido reconocidos. En este caso, Estados Unidos. De hecho, durante este proceso, los fondos han rastreado bienes de España en el país norteamericano y han llegado a descubrir 3.000 millones de euros en activos financieros de alta liquidez, que son los más apreciados para estos casos. Muchos de los bienes del Estado, como las embajadas, gozan de inmunidad diplomática, con lo que no sirven para este fin.

De hecho, los fondos eligen EEUU tanto por la experiencia de su Justicia en estos casos como por ser el país donde tienen más fácil cobrar. Otros países como Argentina se han visto en situaciones críticas por esta cuestión. Hasta el punto de que Elliott, el fondo del archiconocido Paul Singer que litigó por el cobro de la deuda soberana, trató de embargar el avión presidencial de Cristina Kirchner, lo que obligó a realizar algunos viajes a EEUU en vuelos regulares para evitar la ejecución del aeroplano argentino al aterrizar.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios