EL AEROESPACIAL, EL 6,1% DEL PIB INDUSTRIAL

Aviones civiles y satélites amortiguan el bajón de la aeronáutica militar en España

El sector crece hasta 11.840 millones y emplea a 57.000 personas de manera directa, cifras récord. Los programas civiles y de espacio cubren el bajón de los aviones militares de Airbus

Foto: Airbus A330MRTT para el ejército de Corea. (Airbus)
Airbus A330MRTT para el ejército de Corea. (Airbus)

Ejercicio de claroscuros en el sector aeroespacial español en 2018, a tenor del tradicional balance que publica la patronal de esta actividad industrial, Tedae. Mientras los programas de aviones civiles y de satélites para los que trabaja la industria española mantuvieron su tendencia al alza, el segmento de defensa acusó la progresiva desaceleración aplicada por Airbus en sus programas de aviones de transporte militar A400M y C295. Ambos han reducido sus cadencias de producción en los últimos años ante la ausencia de nuevos pedidos.

En total, los negocios de aeronáutica (civil y militar), defensa naval y terrestre, espacio y seguridad (que por primera vez se desglosa como subsector independiente) facturaron 11.840 millones de euros, un 6% más. Empleaban a cierre del año pasado a 57.000 personas, lo que supone un leve alza del 1%. Ambos son los registros más altos nunca alcanzados. La parte del león sigue siendo con diferencia la aeronáutica, que absorbe 9.000 millones de euros con un crecimiento del 0,9% frente al alza del 4,7% registrada en 2017.

La caída de ingresos de la rama de aeronáutica militar es de 506 millones respecto a 2017. Pasa de aportar 4.294 millones a 3.788 millones, un bajón del 11,8%. El C295 está ya en su ratio mínima prevista de 11 aviones por año, mientras que el A400M ha pasado de 20 en 2017 a 15 el año pasado, 11 en este 2019 y llegará a ocho anuales en 2020. Ambos se producen en Sevilla. El avión tanquero A330MRTT fue el contrapunto, al producirse seis aviones en 2018, el máximo de la historia de este joven programa que se ejecuta en Getafe.

El crecimiento del conjunto del segmento de aeronáutica se logra así por la buena evolución de los programas civiles (A320 y A350, cuyo ritmo de producción está creciendo, así como los trabajos para otros grupos como Boeing). De los 4.653 millones de 2017 se pasa a 5.241 millones, un 12,6% más. El empleo en el conjunto del segmento aeronáutico moderó su incremento al 0,3% —en 2017, creció el 1,7%—, debido al decrecimiento en la rama de aeronáutica militar (sus empleados caen el 11%, hasta 20.519 personas).

Cabe recordar en este sentido que las caídas de cadencia del A400M y el C295, junto al final del programa del superjumbo A380, han impactado en las plantillas tanto de la propia Airbus como de la industria auxiliar de subcontratistas. Desde Tedae, su vicepresidenta de Defensa, Susana Lapique, ha explicado que parte de ese descenso se produce por haberse desagregado los trabajadores del segmento Seguridad, ahora una unidad independiente.

Evolución de las ventas del sector y peso sobre el PIB industrial. (Tedae)
Evolución de las ventas del sector y peso sobre el PIB industrial. (Tedae)

Por su parte, Jorge Potti, vicepresidente de Espacio de Tedae, explicó así el mayor alza del empleo en este segmento (del 5,4%) respecto a los ingresos (alcanzan 867 millones, un 1,8% más). “El mayor crecimiento de empleo con respecto al volumen de actividad responde a la inversión que estamos haciendo en la industria espacial en capacitación tecnológica y de equipos humanos para afrontar una fase de crecimiento que esperamos ocurra en los próximos años”.

El 83% del negocio espacial procede de la exportación —frente al 66% que representaron las ventas en el exterior en el conjunto del aeroespacial—. Potti subrayó además que este año es trascendental para el sector espacial español, ya que la Conferencia Ministerial de la ESA, que se celebrará en noviembre en Sevilla, significa la oportunidad de que España alcance por primera vez una contribución equivalente a su PIB, en torno al 8%, en los próximos programas de la Agencia.

Agradecimiento por el futuro Eurofighter

Alfredo Martínez, vicepresidente de Aeronáutica de la patronal, dio por su parte una de cal y otra de arena respecto al futuro de este segmento. “Estamos en una buena posición de salida para seguir creciendo, pero necesitamos nuevos programas para que generen riqueza. Agradecemos los esfuerzos que está realizando en este sentido el Gobierno en funciones, al adherirse al programa del FCAS para que no perdamos el tren tecnológico que se ha puesto ya en marcha”. El FCAS (siglas inglesas para Sistema de Combate Aéreo del Futuro, el programa que reemplazará al Eurofighter) ha sido lanzado por Francia, Alemania y España como países fundadores y la firma formal se produjo la semana pasada en el Paris Air Show por parte de las ministras de Defensa de los tres países.

Como mensaje de conjunto hacia el futuro, Jaime de Rábago, presidente de Tedae, ha destacado: "En los últimos años hemos vivido cambios muy rápidos y aun así se ha mantenido abierta una línea de estrecha colaboración. Algo muy importante para estos sectores, ya que como industrias de alta tecnología que somos necesitamos certidumbres, políticas industriales y de fomento a largo plazo, que trasciendan ciclos políticos, para poder diseñar estrategias empresariales a largo plazo, porque largos son nuestros periodos de desarrollo de tecnologías y de amortización”. Justamente a finales de 2018 se presentó por parte de la patronal y el Ministerio de Industria la Agenda Sectorial de la Industria Aeronáutica, lo más parecido que ha habido nunca en España a un plan estratégico del sector como los que existen en Francia, Reino Unido o Alemania.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios