junta de accionistas el próximo 16 de julio

Inditex evita el choque con los fondos por la renovación de Isla al nombrar un nuevo CEO

Inditex evita con esta decisión cualquier potencial critica en la junta de accionistas, actualizando su esquema de gobernanza a los estándares que defienden los principales asesores de voto

Foto: Combo de fotografías facilitadas por Inditex que muestra al presidente ejecutivo, Pablo Isla (i), y al nuevo CEO, Carlos Crespo. (EFE)
Combo de fotografías facilitadas por Inditex que muestra al presidente ejecutivo, Pablo Isla (i), y al nuevo CEO, Carlos Crespo. (EFE)

El nombramiento del nuevo consejero delegado de Inditex esconde algunas claves sin contar. Además de las razones de negocio para la elección de Carlos Crespo como nuevo número dos, la decisión anunciada por el gigante textil el 23 de mayo también tiene un componente preventivo: evitar el posible voto en contra de los fondos accionistas a algunos de los puntos de la próxima junta del 16 de julio (reelección, retribución), según explican diversas fuentes del mercado, a las que se enfrenta el propio Pablo Isla.

Aunque nunca estaría en riesgo su aprobación (Amancio Ortega controla el 60%), Inditex evita con esta decisión, que pilló por sorpresa al mercado, cualquier potencial crítica en la junta de accionistas, actualizando su esquema de gobernanza a los estándares que defienden los principales asesores de voto (ISS y Glass Lewis). En 2017, el primero de estos 'proxy advisors' recomendó votar en contra del único consejero del Ibex 35 que ese año se sometía a renovación (Florentino Pérez) y aunaba los cargos de presidente del consejo y consejero delegado.

Precisamente, en esta junta general de accionistas el punto sexto del orden del día aborda la reelección y nombramiento de varios miembros del consejo de administración. Este año es el turno de renovación en el cargo nada menos que para Pablo Isla (consejero ejecutivo), Amancio Ortega (externo dominical), Emilio Saracho (externo independiente) y José Luis Durán (externo independiente), además de la ratificación del nombramiento de Carlos Crespo como nuevo consejero ejecutivo.

Sin que exista una relación causa efecto directa, Inditex ha tenido la sensibilidad necesaria para ser consciente de “la creciente presión de inversores institucionales por exigir el nombramiento de un consejero delegado que actúe de contrapeso a la figura de presidentes ejecutivos”, explica un jurista especializado en esta materia, más aún teniendo en cuenta que este año se debate la reelección de Isla como consejero ejecutivo de la compañía, de manera que el modelo que hasta ahora ha valido puede ser objeto de revisión.

No en vano, la figura del presidente y primer ejecutivo de Inditex recaían en la misma persona desde 2011, cuando Isla relevó al propio Ortega en el cargo. El desdoblamiento de poderes en un consejero delegado ofrece más garantías para la buena gobernanza y la toma de decisiones estratégicas. En el caso de Inditex, su principal reto afecta al proceso de digitalización, cuyo primer ciclo de implementación finaliza en 2020 sin haber alcanzado todos los hitos previstos, como queda recogido (a 31 de enero de 2019) en las condiciones para la retribución variable del presidente, donde se refieren a un cumplimiento de objetivos del 73%.

Sin embargo, aunque en los últimos años la retribución de los consejeros es el elemento que ha suscitado un mayor voto en contra en las juntas del Ibex 35, el mayor número de recomendaciones de voto no favorables de ISS (poco más de la mitad de sus 51 recomendaciones negativas) afectó a cuestiones referidas a la composición del consejo, según recoge el informe de gobierno corporativo e inversores institucionales que elaboran la firma de asesoramiento Georgeson y el despacho Cuatrecasas cada año.

Desde principios de año, Inditex ha ido adelantando al mercado algunas de las medidas que llevaría para su aprobación en la junta. La primera fue el nuevo plan de incentivos a largo plazo (2019-23), mientras que una de las últimas ha sido el reparto de un dividendo extraordinario para cobrar durante los próximos tres años. En definitiva, mensajes de distinta tipología para recuperar la sintonía con el mercado, sobre todo después de la mala evolución bursátil de la compañía desde la primavera de 2017 y tras presentar unas cuentas de 2018 con ventas y beneficio creciendo por debajo del 5%.

En esa batería de medidas, la más sorprendente ha sido el nombramiento de Crespo, cuya promoción implica un cambio mínimo en cuanto al reparto de competencias. Según explicó la propia compañía, el futuro consejero delegado asumirá la máxima responsabilidad en las áreas de tecnología, seguridad de la información, logística y transporte, obras, asesoría jurídica, compras y contrataciones y sostenibilidad, las mismas que ya lideraba como director general de Operaciones desde su anterior promoción en la primavera de 2018.

Antes de dar este paso, el más significativo de todos, Ortega e Isla barajaron en su momento varios nombres antes de madurar esta decisión. Entre los que encajaría para esa responsabilidad está el de otro peso pesado de dentro de la casa como es el director general financiero, Ignacio Fernández, con casi dos décadas de antigüedad en Inditex, siempre vinculado al área de Fiscalidad y Finanzas, según fuentes próximas al consejo de administración del gigante de Arteixo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios