PARA EVITAR EL CANJE DE DEUDA POR CAPITAL

CVC acuerda con 'hedge funds' inyectar más dinero a Deoleo para refinanciar la deuda

El fondo de capital riesgo, dueño del 54% de las acciones, ha aceptado las exigencias de los acreedores de aportar otra vez dinero fresco para evitar la ejecución de los préstamos

Foto: Imagen de Steve Buissinne en Pixabay.
Imagen de Steve Buissinne en Pixabay.

Deoleo empieza a respirar tranquila. La compañía, que hasta el pasado 3 de junio estaba en causa de disolución, ha alcanzado un principio de acuerdo para refinanciar sus 553 millones de euros de deuda, una cantidad que representa más de 30 veces su beneficio operativo. Según indican fuentes financieras próximas a las conversaciones, CVC Capital Partners, el primer accionista con el 54% del capital, suscribirá una nueva ampliación de capital de 50 millones de euros para reforzar los recursos propios con los que atender los vencimientos futuros.

La inyección de capital de CVC Capital Partners, la segunda en los últimos 12 meses, es la condición que han impuesto los acreedores para alargar entre tres y cinco años el préstamo sindicado firmado en junio de 2014 y que, ante la difícil situación financiera de la empresa aceitera, Deoleo no va a poder hacer frente. Aunque este crédito, inicialmente de 600 millones, no vence hasta 2021 y 2022, lo cierto es que la refinanciación se ha convertido en un asunto capital para dar tranquilidad a los proveedores y poder implantar el nuevo plan de negocio. Otras fuentes indican que esta es la fórmula que han planteado los acreedores a CVC, pero matizan que todavía faltan algunos matices para llegar a un acuerdo definitivo.

El problema para Deoleo es que, a diferencia de los que firmaron en 2014, principalmente bancos próximos al accionariado, como CaixaBank y Unicaja, los actuales tenedores de esa deuda son principalmente fondos oportunistas. Entre ellos, destacan Barings, el mayor acreedor, seguido de Avenue Capital, Angelo Gordon, Alchemy y Cheyne Capital. 'Hedge funds' que exigen una rentabilidad a sus préstamos y que suelen obligar a los accionistas a aportar fondos que garanticen la viabilidad de la compañía a medio y largo plazo.

Con esta inyección de dinero fresco, CVC evita que estos fondos buitre cambien la deuda por capital a corto plazo, como era su intención ante la imposibilidad de la compañía de atender a sus obligaciones. El fondo británico, dirigido en España por Javier de Jaime, el cual tiene a su hermano Miguel de Jaime como director general de Deoleo, mantendrá de esta forma la mayoría del capital, una cuestión vital para evitar en un principio perder el control de la compañía. De no poner dinero nuevo, los acreedores hubieran tomado las acciones.

Los prestamistas de Deoleo han contratado los servicios de Houlihan Lokey para negociar una reestructuración de la deuda neta, que a finales de 2018 ascendía a 556 millones de euros. Por el contrario, su ebitda era de apenas 15,4 millones, y la relación entre el apalancamiento y su beneficio de explotación era de 36 veces, una proporción insostenible en cualquier empresa. Por su parte, Deoleo se ha puesto en manos de Rothschild, banco asesor de varias de las principales reestructuraciones del mercado español. La entidad financiera ha estado inmersa en las renegociaciones del pasivo de El Corte Inglés, Prisa, DIA, Duro Felguera o Isolux, entre otras.

La empresa propietaria de marcas como Carbonell, Elosua o Koipe firmó en junio de 2014 un paquete de financiación por un importe máximo de 600 millones de euros, dividido en tres tramos. El primero, denominado 'first lien', por 460 millones de euros, vencía a los siete años. El segundo, o 'second lien', por 55 millones de euros, expiraba a los ocho años. Por último, una línea de crédito 'revolving' por 85 millones de euros, de los que se encuentran dispuestos 35 millones y que vencen de forma inmediata. Todos los tramos, con un tipo medio de euríbor +3,76 puntos, son pagaderos al final de cada periodo ('bullet repayment').

La financiación actual no contempla cumplimiento de 'covenants', salvo para la línea 'revolving', en que, en caso de estar dispuesta por encima de 60 millones de euros, se debe cumplir que el ratio de deuda/ebitda sea inferior a 7,75 veces. Precisamente en abril, Deoleo ha tenido que recurrir a esa línea de crédito hasta elevarla de 35 a 60 millones por sus agobios financieros.

Los bancos, de salida

En el primer trimestre de 2019, el grupo aceitero registró unas pérdidas de 7,51 millones, frente a los 1,47 millones de minusvalías del mismo periodo del ejercicio precedente. El ebitda fue de 6,06 millones, un 29% inferior a los 8,57 millones conseguidos entre enero y marzo de 2018, mientras que las ventas bajaron un 18%, hasta los 126 millones. No obstante, la compañía destacó en su presentación a analistas la mejora del circulante, el aumento de la posición de caja y la reducción en tres millones de su deuda financiera neta.

Deoleo, que el pasado año perdió 290 millones, tuvo que aprobar en la reciente junta general de accionistas una reducción del capital de 137 millones para salir de la causa de disolución. Una operación que se hizo mediante la disminución del valor nominal de sus acciones en 50 veces, de 0,1 a 0,002 euros.

Junto a CVC, en el capital de Deoleo se encuentran Unicaja, con el 8,9% de las acciones, CaixaBank, con el 4,10%, Kutxabank, con el 3,9%, y el exdirectivo Daniel Klein, con el 2,43%. Estos inversores no han acudido a las últimas llamadas para rescatar Deoleo, que lleva años en caída libre.

CVC ha declinado hacer comentarios sobre esta información.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios