Un reestructurador de empresas

Patrick Drahi: el coleccionista de empresas que se estrena en el mundo del arte

El empresario tiene el control del 60% de la companía Altice, que opera en países como Francia, Portugal, Estados Unidos y República Dominicana

Foto: El magnate de telecomunicaciones, Patrick Drahi. (Reuters)
El magnate de telecomunicaciones, Patrick Drahi. (Reuters)

Patrick Drahi es un magnate franco-israelí del sector de las telecomunicaciones que a sus 56 años ha sorprendido al sector del arte con la compra de la famosa casa de subastas Sotheby´s. Nació en Casa Blanca, Marruecos, y desde pequeño fue un amante de las matemática con grandes ambiciones.

Cuando era estudiante soñaba con tener un BMW antes de los 30 años, ganar 50.000 francos por mes antes de los 40 y ostentar un sueldo como el del CEO de Peugeot-Citroen, Jaques Calvez, algún día. Lo logró. Actualmente su fortuna asciende a los $9.100 millones y ocupa el puesto 190 en la lista de millonarios de la revista Forbes. Su estrategia comercial ha sido comprar empresas en situaciones económicas difíciles y reestructurarlas.

El empresario siempre supo que quería manejar su propia compañía, pero comenzó su trayectoria profesional en grandes organizaciones como Phillips y Kinnevik. Drahi se convirtió en autónomo al fundar Altice NV, la multinacional que ha convertido en un imperio de telecomunicaciones y medios de comunicación. Ahora cuenta con el control del 60% de la compañía y sus operaciones se extienden a países como Francia, Portugal, Israel, Estados Unidos y República Dominicana. Altice se ha convertido en un vehículo de inversión para los activos de cable y telecomunicaciones. El millonario también posee SFR, uno de los grandes operadores franceses en el terreno de la telefonía móvil, Suddenlink, Cablevision y Cheddar.

La trayectoria del coleccionista de empresas, y ahora de arte, Patrick Drahi se vio empañada por su aparición en los Papeles de Panamá en 2016. Algunos medios franceses asociaron su actividad a la de un grupo panameño que actuaba como intermediario en operaciones financieras a nivel internacional de manera irregular. Drahi negó su relación con el escándalo y no se han encontrado pruebas para imputarle delitos.

A pesar del alcance internacional de sus empresas, el magnate es una persona muy discreta. La información sobre su compañía solo lo menciona dos veces: como fundador de Numericable y como accionista. El empresario tiene cuatro hijos y dirige la Fundación Patrick y Lina Drahi con su mujer.

En el 2014, Drahi donó 10 millones de euros a la Fundación Telecom, que se dedica al desarrollo e influencia de las escuelas de telecomunicaciones públicas del Institut Mines Telecom. Un año después, la escuela politécnica donde cursó su educación superior recibió 7 millones de euros para impulsar el espíritu empresarial entre los estudiantes. Desde el 2014 muchos jóvenes e institutos de Francia e Israel se han beneficiado de sus programas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios