los pactos inmobiliarios de PP y Cs

El pacto PP-Cs devuelve las grúas a Madrid: Azca, Chamartín, Desarrollo del Sureste...

El acuerdo de gobierno entre PP y Ciudadanos incluye varios, e importantes, compromisos en materia urbanística, como la aprobación urgente de Operación Chamartín y el relanzamiento de Azca

Foto: Grúas trabajando en varios edificios de Madrid. (Reuters)
Grúas trabajando en varios edificios de Madrid. (Reuters)

El acuerdo sellado entre PP y Ciudadanos para gobernar en el Ayuntamiento de Madrid es de enorme calado para el sector inmobiliario, ya que el nuevo Ejecutivo municipal promete relanzar importantes proyectos que durante el Gobierno de Ahora Madrid habían sido defenestrados o retrasados.

Por sus dimensiones y compromiso directo, ya que ha sido estampado en los 80 puntos que conforman el acuerdo de gobierno pactado el pasado viernes entre populares y naranjas, destaca el dirigido a aprobar “de forma urgente la Operación Madrid Nuevo Norte [más conocida como Operación Chamartín], completando la tramitación urbanística oportuna”, recoge el documento oficial.

Como ya ocurrió hace cuatro años, la luz verde definitiva a este desarrollo se quedó en el cajón de los deberes pendientes en el último momento, ya que la exalcaldesa Manuela Carmena, como ya hizo su predecesora, Ana Botella, no quiso pasar a la historia como la regidora que autoriza este macrodesarrollo en tiempo de descuento, cuando la campaña electoral ya había comenzado.

Con la misma rotundidad, el consistorio que ahora dirigirán José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís afirma: “Sacaremos del cajón del olvido todos aquellos proyectos urbanísticos paralizados por el anterior Gobierno por puro sectarismo ideológico e impulsaremos los Desarrollos del Sureste”.

Ubicado en las antípodas de Operación Chamartín, toda la estrategia del sureste es un plan con la misma capacidad para transformar el urbanismo de la capital que Madrid Nuevo Norte, pero con un grado de avance mucho menor.

Entre otros muchos aspectos, a ambos los diferencia el dispar interés en sacarlos adelante del anterior Ejecutivo, que tras una primera mitad de mandato jugando al gato y al ratón, terminó siendo uno de los grandes defensores de cerrar la brecha que rompe la capital por el norte, al tiempo que cercenó los planes en el sur.

A finales de enero, Carmena dio luz verde a Los Berrocales, el más extenso de los ámbitos del sureste, tras aprobar el texto inicial del convenio urbanístico para la gestión del suelo urbanizable de este ámbito, que acogerá 22.000 viviendas, pero dejó en tierra de nadie a Ahijones, Los Cerros y Valdecarros, desarrollos que si son relanzados por el nuevo Gobierno podrían sacar al mercado hasta 100.000 viviendas, además de zonas terciarias e industriales.

Además, la capital se enfrenta a tener que pagar indemnizaciones por más de 1.500 millones de euros, ya que esta es la cifra que reclamaron los propietarios de suelo hace un año, tras conocer la decisión de Ahora Madrid de cambiar el plan previsto.

El pacto PP-Cs devuelve las grúas a Madrid: Azca, Chamartín, Desarrollo del Sureste...

Relanzar la City con apoyo privado

En el centro de la ciudad, el nuevo Gobierno ha sellado un importante compromiso para el sector de oficinas, al haber incluido como uno de los puntos de su acuerdo “aprobar un Nuevo Plan de Regeneración y Reforma de Azca”, proyecto que prevén llevar adelante, además, “en colaboración público-privada”.

Gigantes como Merlin, Pontegadea, Mutua Madrileña, GMP e, incluso, El Corte Inglés llevan años negociando con la Administración un proyecto que dinamice este complejo ubicado en Nuevo Ministerios, en el corazón del paseo de la Castellana, lo que lo convierte en el punto idóneo para ser la City de la capital.

Sin embargo, su enrevesado urbanismo y el abandono municipal han impedido a Azca alcanzar los objetivos diseñados por los grandes propietarios de metros cuadrados de la zona que, ahora, y viendo el compromiso público de PP y Ciudadanos, confían en revertir la situación y transformar toda la zona.

Estos planes, además, enlazan con otra de las grandes promesas del nuevo Ejecutivo en materia urbanística, que consiste en agilizar la concesión de licencias, uno de los puntos negros de la etapa de Carmena, bajo cuyo mandato se ha encallado la resolución de expedientes.

Según datos del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), el 58% de los expedientes tarda más de un año en obtener el visto bueno de los técnicos del Ayuntamiento de Madrid, un porcentaje que ha empeorado significativamente respecto al 40% de hace dos años.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios