tras la activación de la helms-burton

El enriquecimiento injusto, el filón de las familias cubanas para reclamar en España

La Ley Helms-Burton solo permite demandar ante tribunales norteamericanos, pero las familias expropiadas pueden usar el enriquecimiento injusto para reclamar a las compañías en España

Foto: Imagen de archivo de una calle de La Habana, capital de Cuba. (Reuters)
Imagen de archivo de una calle de La Habana, capital de Cuba. (Reuters)

Reclamación de cantidad por enriquecimiento con causa ilícita. Ese es el argumento legal que los Sánchez Hill han utilizado para reclamar a Meliá Hotels International una indemnización por los beneficios obtenidos por la explotación de dos hoteles, Paradisus Río de Oro y Sol Río y Luna Mares, en unos terrenos que les fueron confiscados tras la Revolución cubana de 1959.

La demanda, adelantada por El Confidencial, ha correspondido por reparto al juzgado de primera instancia n.º 24 de Palma de Mallorca y está firmada por Rafael Gimeno-Bayón, exmagistrado del Tribunal Supremo. Es la primera que se presenta en España desde que Estados Unidos activase por completo la polémica Ley Helms-Burton.

La demanda, que obra en poder de El Confidencial, no está enmarcada desde el punto de vista legal en la Helms-Burton, ya que esta ley solo puede ser conocida por tribunales norteamericanos. De ahí que para demandar en España, los abogados hayan centrado el escrito en una reclamación por enriquecimiento injusto. La Helms-Burton no es la razón, pero sí la excusa. De hecho, la polémica ley aparece citada en algunas ocasiones para dar contexto al pleito.

Los Sánchez Hill, de origen cubano y hoy residentes en EEUU, eran dueños del ingenio azucarero Central Santa Lucía, una hacienda de 485,6 kilómetros cuadrados localizada en Holguín, al noroeste de la isla de Cuba. Tras la subida de Fidel Castro al poder, el Gobierno confiscó a la familia su hacienda en virtud de la Ley 890 del Gobierno Revolucionario, que permitía la nacionalización de las grandes empresas industriales y comerciales. No hubo ningún tipo de compensación económica.

Ahora, los abogados de los Sánchez Hill reclaman a Meliá una indemnización equivalente a los beneficios obtenidos por Meliá durante los cinco últimos años por estos hoteles que gestiona. "La cuantía del juicio corresponde a la cantidad reclamada en concepto de ganancias por la explotación por Meliá de los hoteles que se han indicado, ubicados en tierras del antiguo Ingenio Santa Lucía durante los cinco años inmediatamente anteriores a la presente demanda, cuantificados a nivel indiciario en 10 millones de euros, y en cualquier caso en más de 600.000 euros", reza el texto, que también emplaza a la contratación de un perito que determine la cuantía final.

El ordenamiento jurídico español no regula de forma sistemática el enriquecimiento con causa ilícita, pero tal y como señalan los abogados de la familia, el artículo 455 del Código Civil establece que "el poseedor abonará los frutos percibidos y los que el poseedor legítimo hubiera podido percibir". A juicio de los Sánchez Hill, Meliá actuó de mala fe porque fue consciente en todo momento de la situación. "El carácter ilícito de dicha confiscación es conocido por Meliá, quien durante los últimos 20 años ha hecho caso omiso a las reclamaciones de aquellas empresas y familias a costa de las que se lucra". El desenlace, en los tribunales de Palma de Mallorca, sede social de la compañía hotelera.

La demanda contra Meliá es la primera que se presenta en España contra una compañía que opera en Cuba. La cadena, que gestiona más de 30 establecimientos en la isla, emitió un comunicado hace semanas en el que señaló que "opera legítimamente en Cuba" y que continúa operando "con plena normalidad" en la isla tras la activación de la Helms-Burton.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios