MESA REDONDA EL CONFIDENCIAL-CASER

"Si se quiere lanzar el vehículo eléctrico, las rebajas fiscales son necesarias"

La movilidad del futuro traerá consigo el vehículo eléctrico, conectado, autónomo y compartido, y nuevas formas de entender el transporte que deben enfocarse en el ciudadano

Cuatro son los detonantes del cambio de la movilidad. El primero, la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Los acuerdos de París sobre el cambio climático o los objetivos de desarrollo sostenible buscan una remodelación del sistema de transportes por ser responsable de las emisiones de GEI. El segundo, el aumento de la población en las ciudades. Si hoy el 55% de la población mundial vive en zonas urbanas, en 2050 será el 68%, y ese incremento vendrá acompañado de más tráfico. La transformación digital y las nuevas oportunidades de negocio son el tercer y cuarto detonante para transformar la movilidad tradicional.

De la necesidad de colaboración entre las instituciones públicas y privadas, de los necesarios cambios regulatorios y de cómo todos los sectores deben trabajar con el foco puesto en el bienestar del ciudadano debatieron los asistentes a la mesa redonda 'Soluciones de movilidad al servicio de los ciudadanos'. Organizada por El Confidencial y Caser Seguros, contó con la presencia de David Barrientos, mánager de Comunicación de Nissan Iberia; Pascal Vitantonio, subdirector general de Comercial y Marketing de ALD Automotive; Germán Bautista, director de Clientes y Negocio de Grandes Cuentas de Caser; Mar García, socia de Grant Thornton; Javier Serra, director de Productos y Alianzas del grupo MásMóvil, y Jaime Armengol, coordinador del proyecto Mobility City de la Fundación Ibercaja.

Un momento de la mesa redonda.
Un momento de la mesa redonda.

El 'Inventario de emisiones de gases de efecto invernadero' refleja que el sector transporte es el más contaminante. En concreto, el tráfico por carretera representa por sí solo un 25% del total de emisiones de GEI y, de ellas, un tercio se concentra en las aglomeraciones urbanas. “La movilidad no entiende de ideologías. Madrid se ha visto obligada a cerrar su centro urbano por seguridad pública y por la calidad de su aire, además de por mandatos llegados de Europa”, aseguró el coordinador del proyecto Mobility City, quien añade que las políticas de descarbonización responden a una emergencia sanitaria porque la calidad del aire no se está respetando.

Diversos expertos confían en los coches conectados para reducir la congestión del tráfico, y, en consecuencia, reducir las emisiones, pero “en un país con un parque automovilístico de 12 años de antigüedad, no podemos esperar a que todos sus propietarios los renueven, entre otros asuntos por la capacidad económica de las familias. Y no podemos permitir que se queden fuera. Por ello, hay que pensar en otras opciones”, dijo el director de Caser. Bautista se refiere a la posibilidad de convertir los vehículos antiguos en vehículos conectados con conexión wifi en el habitáculo, protocolo de llamada de emergencia automático en caso de impacto, comprobación del estado del coche con servicio de alertas sobre posibles fallos o localización y navegación calculando el tráfico en los recorridos.

Germán Bautista, director de Clientes y Negocio de Grandes Cuentas de Caser.
Germán Bautista, director de Clientes y Negocio de Grandes Cuentas de Caser.

Pero si hay un adelanto que tenga algo que decir a favor de la reducción de las emisiones, ese es el coche eléctrico. Las ventas mundiales de estos vehículos han aumentado de 50.000 en 2011 a casi 450.000 en 2015. En España, uno de cada tres de estos vehículos es vendido en Madrid. “Con estos datos, es imperdonable que no haya un plan de impulso. La sociedad es muy sensible a las rebajas fiscales y si se quiere lanzar el vehículo eléctrico, estas son necesarias”, apuntó David Barrientos. Mientras, el director de Productos y Alianzas del grupo MásMóvil abogó por la facilidad en el acceso. “Debe asemejarse a darnos de alta en Google o en Netflix más que a firmar una hipoteca. Es esencial que todos tengamos acceso”, afirmó Serra.

Para que los coches eléctricos superen a los tradicionales, es necesario apostar por fabricar las baterías eléctricas en casa. España es el segundo productor europeo de automóviles y necesita incorporarse rápidamente a esta tecnología. “La batería supone el 30% del coste del vehículo, y si tenemos que exportarlas perderemos nuestra cadena de valor”, aseguró el portavoz de Ibercaja. Pero, además, es necesario incorporar la economía circular a su utilización, ya que una vez quedan inservibles para su uso pueden servir para otras prácticas, como el alumbrado público o de estadios de fútbol.

Mar García, socia de Grant Thornton.
Mar García, socia de Grant Thornton.

El responsable de Nissan demandó un plan estatal que aglutine el interés de todas las administraciones. “Las medidas deben ser iguales en toda España. No podemos admitir que en Madrid se puede acceder y aparcar en el centro un coche eléctrico pero en Barcelona haya zonas en las que se te cobre y otras en las que no”, añadió. De cara a ese plan, la socia de Grant Thornton considera esencial que todos los sectores implicados trabajen conjuntamente con la Administración pública. “La cadena de valor del automóvil ha cambiado. Ahora conectamos sanidad, infraestructuras, energía, seguros… Y con todo lo que está sucediendo, la economía se está viendo impactada, y en ese camino el beneficiario debe ser el usuario/consumidor”, apuntó Mar García.

En este sentido, Jaime Armengol considera esencial un Ministerio de Movilidad que haga remar a todos los sectores implicados en la misma dirección. “Ahora mismo hay un Ministerio de Transporte, pero si rascamos también están implicados Interior, con la DGT, el de Transición Ecológica, por el clima, el de Industria, el de Sanidad, el de Trabajo… Y cada uno tiene su propio mensaje contradiciéndose entre unos y otros”, aseguró Armengol.

Jaime Armengol, coordinador del proyecto Mobility City de la Fundación Ibercaja.
Jaime Armengol, coordinador del proyecto Mobility City de la Fundación Ibercaja.

Por su parte, Bautista considera esencial que la responsabilidad sea de todos los políticos, no solo del Gobierno. “No pasar la responsabilidad al partido que venga detrás. Hay que integrar todas las industrias, porque toda la sociedad está inmersa”, exigió. Para intentar confluir esos mensajes, la Fundación Ibercaja creó el proyecto Mobility City que, con base en Zaragoza, ahora cuenta con el apoyo de Reyes Maroto para convertirlo en sede nacional de la movilidad sostenible, ampliándolo a través de la participación. Una intención que Pascal Vitantonio no ve clara: “No es por desilusionar, pero considero que es algo cínico pensar que los poderes públicos vayan a hacer algo diferente. Estamos actuando bajo prueba y error, y las administraciones públicas no tienen más visión”, dijo el subdirector general de Comercial y Marketing de ALD Automotive.

Movilidad colaborativa

Lo que no se pone en duda es que el sistema de movilidad ya está cambiando en la actualidad: patinetes, bicis, coches compartidos, eléctricos, motos y vehículos de alquiler confluyen en todas las ciudades. Y en este sentido es necesaria ya una normativa que contemple todas las variables. “Hay que garantizar la movilidad con cobertura de asistencia para el asegurado y para terceros”, propuso Bautista, a lo que Armengol añadió que “no podemos permitir echar a la carretera a conductores a 30 km por hora sin conocer las normas de seguridad vial y encima sin seguro civil”.

Para que los coches eléctricos superen a los tradicionales, es necesario apostar por fabricar las baterías eléctricas en España

En toda esta transición, destacan las generaciones más jóvenes, que han cambiado la visión de la propiedad. Ellos buscan experiencia y flexibilidad con menos compromiso. Llevado al 'renting', significa trasladar las necesidades del 'corporate' al particular, con contratos diseñados en función de las necesidades de cada uno, unas necesidades que pueden cambiar. “Un particular no quiere ser preso del kilometraje. Los clientes siguen queriendo tener la gestión en carretera, seguros, el manteamiento, pero también buscan la inmediatez y la movilidad sostenible. Y sobre todo usar el coche solo cuando lo necesitan”, aseguró Vitantonio.

Y en este cambio de mentalidad, el coche compartido toma mayor relevancia, aunque los expertos coinciden en que es una solución que funciona, y puede funcionar, mejor en las ciudades, pero pierde cobertura en las largas distancias y en las zonas rurales. Ejemplos como el de Francia, cuya ley de movilidad fomenta el coche compartido al publicar anuncios abogando por esta vía cuando hay huelgas o incidencias de transporte, fueron puestos encima de la mesa. “Esta transición acabará por disminuir la venta de automóviles, pero durarán menos porque mientras que ahora solo están en uso un 3% de su tiempo, con el cambio lo estarán un 53% del tiempo”, aseguró el director de Productos y Alianzas del grupo MásMóvil. “No tiene sentido que para ir a trabajar, llevar los niños al cole, ir a la compra o irnos de vacaciones utilicemos el mismo automóvil. Es como si cada vez que quisiésemos una cerveza nos pusieran la jarra del Oktoberfest en lugar de una caña, un botellín o un tercio”, completó Serra.

David Barrientos, mánager de Comunicación de Nissan Iberia.
David Barrientos, mánager de Comunicación de Nissan Iberia.

Además de la tendencia del coche eléctrico, compartido y conectado, en un futuro reciente nos encontraremos con la del vehículo autónomo. Los avances en este sentido prometen resolver los problemas de seguridad vial, reducir el coste del transporte y ampliar el acceso a la movilidad. Pero en la otra cara de la moneda se perciben dudas en relación con la transparencia y la privacidad de los usuarios. “¿Vamos a permitir que los vehículos autónomos estén grabando todo el tiempo? Algunos lo consideran necesario por el tema de accidentes, pero si lo prohibimos acabaríamos con el coche conectado”, se cuestiona Javier Serra. Sin duda quedan cuestiones que resolver y que poner encima de la mesa, muchas son previsibles pero otras estarán por llegar y ninguna tendrá lugar si las diferentes industrias y las administraciones públicas no llegan en sus conversaciones a buen puerto.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios