DEVOLVER EL DINERO INVERTIDO

Bankia, en vilo: el Supremo decide si debe compensar a más accionistas de los que creía

El Alto Tribunal se reúne mañana para decidir sobre dos recursos de inversores que compraron acciones de Bankia en el mercado secundario antes de la nacionalización de mayo de 2012

Foto: Jose Ignacio Goirigolzarri. (Reuters)
Jose Ignacio Goirigolzarri. (Reuters)

El Tribunal Supremo vuelve a ser clave para el sector financiero. Esta vez con un tema nada menor sobre la compra de acciones en el mercado secundario. Dos empresas reclaman que Bankia les devuelva el dinero invertido en sus acciones en el mercado secundario, tras la salida a bolsa y antes de la reformulación de cuentas de mayo de 2012.

Bankia y Santander se juegan mucho con lo que decida el Alto Tribunal al respecto. Hasta ahora, estas dos entidades han limitado el riesgo legal en acciones a la salida a bolsa de 2011 —caso de Bankia— y a la ampliación de Popular de 2016 —en el de Santander—.

Ambas entidades ya han gastado cientos de millones en reparar estos daños: casi 1.900 millones en el caso de Bankia, y en torno a 760 millones Santander, con el bono fidelización para clientes del Popular.

El Supremo tiene en su mano extender este golpe a demandas por las acciones compradas desde entonces hasta su fatídico desenlace: la nacionalización y reformulación de cuentas de mayo de 2012, en el caso de Bankia; y la resolución y venta de junio de 2017, en el de Popular. En el caso del grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri, reconocía 700 demandas en marcha por compras de la OPS y posteriores, en sus últimas cuentas. Aun así, ve acotado el golpe. No se expone a una avalancha de nuevas demandas, ya que los hechos han prescrito.

El riesgo es distinto para Santander-Popular, ya que un fallo claro del Supremo diciendo que un folleto engañoso afecta también al mercado secundario, podría provocar un efecto llamada en los tribunales.

Los demandantes alegan que si el folleto de la salida a bolsa de Bankia era falso, debería devolverse el dinero también a los que compraron títulos unos meses después, en base a dicha documentación.

Hasta ahora, las audiencias provinciales vienen dando la razón a la entidad nacionalizada en estos juicios, considerando que la presunta falsedad de un folleto solo afecta al momento en que se produce la operación. Después entrarían en juego otros factores y condicionantes.

Los dos casos sobre la mesa proceden de dos sentencias de las audiencias provinciales de Segovia y Baleares, a favor de Bankia. En la primera, la entidad nacionalizada se enfrenta a un inmobiliaria, Alforpe, que invirtió en la Oferta Pública de Suscripción (OPS) y en dos momentos posteriores. De momento, los tribunales solo le dan la razón en la primera adquisición. En el caso de Baleares, se mide frente a la constructora Femose, que se hizo con acciones de Bankia como consecuencia del canje de antiguas preferentes de Bancaja. En ambos casos, el asunto será tratado por el magistrado José Vela Torres.

Al ser causas con inversores institucionales, el Supremo también podría dar pistas sobre si hay alguna diferenciación entre el perjuicio sufrido y las circunstancias de estos frente a los minoristas. En la salida a bolsa solo se indemnizó a los segundos, alegando que los profesionales tenían más medios para conocer la realidad de Bankia.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios