LA FUSIÓN AMENEZABA LA COMPETENCIA

Bruselas bloquea la fusión de las acereras ThyssenKrupp y Tata Steel

La Comisión Europea ha bloqueado una nueva megafusión, esta vez entre ThyssenKrupp y Tata Steel, que ya preveían el rechazo por parte de Bruselas

Foto: La siderúrgica alemana Thyssenkrupp es una de las principales empresas del país. (Reuters)
La siderúrgica alemana Thyssenkrupp es una de las principales empresas del país. (Reuters)

Margrethe Vestager, comisaria de Competencia, ha querido poner la venda antes de la herida. La danesa sabe que algunas capitales le miran con malos ojos, creen que está bloqueando demasiadas fusiones y que así se entromete demasiado en la actividad económica. Antes de anunciar el bloqueo de una nueva operación, esta vez entre la india Tata Steel y la alemana ThyssenKrupp, la comisaria ha querido recordar que en la última década Bruselas solo ha vetado diez operaciones. Pero muchas de ellas han escocido en las capitales.

En septiembre de 2017 ambas compañías anunciaron que se fusionarían sus actividades europeas para crear la segunda mayor acerera de la UE y que crearía unos 300 millones de euros en sinergias después de impuestos y llevará al recorte de unos 4.000 empleos. Un año después la Comisión Europea abrió una investigación en profundidad.

La fusión habría limitado las opciones de los proveedores y habría provocado precios más altos en dos campos. Primero en los productos de acero laminado revestido y para embalaje, como la hojalata, acero laminado o el acero recubierto con cromo electrónico, ya que Bruselas considera que la fusión daría lugar a un líder con mucho poder en un sector “altamente concentrado”.

La otra preocupación de la Comisión Europea está relacionada con el acero galvanizada para automóviles, ya que “la fusión propuesta habría eliminado a un importante competidor en un mercado donde solo unos pocos proveedores pueden ofrecer volúmenes significativos de este acero”.

Además, el Ejecutivo comunitario ha explicado que las importaciones desde terceros países no habrían sido suficientes para hacer frente al aumento de precios de la nueva fusión, y que por lo tanto no podrían garantizar una “competencia efectiva”.

Un trabajador de la empresa alemana Thyssenkrupp. (Reuters)
Un trabajador de la empresa alemana Thyssenkrupp. (Reuters)

Vestager ha insistido en que ha mantenido encuentros con Tata Steel y con ThyssenKrupp, y que les ha pedido que hicieran remedios a sus planes en esos dos campos para poder aprobar la fusión pero que las compañías no quisieron deshacerse de partes de su negocio que preocupaban a la Comisión Europea. La danesa también ha explicado que otros competidores y partes interesadas estaban en contra de la fusión.

Ambas compañías argumentan que necesitan la operación para poder seguir sobreviviendo en Europa, haciendo frente a retos como la sobrecapacidad. ThyssenKrupp ya anunció que esperaba que la reguladora bloqueara la operación después de que ambas compañías se negaran a cumplir con las exigencias de la Comisión Europea.

“En los últimos seis meses, nos hemos comprometido con la Comisión Europea en gran profundidad. Habían expresado preocupaciones y objeciones sobre el acero eléctrico, el acero para automóviles y el acero para embalaje, y volvimos con remedios que no creían suficientes ", explicó hace un mes la directora ejecutiva mundial y directora general de Tata Steel, que ya adelantaba también el bloqueo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios