Ibex insider

El apetito oculto de Jon Riberas y el nuevo reto de Juan Picón

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Juan Picón y Jon Riberas en un montaje de El Confidencial.
Juan Picón y Jon Riberas en un montaje de El Confidencial.

La pasada primavera, dos de los apellidos con más tirón de la cocina española estrenaron en Nueva York un atrevido Mercado Little Spain. La cabeza pensante del proyecto es el chef asturiano José Andrés Puerta, afincado desde hace más de dos décadas en EEUU, y los consultores con gancho comercial son los hermanos Adriá. Por detrás, sin dar la cara pero aportando parte del pulmón financiero, el proyecto supera los 30 millones de euros, hay un grupo de inversores en el que destaca el empresario Jon Riberas, uno de los dos hermanos al frente del emporio metalúrgico Gestamp-Gonvarri.

Dentro del clan, el reparto de roles está claro. Aunque el liderazgo (público) lo ejerce Francisco Riberas, de puertas adentro ambos hermanos van de la mano en todas las decisiones que afectan al grupo. Otra cosa bien distinta es la gestión de su patrimonio personal, reconocido ya por la lista Forbes desde que Gestamp debutó en bolsa en 2017. En el caso de Jon, sus apuestas son de lo más variadas, pues aunque tiene una clásica parte inmobiliaria, también se atreve con proyectos de nueva economía, como puede ser la española Cabify, o en aventuras más ligadas al sector primario (ajos, aceites y vinos).

Igual que en Nueva York, la pareja Puertas-Riberas tiene el propósito de hacerse un hueco en la disputada plaza culinaria de Madrid

Para esta última vertiente, entra en juego su relación con José Andrés. Sus viajes a Estados Unidos, con escala en Washington, le hicieron asiduo de la cocina del chef asturiano en la ciudad del Capitolio, como explican desde su entorno. Esa rutina dio pie a una relación de amistad con el gurú de la gastronomía hispana al otro lado del Atlántico. Los años, los viajes y las inquietudes comunes han hecho el resto y ambos son ahora socios en varios proyectos, tanto de restauración como agroalimentarios. Allí donde José Andrés pone el ojo culinario, Jon Riberas pone un pellizco de su fortuna.

Igual que en Nueva York, la pareja Puertas-Riberas tiene el propósito de hacerse un hueco en la disputada plaza culinaria de Madrid. Para ello, han elegido los aledaños del Retiro, en el eje de la calle Ibiza, para levantar diferentes ofertas culinarias con base de cocina tradicional. De momento ya tienen dos enseñas, Casa Julián de Tolosa y La Cocina de Frente, aunque aspiran a otra media docena, hasta dar forma a un nuevo espacio bautizado como Bulbiza. Y en la recámara, Jon atesora importantes inmuebles en Príncipe Pío, Chamberí y Gran Vía para otras aventuras, incluida la restauración.

Pero además del chef, el heredero de Gestamp-Gonvarri tiene otra persona de confianza con la que comparte amistad e inversiones: el financiero vasco Jaime Castellanos. Por la mesa del presidente del banco de negocios Lazard, emparentado con Ana Botín y referente del ‘establishment’ patrio desde hace un par de décadas, pasan infinidad de oportunidades en busca de capital privado. Muchas reúnen a familiares y amigos, como las que ambos tienen en Moove (operador de licencias VTC) o en Immune (educación digital). Dicen que Jon tiene hambre de cosas diferentes, aunque no sea para ganar.

Illana sabe cobrar

Adolfo Suárez Illana. (EFE)
Adolfo Suárez Illana. (EFE)

Ocho años de servicio en las filas de Ontier se han liquidado con un finiquito de 450.000 euros a cobrar en cuatro anualidades. Adolfo Suárez Illana terminó su etapa como ‘presidente’ de la firma en noviembre de 2018, cuando su amigo Pablo Casado le reclamó para comandar el PP. Jamás un cambio de aires fue tan celebrado por ambas partes, pues pese a la amistad estrecha del hijo del expresidente Suárez con Bernardo Gutiérrez de la Roza, consejero delegado de Ontier, su espacio dentro de la firma estaba cuestionado. Su principal cometido, la expansión del despacho en Latam tirando de caché político (hijo de) y de agenda (Harvard), había concluido hace tiempo.


Soraya hace mili

Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)
Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)

Pocos la veían remangándose, pero desde su aterrizaje en Cuatrecasas, la exvicepresidenta del Gobierno no ha dejado de sorprender a propios y extraños. De momento, el grueso de su trabajo ha sido de puertas a dentro. Soraya Sáenz de Santamaría se ha dedicado a conocer la casa, incluida la sede de Barcelona, cuna del despacho, para presentar credenciales y limar cualquier aspereza por su fichaje. Cumplida esa fase, ha entrenado su puesta en escena como socia de Mercantil. Debutó la semana pasada y por partida doble. Ensayó todo al detalle, tanto su primer ‘speech’ como su primer artículo en prensa, escrito (y corregido) de su puño y letra.


Picón tiene ganas

Juan Picón Latham.
Juan Picón Latham.

Es una ‘rock star’ del mundo jurídico. A sus cincuenta y pocos, protagonizó un cambio de despacho con impacto internacional, coronando una trayectoria profesional exitosa. Sin embargo, desde el verano pasado, algo desconocido empezó a distraer su foco como responsable de Latham & Watkins. Tardó meses en dar con la tecla, hasta que por fin identificó al enemigo. La pasada primavera informó al despacho sobre su nuevo reto, superar un imprevisto de salud que le ocupa de sol a sol. Maratoniano, triatleta y muy colchonero, a Juan Picón le sobra determinación para superar este obstáculo que se ha cruzado en su camino. Sabe como pocos que “el esfuerzo no se negocia”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios