la nueva revolución del inmobiliario

La banca se viste de Zara: apuesta por las 'flagship' para competir en el S. XXI

El sector financiero está viviendo una metamorfosis como la que protagonizaron las grandes firmas de moda, con el cierre generalizado de pequeñas tiendas y la apertura de grandes 'flagships'

Foto: CaixaBank se instalará en el edificio Axis en la Plaza de Colón
CaixaBank se instalará en el edificio Axis en la Plaza de Colón

Una nueva tendencia ha irrumpido con fuerza en el mercado inmobiliario, dispuesta a revolucionar el sector como lo hicieron las grandes firmas de moda con sus tiendas insignia. Bautizados como 'flagships', estos establecimientos están transformando por completo las principales arterias de las ciudades, una pasarela a la que ha decidido sumarse otro competitivo sector: la banca.

Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell... Las mayores entidades del país están pisando fuerte en la guerra por hacerse con los mejores locales de las grandes capitales, una estrategia que, en el fondo, es otra pieza más del cubo de Rubik que el sector financiero está intentando resolver ante el impacto que ha supuesto para su negocio la digitalización, ya no solo de la economía, sino de todos los hábitos sociales.

Como muestra del cambio, estos botones: CaixaBank será el nuevo inquilino del edificio Axis, la esquina más cotizada de Colón, por la que también se interesaron gigantes como Tesla o Microsoft; BBVA se ha asegurado las tres primeras plantas del antiguo hotel Adler, en la confluencia de las calles Velázquez y Goya, un estratégico enclave donde su eterno rival, Santander, ha abierto uno de sus tres primeros Work Café, la última gran apuesta de la entidad, que ha importado a nuestro país este concepto nacido en Chile.

Sabadell, por su parte, acaba de inaugurar en Valencia su primer Hub Empresa, nuevo concepto de oficina al que el banco se refiere como "espacio de atención a todo tipo de empresas", ya que va más allá del concepto de caja y asesoramiento tradicional para organizar talleres formativos, eventos e, incluso, reuniones con clientes, ya que cuentan con salas de trabajo a disposición de cualquier autónomo, emprendedor o empresario que requiera de este servicio.

CaixaBank se ha quedado el edificio Axis de Colón; BBVA, el antiguo hotel Adler; y Santander y Sabadell llevan la oficina del cliente a sus nuevas sucursales

"El sector bancario empieza a ser un sector importante, al que todos tenemos en cuenta", señala David Barragán, director de retail en Savills-Aguirre Newman. "CaixaBank, Santander, BBVA y Sabadell son los que más están innovando, pero todo el sector va a ir detrás, porque el modelo de negocio también ha cambiado, las nuevas generaciones están muy digitalizadas y pocas veces se va ya al banco. Además, como resultado de las fusiones bancarias, se duplicaron oficinas y ahora se están optimizando espacios".

Del mismo modo que el comercio electrónico ha empujado a gigantes como Zara, H&M o Primark a redefinir su estrategia, cerrando tiendas pequeñas para concentrar esfuerzos en menos establecimientos, pero más grandes, recreando la experiencia de compra e integrando el canal online con el offline; los bancos llevan años inmersos en una política de cierre de sucursales, a la que ahora va a seguir una apuesta por las flagships, cada una con su propio estilo, pero todas con el denominador común de la digitalización y redefinir la relación de la entidad con el cliente.

Como señala Evaristo M. Sandoval, socio del bróker inmobiliario Doble Dígito, "los servicios bancarios se han estandarizado y las entidades deben hacer un esfuerzo por cambiar. La infraestructura histórica que tenían para atender a particulares ya no es necesaria, porque los hábitos han cambiado. Ahora, un particular solo va a la oficina cada cuatro años, cuando necesita pedir un préstamo. Por eso, los bancos se están ubicando en la zona que se conoce como CBD, (central business district), donde están todas las empresas, que son mucho más intensivas en la relación con el banco, requieren de más producto bancario que el particular".

Este planteamiento explica que las nuevas sucursales estén pasando a convertirse, casi, en centros de negocios. Esta simbiosis es tal que, por ejemplo, Santander define sus Work Café también como "un espacio coworking: oficinas compartidas en las que profesionales de diferentes capacidades e intereses coinciden para trabajar, conectar y crear oportunidades. Una nueva forma de trabajo que no requiere que el usuario tenga oficina propia y le facilita que pueda hacer redes de contactos o, simplemente, servirse de un ambiente distendido y rodeado de personas afines".

Las entidades se enfrentan a la misma revolución que ya vivió el mundo de la moda, con el cierre de pequeñas tiendas y la apertura de 'flagships'

BBVA, que tiene en marcha un plan para abrir 20 nuevas 'flagships', apuesta por un modelo multifuncional, "son oficinas con menos divisiones, más amplias y luminosas, donde hay tanto mesas de atención al público, como cajeros y salas privadas para reunirse con gestores. Ubicadas en lugares céntricos, hay tanto un salto de imagen, como de tecnología", explican desde la entidad azul, que quiere que su rasgo diferencial se "que el cliente podrá relacionarse con su gestor, con una experiencia única, utilice el canal que utilice".

En el caso de CaixaBank, sus acciones delatan el apetito por espacios icónicos de Madrid, ya que al acuerdo de Colón se ha unido la reciente apertura de una nueva oficina en el número 7 de la calle Serrano. Esta zona, como ocurre con Velázquez, se caracteriza por combinar oficinas y segmento residencial de alto standing, un mix perfecto ya que concentra en una misma área clientes de alto poder adquisitivo y empresas, los dos perfiles que más asesoramiento requieren y más producto bancario consumen.

El desafío de la banca es doble, ya que por una parte están cerrando sucursales y vendiendo patrimonio inmobiliario, y por otro, están redefiniendo el concepto de oficina y haciéndose con ubicaciones únicas. Según datos del Banco de España, recogidos en el informe 'Perspectiva inmobiliaria de la banca', elaborado por JLL, "en la actualidad encontramos 27.974 oficinas bancarias en España, lo que representa una disminución del 39% en casi 10 años y volver a niveles de 1982".

La consultora inmobiliaria augura que el sector se enfrenta a grandes transformaciones, pero también pronostica que "en el futuro, no todas las sucursales serán iguales. Se crearán "a medida" de las necesidades del cliente y las características demográficas de las ubicaciones. Algunas abarcarán operaciones a gran escala mientras otras se centrarán en satisfacer las necesidades más básicas".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios