DIEZ AÑOS PARA CERRAR LA NUCLEAR DE COFRENTES

'Boom' de renovables en Valencia: la reserva de potencia suma dos Chernóbil

La Generalitat registra solicitudes para proyectos de fotovoltaica y eólica por 7.000MW. En el Valle de Ayora, Cobra e Iberdrola preparan plantas que podrían sustituir a la nuclear de Cofrentes

Foto: La central nuclear de Cofrentes cierra en 2030 y Cobra e Iberdrola barajan plantas solares en la zona con casi su misma potencia. (EFE)
La central nuclear de Cofrentes cierra en 2030 y Cobra e Iberdrola barajan plantas solares en la zona con casi su misma potencia. (EFE)

La Comunidad Valenciana vive un 'boom' de energías renovables. Es una explosión meramente administrativa, sin que ello garantice su concreción final, pero muy indicativa de cómo los cambios normativos, en especial, la eliminación de llamado impuesto al sol, y el abaratamiento de la tecnología tienen agitado al sector, desde las grandes compañías hasta los pequeños emprendedores o productores en potencia. La Generalitat valenciana maneja datos que señalan interés por la próxima puesta en marcha de proyectos fotovoltaicos y eólicos que suman más de 7.000 megavatios (MW) en el territorio, casi dos veces la potencia que los cuatro reactores RBMK-1000 que la central nuclear de Chernóbil tenía en funcionamiento cuando se produjo la cadena de errores que derivó en la tragedia radioactiva de 1986, por comparar magnitudes.

La información sobre los proyectos en algún tipo de tramitación que maneja la Administración autonómica surge de los datos cruzados de gestión de avales necesarios para solicitar las reservas de capacidad y puntos de conexión a las redes de distribución. Los productores con proyectos inferiores a 50MW realizan las gestiones a través de la Conselleria de Industria. Pero la Generalitat recibe además solicitudes de Declaraciones de Impacto Ambiental (DIC) a través de la Conselleria de Medio Ambiente para aquellos proyectos de mayor tamaño tramitados por vía del Ministerio para la Transición Ecológica. Aquí es donde se han registrado iniciativas como un parque fotovoltaico de 300MW impulsado por la compañía Cobra en el municipio de Ayora y una segunda instalación todavía mayor, de 700MW, que tiene planificada Iberenova Promociones, filial de Iberdrola, que se extendería sobre tres términos municipales: Jarafuel, Zarra y Ayora.

En el Valle de Ayora, compañías como Cobra e Iberdrola preparan plantas solares que podrían sustituir a la nuclear de Cofrentes

Estos tres últimos municipios del llamado Valle de Ayora han lanzado un plan conjunto para la ordenación de infraestructuras renovables. "El Valle de Ayora-Cofrentes se considera como un nudo de generación eléctrica destacable en la Comunidad Valenciana debido a la existencia de una estructura de generación eléctrica compuesta tanto por tecnologías convencionales, como es la Central Nuclear de Cofrentes, como por las energías renovables (hidráulica, eólica y solar fotovoltaica), como son los parques eólicos de Jarafuel-Ayora y la Central Hidráulica de la Muela. Por todo esto, el Valle contiene la infraestructura eléctrica de transporte necesaria para la evacuación de dicha energía hacia los núcleos urbanos de consumo del litoral valenciano y, por lo tanto, con un gran potencial de crecimiento de instalación de energías renovables", se explica en el documento de planificación que los tres ayuntamientos han sometido a consulta previa.

Parque solar de energía fotovoltaica. (EFE)
Parque solar de energía fotovoltaica. (EFE)

Estos movimientos, todavía incipientes, no son baladí. Se producen en el contexto de la clausura definitiva de la central nuclear de Cofrentes prevista para antes 2030. Esta instalación, gestionada por Iberdrola, ha comenzado la cuenta atrás para su defunción controlada. Su vida útil finalizaba inicialmente en 2024, pero el Gobierno contempla mantenerla un lustro más. La central es la principal fuente de energía eléctrica de la Comunidad Valenciana. Aporta casi la cuarta parte de la generación, con sus 1.092MW de potencia a pleno rendimiento todo el año. Por ello, su desaparición se traduciría automáticamente en un déficit eléctrico al que instituciones y empresas deben anticiparse.

La gestión de este aluvión de solicitudes y la planificación de un nuevo mix energético está muy presente en la negociación del programa político entre las tres fuerzas que compondrán el Gobierno autonómico esta legislatura. Uno de los seis ejes que compondrán el texto consensuado estos días entre PSPV-PSOE, Compromís y Podemos se denomina precisamente Transición Ecológica y Cambio Climático y, entre sus objetivos, busca coordinar las políticas necesarias para ordenar el tráfico y alud de proyectos energéticos. Habrá que ver si el tripartito se alinea todo junto en este asunto o surgen diferencias cuando haya que concretar el papel de la Administración en los proyectos, grandes o pequeños. La coordinación entre el área de Industria y de Medio Ambiente de la Generalitat es clave.

Fuentes de la pata socialista del llamado Consell del Botànic señalan que la voluntad es agilizar trámites, aprovechar la oportunidad de contar con una iniciativa privada dispuesta a realizar inversiones e implicar tanto a pequeños como a grandes productores de un sector generador de empleo, tecnología y valor añadido. No obstante, indican que estarán también vigilantes para evitar "posiciones especulativas", es decir, empresas que tramitan la reserva de capacidad en previsión de que la red de distribución y los puntos de conexión sean insuficientes para absorber todos los proyectos y traten de lucrarse posteriormente traspasándolos a terceros.

Marcos Lacruz, presidente de la patronal autonómica de empresas del sector de las energías renovables, Avaesen, explica en la bajada de costes de la fotovoltaica y en los cambios normativos el acelerón que vive el sector. "España llegó a ser líder en puesta en marcha de proyectos, pero hace cuatro años estaba todo paralizado", recuerda. "En los últimos diez años los costes se han reducido en cinco veces. Esto hace que los promotores de todo tipo se hayan lanzado a presentar sus proyectos a las Administraciones Públicas y que tengamos en nuestras manos la capacidad de cambiar el mix energético del país, consiguiendo fuentes más económicas e infinitamente más ecológicas", afirma en declaraciones a El Confidencial.

Planificación conjunta de los municipios de Jarafuel, Zarra y Ayora para albergar plantas de renovables
Planificación conjunta de los municipios de Jarafuel, Zarra y Ayora para albergar plantas de renovables

Lacruz recuerda que sustituir una central nuclear como Cofrentes en un reto importante porque las fotovoltaicas o eólicas no producen con la misma intensidad todas las horas del día. "Para sustituir una central de mil megavatios necesitas hacer plantas renovables de 3.000MW. La nuclear produce todo el día, la renovable depende del sol o del tiempo".

Pero este empresario, que lidera una asociación de pequeños y medianos productores que tiene en proyecto unos 800MW en instalaciones fotovoltaicas en la Comunidad Valenciana, defiende el papel que pueden jugar en un nuevo modelo de generación las plantas de menor tamaño. "Las grandes plantas concentran mucha energía en un mismo punto, mientras que la fotovoltaica tiene la ventaja de que se puede generar muy cerca del punto de consumo". Lacruz considera necesarios los proyectos de mayor tamaño para garantizar el mix, pero destaca las ventajas de las instalaciones más pequeñas cuando se planifican de forma radicular, como una red neuronal interconectada, más fácil de gestionar y de tramitar administrativamente. "Avaesen ya solicitó que las plantas inferiores de 5MW no pasen el trámite de la Declaración de Interés Comunitario (DIC). Lo conseguimos a través de la Lotup", la ley autonómica de ordenación del territorio.

"Que no nos ciegue la realidad las instalaciones que están sujetas a grandes grupos económicos. El desafío es integrar la fotovoltaica en la red de distribución, con una tramitación más rápida y una democratización de la generación que incluya hacer plantas de 5 o 10 megavatios. El sector de las renovables será tan grande como nos dejen. Es una energía mucho más barata para un mundo que va a consumir cada vez más electricidad y que busca descarbonizar su economía", concluye.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios