DURO AJUSTE DE PLANTILLA POR LAS PÉRDIDAS

GVC Gaesco mete la tijera: despidos masivos tras su cambio de Cataluña por Madrid

GVC Gaesco, la firma de inversión controlada por la familia Ballvé, próxima al movimiento independentista en Cataluña, ha decidido llevar a cabo un ajuste de plantilla

Foto: Foto: Grupo GVC Gaesco.
Foto: Grupo GVC Gaesco.

GVC Gaesco, la firma de inversión controlada por la familia Ballvé, próxima al movimiento independentista en Cataluña, ha decidido llevar a cabo un ajuste de plantilla que ha afectado al equipo de análisis y a la mesa de intermediación. Según han confirmado distintas fuentes, el bróker, en cuyo consejo estaba como vicepresidente uno de los financiadores del movimiento separatista, ha despedido a cerca de 10 personas en las últimas semanas tras su traslado de la oficina central de Barcelona a Madrid.

Fuentes oficiales de GVC Gaesco han corroborado la reducción del equipo de analistas, que ha pasado de 10 a siete, y la salida de tres personas de la mesa de operaciones. En concreto, Fernando Pineda, Javier Bernal y Francisco Rodríguez. También han salido del grupo financiero el director general del área de Pensiones, José Antonio Cortés, e Ignacio Vianya, responsable de Banca Privada, que se ha incorporado a Banco Alcalá, del grupo Crèdit Andorrà. Igualmente, Manuel Villalba, que durante 10 años ha sido el director de Renta Fija, ha dejado la institución para fichar por Gestión de Patrimonios Mobiliarios junto con otros tres operadores.

Tras estas salidas, GVC Gaesco, que el pasado año perdió cerca de 1,5 millones de euros, ha decidido cambiar de oficina en Madrid para trasladarse a una más pequeña y ahorrar en gastos. Una decisión con la que pretende compensar el impacto que supondrá la pérdida del contrato por el que hasta el pasado año canalizaba las operaciones bursátiles de los clientes de Bankia. En el primer trimestre del año, los números rojos han ascendido a 1,2 millones.

Desde GVC Gaesco, explican estos ajustes de personal por la entrada en vigor de la normativa MIFiD II, que ha provocado que todo el sector financiero vea afectados sus servicios de intermediación. "Pero en este contexto, podemos asegurar que pocas firmas están apostando tan firmemente como GVC Gaesco por sus equipos de Análisis e Intermediación, un área transversal y necesaria, que actualmente está redefiniendo su estrategia para amoldarse a un nuevo paradigma", aseguran desde el 'holding', que en abril fue multado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La compañía ha encomendado su recuperación a un nuevo director general, Enrique García Palacio, procedente de Ahorro Corporación, el primer directivo ajeno a la familia que se pone al frente del negocio. El grupo asegura que su actividad en los últimos meses demuestra sus intenciones de seguir creciendo. A principios de año lanzó un nuevo fondo, el GVC Gaesco Dividend Focus, FI, un vehículo cuyo objetivo de gestión es invertir en empresas que proporcionen una rentabilidad por dividendo elevada, creciente y sostenible. También ultima la puesta en el mercado de los Fondos GVC Gaesco 300 PlacesWorldwide y GVC Gaesco TFT en Luxemburgo, donde ya cuenta con varios vehículos para su distribución internacional.

Pero otras fuentes indican que GVC Gaesco está sufriendo la salida de clientes, de agentes —tenía una red de 300— y de comerciales por su vinculación con el independentismo catalán. Como publicó El Confidencial en octubre de 2017, su accionista y consejero Joan Vallvé i Ribera, hermano de la presidenta, Maria Àngels Vallvé i Ribera, dimitió pocos días después de que el órgano de gobierno decidiese trasladar su sede desde Barcelona a Madrid. Joan Vallvé i Ribera era y sigue siendo vicepresidente de Òmnium Cultural, uno de los baluartes del soberanismo.

Una historia sin final feliz

GVC Gaesco es uno de los brókeres históricos de la bolsa española, con unos 45.000 millones de euros intermediados. Miembro de las plazas de Barcelona, Madrid, Valencia, París, Ámsterdam, Bruselas, Lisboa y Fráncfort, el nombre original del bróker fue Garcon, Vallvé, Contreras (GVC). Pero en los últimos años le añadió los apellidos de Gaesco y Beka Finance. La primera era una sociedad de valores catalana que la crisis puso al borde de la desaparición y que los Vallvé, ya dueños del 100%, compraron por unos 55 millones en 2008 gracias a un préstamo de 12 millones del Institut Català de Finances. Es decir, de la Generalitat, que puso su granito de arena para que no fuera adquirido por un competidor de Madrid y se llevase el negocio a la capital.

Después, en 2013, se hizo con Beka Finance, la antigua Caja Madrid Bolsa, por cerca de 40 millones. Los dos brókeres se fusionaron en 2016. Pero los resultados no han sido los esperados y este año ha completado la venta de este bróker al fondo de capital riesgo Gala Capital. Una operación para recuperar capital y adaptarse a la nueva situación.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios