operación valorada en 40.000M de euros

Las condiciones que exige Macron dinamitan la megafusión Fiat Chrysler - Renault

El grupo automovilístico ítalo-estadounidense ha decidido retirar su oferta de fusión tras saber que actualmente no existen las condiciones políticas para que se produzca

Foto: Foto: Reuters
Foto: Reuters

La junta del grupo automovilístico Fiat Chrysler (FCA) ha dedicido retirar su propuesta de fusión realizada al grupo Renault, después de las condiciones que ha exigido el Gobierno de Emmanuel Macron, muy preocupado por el impacto de la operación en la situación política y el tejido industrial del país. En un comunicado, FCA añade que sigue "firmemente convencida" de la razón convincente y transformadora" de su propuesta, cuya operación estaba valorada en unos 40.000 millones de dólares (33.000 millones de euros).

Con anterioridad, el Consejo de Administración de Renault había notificado en París que a petición del Estado francés, principal accionista, no se ha podido pronunciar finalmente este miércoles sobre la propuesta de fusión "debido al deseo expresado por los representantes del Estado francés de aplazar el voto a un consejo posterior".

La reacción en bolsa no se ha hecho esperar y las acciones desandan todo lo avanzado tras hacerse pública la negociación. De esta manera, los títulos de Renault corrigen un 6,8% hasta los 52 euros, mientras que las de Fiat en la bolsa de Milán han llegado a ceder un 3%, pero a las 10:00h de la mañana ya habían entrado en terreno positivo.

Las condiciones que exige Macron dinamitan la megafusión Fiat Chrysler - Renault

FCA informa de que "ha resuelto retirar su propuesta de fusión realizada a Grupo Renault", y que "sigue firmemente convencida de la razón convincente y transformadora" de su propuesta".

Subraya que su iniciativa "ha sido ampliamente apreciada desde su presentación, cuya estructura y términos fueron cuidadosamente equilibrados para ofrecer beneficios sustanciales a todas las partes".

La nota del grupo FCA afirma que "ha quedado claro que las condiciones políticas en Francia no existen actualmente para que tal combinación proceda exitosamente".

La junta de Fiat Chrysler agradece el "compromiso constructivo" al Grupo Renault, en particular a su presidente y su director ejecutivo, y también a los socios de la alianza con Nissan Motor y Mitsubishi" y añade que "continuará cumpliendo con sus compromisos a través de la implementación de su estrategia".

La decisión sobre una fusión a partes iguales con FCA se esperaba este martes, cuando el Consejo de Administración informó ya de un primer aplazamiento.

El pasado 30 de mayo, el consejo de Renault avanzó su decisión de estudiar "con interés" la posibilidad de esa fusión, que según sus primeras impresiones lo reforzaría industrialmente y sería "generador de valor adicional para la alianza" con Nissan y Mitsubishi.

Sin embargo, la posición de las japonesas Nissan y Mitsubishi ha sido uno de los elementos de conflicto en las negociaciones. El CEO de Nissan Motor, Hiroto Saikawa, consideró este lunes que pese a las nuevas oportunidades de negocio la fusión "alteraría significativamente la estructura" de la compañía francesa.

Por su parte, el ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, justificó ek miércoles el aplazamiento de la decisión de Renault sobre su fusión para poder establecer las condiciones fijadas por ambas partes.

En una entrevista en la emisora "RMC", Le Maire insistió en que el Estado, primer accionista de Renault donde posee el 15 % de su capital, "vela con firmeza por los intereses industriales de Renault y Francia".

"Queremos hacer esta fusión pero no con cualquier condición (...) sino con la condiciones que hemos fijado. Tomaremos el tiempo que haga falta", dijo.

Entre las condiciones, el Gobierno francés exigía que se conservaran los centros industriales y los empleos en Francia (donde Renault tiene 48.600 trabajadores) y que el Estado francés tenga representación en el consejo que resultaría de la fusión.

Tras el anuncio de FCA, el Ministerio de Le Maire ha asegurado en un comunicado que "había acogido [la operación] con apertura y trabajó de forma constructiva con el conjunto de las partes implicadas" y que el retraso del consejo de administración de Renault para dar una respuesta -la gota que ha colmado el vaso para Fiat- se debió a que aun faltaba "el apoyo explícito de Nissan".

Megafusión

El grupo italo-estadounidense esperaba lograr con la fusión sinergias anuales superiores a los 5.000 millones de euros de un conjunto cuya capitalización bursátil debería superar los 30.000 millones y vender 8,7 millones de vehículos.

Por su parte, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, también se había pronunciado en defensa de los intereses italianos y alegó este lunes que seguía con atención las negociaciones y confiaba en que no hubiera despidos en Italia si la fusión se materializaba.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios