PARA GENERAR CAPITAL DE FORMA SOSTENIBLE

La banca necesita elevar un 40% su beneficio para disipar las dudas sobre su rentabilidad

La mayoría de entidades cumple más de una década sin retribuir a los inversores, como estos exigen para invertir. El problema de rentabilidad es incluso mayor del que admiten

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los bancos son la diana del mercado. Cuando todo va bien, su desempeño es peor por los tipos al 0%, y cuando hay olas de ventas, son los primeros en sufrir. La razón es simple: es un sector que de forma generalizada ha sido incapaz de elevar su rentabilidad hasta las exigencias del mercado en función de su perfil de riesgo. Para contentar al accionista y ser sostenibles a largo plazo, necesitan incrementar el beneficio entre un 12% y un 40%.

La brecha entre los retornos que reclaman los inversores (coste del capital) y el que generan los bancos con sus fondos propios (ROE) explica que de las ocho entidades que están en la bolsa española, siete coticen con un valor bursátil inferior al que tienen en libros, lo que es otra forma de expresar que destruyen valor para el accionista.

El coste del capital es inobservable, pero hay multitud de cálculos al respecto. El Banco de España (BdE) estimó el año pasado que se situaba por encima del 10% —frente al 6% de todo el universo cotizado—, mientras que los analistas realizan aproximaciones que lo elevan hasta niveles en torno al 12% por dos vías: una es el cociente entre el PER (veces que se repite el beneficio por acción en el precio) estimado a futuro y el actual, y la otra el cociente entre el ROE y la ratio de valor bursátil respecto al contable.

Desde el sector, se alude desde hace años a que se sitúa entre el 8% y el 10%, una horquilla amplia que también señaló el mes pasado el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, en una alusión a lo obvio al hablar de los retos de la banca: “Su rentabilidad se mantiene por debajo de su coste de capital a largo plazo (...). Las bajas perspectivas de rentabilidad se traducen en bajas valoraciones bancarias, como se observa en las relaciones precio-libro, muy por debajo de uno, lo que dificulta la capacidad de reunir capital”.

Al supervisor le preocupa tanto el déficit de rentabilidad como que los bancos españoles están a la cola en Europa con sus colchones de capital. El BCE pide de forma no vinculante que avancen hacia el 12% con su ratio de capital de máxima calidad (CET1 ‘fully loaded’), algo que también piden —y ponen en precio— los inversores.

Para alcanzar una horquilla de rentabilidad entre el 8% y el 10% con un colchón de capital (ficticio) en el 12%, los bancos necesitan ganar entre un 12,5% y un 40% más a tenor de los resultados del primer trimestre. Como son cifras trimestrales que se anualizan, se deben tener en cuenta muchos matices, pero sirven de aproximación para reflejar el problema de rentabilidad de la banca española, arguyen analistas consultados.

El exministro español apuntó el elemento que preocupa a los supervisores: la rentabilidad es la forma que tienen los bancos de generar capital de forma orgánica y sostenible. Si un banco no es rentable, tendrá problemas para ello, con lo que no será sostenible a largo plazo. Y para que un banco sea rentable a ojos del inversor, debe empatar al menos con el coste del capital, lo que se traduce en que debe incrementar sus beneficios.

Hay que tener en cuenta que el ROE y el coste del capital se retroalimentan, ya que a medida que un banco eleva de forma sostenida su rentabilidad, la percepción por parte del mercado mejora, con lo que baja el retorno exigido. Los banqueros también recuerdan que el colchón de capital está sobradamente por encima de los requerimientos, aunque la mayoría ha priorizado aumentarlo ante la discriminación negativa que ha hecho el mercado sobre los que menos margen de solvencia tienen.

El capital es el gran componente del denominador (fondos propios) en el ROE, mientras que el numerador es el beneficio. Si sube el colchón de solvencia, baja el ROE. Por ello, la necesidad real de más beneficio para la sostenibilidad a largo plazo de los bancos es aún mayor de lo que parece.

Diferencias entre bancos

Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell y Bankinter tienen ratios de capital inferiores al 12%, con lo que su retorno sobre fondos propios sería menor al que publican si elevan este colchón. Por su parte, Unicaja y Bankia están muy por encima, y Liberbank, cerca de este umbral de referencia del supervisor.

Las diferencias entre entidades son abismales. Para alcanzar un ROE del 8%, partiendo de una ratio CET1 ‘fully loaded’ del 12%, Liberbank necesita incrementar su beneficio un 160%; Santander, un 35%; Bankia, un 21%; Unicaja, un 13%, y Sabadell, un 6%. Por el contrario, BBVA y Bankinter ya están por encima, y CaixaBank en línea.

El banco presidido por Pedro Guerrero y encabezado por María Dolores Dancausa como consejera delegada se queda solo si la ambición pasa al 10% de ROE —siempre, con un 12% de ratio de capital—. En este caso, BBVA estaría a un 8% y CaixaBank a un 24%. El resto, mucho más lejos: Sabadell, a un 32%; Unicaja, a un 41%; Bankia, a un 50%, Santander, a un 69%, y Liberbank, a un 226%. Pero estos avances tendrán que llegar con los tipos de interés en mínimos, lo que pondrá a prueba el ingenio y las capacidades de sus gestores.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios