PLEITO EN LA AUDIENCIA NACIONAL

Hacienda revienta la ingeniería financiera de Goldman Sachs en el pelotazo de Redexis

La Agencia Tributaria exige a la empresa de gas, que ha estado controlada por el banco americano durante ocho años, una factura de casi 80 millones por gastos no deducibles

Foto: Sede de Goldman Sachs. (Reuters)
Sede de Goldman Sachs. (Reuters)

El Ministerio de Hacienda ha puesto en alerta a los fondos de capital riesgo, inversores que suelen estrujar la norma contable al máximo para obtener rentabilidades mínimas del 20% en su inversión. Según documentos oficiales, la Agencia Tributaria mantiene un pleito con los ‘private equity’ dueños de Redexis, una de las mayores empresas de gas ciudad de España, por deducirse cerca de 80 millones de euros para rebajar el pago de impuestos. Una inspección que se dirime en la Audiencia Nacional tras el pelotazo que dio Goldman Sachs hace un año con la venta de esta compañía a otros cuatro fondos competidores.

Según la citada documentación, Hacienda abrió un expediente en 2015 por el impuesto de sociedades de los ejercicios 2010, 2011 y 2012. Los inspectores de la Agencia Tributaria, en ese momento dependientes de Cristóbal Montoro, concluyeron que debía producirse un incremento de la cuota del citado impuesto por importe de 348.000 euros, pero, sobre todo, una reducción de las bases imponibles negativas generadas en el ejercicio 2011 por 35,29 millones y una disminución de los gastos financieros netos pendientes de deducción en ejercicios futuros por 35,39 millones.

La inspección califica ciertos préstamos participativos concedidos por Goldman Sachs a Redexis como aportaciones a los fondos propios efectuadas por los accionistas del grupo y, consecuentemente, rechazó que pudieran ser deducibles de los gastos financieros asociados a los referidos préstamos en los ejercicios 2010, 2011 y 2012. En otras palabras, que debían darlos de baja y aumentar su factura fiscal.

Redexis considera que el ajuste propuesto no es conforme a derecho y por ello ha interpuesto recurso económico-administrativo ante el Tribunal Económico Administrativo-Central (TEAC), presentando alegaciones contra la liquidación de la inspección. Sin embargo, este organismo dio la razón a la Agencia Tributaria al confirmar la inspección, por lo que la empresa gasista ha cursado una demanda en la Audiencia Nacional.

La compañía admite el litigio y expone que existe base jurídica suficiente para sostener el criterio aplicado por el grupo. Además, añade que, en cualquier caso, incluso en el de perder la demanda, la sentencia no supondría salida de caja, ya que tan solo sería una disminución de la factura fiscal de entre 75 y 80 millones de euros, teniendo en cuenta los gastos de demora.

La compañía admite el litigio y expone que existe base jurídica suficiente para sostener el criterio aplicado por el grupo

Pero lo cierto es que esos 80 millones que están ahora en litigio representan el 50% del ebitda que obtiene Redexis (unos 162 millones en 2017, último dato disponible), que ha invertido más de 1.000 millones en extender su red de gas. La compañía es el segundo mayor operador de transporte gasista y el tercer operador más grande de distribución de gas natural y GLP del país.

Goldman Sachs vendió su 50,1% de Redexis hace ahora un año a los fondos de pensiones europeos Arbejdsmarkedets Tillaegspension (ATP) y Universities Superannuation Scheme (USS), así como a los inversores financieros chinos Guoxin Guotong Fund LLP (GT Fund) y CNIC Corporation Limited (CNIC), La compañía de gas se valoró en 3.000 millones de euros. El banco estadounidense, que había comprado el 100% del capital en 2010 por 800 millones, hizo por tanto una operación de libro, pese a que tardó más de un año en cerrar la transacción por el alto precio que pedía.

Una práctica habitual

La estructura financiera que Goldman Sachs montó para comprar y vender Redexis es muy habitual en las operaciones lideradas por el capital riesgo. En un gran porcentaje de casos, además de la deuda bancaria que solicitan para financiar la adquisición inicial, las firmas de 'private equity' conceden préstamos participativos que posteriormente pueden computar como capital. El caso más reciente es el de DIA, donde LetterOne ha concedido un adelanto de casi 200 millones de euros para sacar a la cadena de supermercados de la causa de disolución.

Otras sociedades como Alantra, Permira, Carlyle, Blackstone, Apollo, Portobello CVC Capital Partners, Cinven o BC Partners, entre otras, utilizan este mismo modelo, con el que inyectan recursos propios a sus participadas y posteriormente se desgravan los gastos financieros. El caso de Redexis, según fuentes del sector, puede suponer un cambio muy significativo en el ensamblaje de estas operaciones, ya que supondría un serio golpe para las firmas de capital riesgo que tratan de optimizar sus estructuras fiscales para obtener mayores beneficios.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios