El mercado recibe el nuevo plan con alzas

Triple ofensiva de Quabit: compra Rayet, será agente urbanizador y entra en alquiler

Tras haber tenido que retrasar el calendario de su plan de negocio por los retrasos en las obras, la compañía ha apostado por integrar Rayet para ganar estabilidad y dar certidumbre al mercado

Foto: Félix Abánades.
Félix Abánades.

Nueva hoja de ruta para afrontar los nuevos tiempos. En medio de la crisis de confianza que vive el sector promotor, y con un creciente número de voces advirtiendo del cambio de ciclo, una de las decanas del sector, la compañía alcarreña Quabit, ha lanzado una triple ofensiva.

Por una parte, ha acordado la compra de la constructora Rayet, lo que supone volver a sus orígenes, ya que en las entrañas de Quabit descansa la antigua Rayet Promoción, y apostar por la integración como fórmula para combatir los retrasos en las entregas y el incremento de los costes de construcción.

Este punto es esencial, ya que la compañía arrastra un retraso medio de entregas de viviendas de cuatro meses respecto al calendario que había anunciado, de los cuales, tres meses son debidos a los incumplimientos en el plazo de las obras y uno, a retrasos en la obtención de licencias.

En segundo lugar, ha decidido convertirse en agente urbanizador, lo que permitirá a Quabit, además de diversificar sus líneas de negocio, "proveernos de suelo un 40% más barato", ha señalado Félix Abánades, presidente de Quabit y principal accionista de Rayet Construcción, quien también recuerda que "hay muchas carteras de fondos y bancos que necesitan que alguien les ponga en valor sus terrenos".

Por último, la compañía continúa hablando con fondos para entrar en el negocio de la promoción de viviendas para alquiler, campo en el que espera realizar operaciones de proyectos llave en mano como los que ya han cerrado Aedas y Metrovacesa. "El alquiler tendrá todavía más sentido con la compra de la constructora, porque obtendremos dos márgenes, el de construcción y el de gestión", ha apuntado Abánades, quien también recuerda que, "para ser agente urbanizador, es transcendental tener constructora".

Revisión del plan de negocio

Con estos tres movimientos, la promotora confía en haber adaptado todas sus capacidades para poder cumplir el plan de negocio, una hoja de ruta que acaba de modificar, rebajando un 6% el objetivo total de entregas en cinco años, debido a algunas ventas de suelo que ha llevado a cabo, y retrasando el ritmo previsto de entregas durante los próximos dos ejercicios.

A pesar de la desconfianza con que cotizan actualmente las promotoras, tras los dos 'profit warning' de Neinor y la advertencia de retrasos de Metrovacesa, los inversores recogieron ayer con subidas las nuevas de Quabit, que cerró la sesión con un alza del 2,98%, en 1,246 euros por acción.

Este importe es un 37,7% inferior a los dos euros en que se ha calculado el valor de cada título de Quabit para abordar la compra de Rayet. La constructora se ha valorado en 15,8 millones, importe que se satisfará en efectivo en un 30% y con acciones de autocartera de la promotora en el otro 70%.

Abánades se ha comprometido ya a vender su 82,95% por 13,1 millones, operación que le supondrá pasar de controlar el 16,793% de Quabit al 19,822%, mientras que los minoritarios deberán pronunciarse en las próximas semanas, cuando esté lista la opinión favorable del experto independiente que se nombre.

Según los últimos registros oficiales de la CNMV —Comisión Nacional del Mercado de Valores—, la autocartera de la promotora se sitúa actualmente en el 1,78%, y los responsables de la compañía estiman que necesitarán adquirir algo menos del 1% para abordar la compra de Rayet.

"Hemos mirado otras constructoras, pero es muy complicado. Por suerte, Rayet pasó por un concurso y está saneada. Además, nosotros necesitábamos una constructora no demasiado grande, para que se centre en Quabit, y los equipos ya se conocen, por su pasado común", ha explicado el presidente de Quabit.

Una vez se complete la adquisición de la constructora, ésta dejará de trabajar para otros clientes, lo que supondrá renunciar el 50% de sus ingresos actuales. Pero, precisamente por ese nexo que suponía tener el mismo accionista de referencia, Rayet ya estaba renunciado a aceptar más oferta de terceros para poder abordar lo que le pedía Quabit.

"Gracias a Rayet, hemos conseguido que en el Corredor del Henares los números nos encajen, si no hubiera sido por ella, los números habrían sido peores", ha desvelado el empresario, quien reconoce haber tenido alguna oferta de compra por su constructora, "que no hemos querido escuchar". Diferente será cuando empiece la consolidación del sector, un proceso que Abánades considera que será a partir del próximo año, y en el que, sin querer desvelar sus cartas, admite que estarán jugando sus manos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios