sector legal

Los despachos y las Big Four evitan pillarse los dedos con el nuevo registro de jornada

Aunque todo apunta a que los abogados de despachos no deben registrar sus horas, la gran mayoría de firmas no quiere lanzar las campanas al vuelo y se muestra prudente sobre su posible aplicación

Foto: Vista general del distrito de las Cuatro Torres de Madrid. (Reuters)
Vista general del distrito de las Cuatro Torres de Madrid. (Reuters)

Si hay un sector donde los profesionales han visto pasar todas las horas del reloj, ese es el de la abogacía. La profesión no entiende de horarios, ni fines de semana ni festivos. La cultura de que 'el cliente manda' está muy arraigada y el nuevo registro obligatorio disparó las alarmas en un principio. Tras la oleada de consultas a la Administración, el Ministerio de Trabajo puntualizó varios aspectos en una guía de dudas en la que se señala que los profesionales que pertenecen al régimen laboral especial (como los abogados de despacho) quedan exentos de la nueva ley. No obstante, en el sector todavía existen dudas y se ha impuesto la ley de la prudencia.

"La percepción es que no tendremos que contabilizar las horas de los abogados", explica el socio director de un conocido despacho. Este veterano abogado, que pide permanecer en el anonimato, admite que todavía hay dudas sobre la aplicación efectiva de la ley y recuerda que el ministerio ya ha dicho que la inspección laboral actuará "con sentido común" de cara a posibles multas. De hecho, Trabajo ya ha señalado que no sancionará a aquellas compañías que aunque todavía no tengan el registro, puedan demostrar que ya trabajan en su implantación.

El Confidencial ha sondeado a los principales despachos de abogados de España, incluidas las Big Four (PwC, Deloitte, EY y KPMG), para conocer su posición ante este espinoso real decreto-ley impulsado por el Gobierno de Pedro Sánchez.

Garrigues, el despacho de abogados más grande de España, recuerda que los letrados que prestan servicios en despachos están sujetos a la citada regulación especial establecida por el Real Decreto-Ley 1331/2006, una norma que cuenta con disposiciones específicas en lo relativo al horario de trabajo. "Es evidente que la realización de la actividad profesional de los abogados requiere disponer de un mayor margen de flexibilidad en la utilización y distribución del tiempo de trabajo, con el fin de asegurar, entre otras cuestiones, el servicio al cliente y el cumplimiento de los plazos procesales", explica la firma. Por tanto, no se le puede aplicar el registro diario de jornada previsto en la legislación laboral ordinaria.

El bufete también recuerda que en la citada guía distribuida por Trabajo se especifica que en las relaciones laborales especiales habrá que “estar a lo establecido en su normativa específica y atender tanto a la forma y extensión con que esté regulada la jornada de trabajo como a las reglas de supletoriedad establecidas en cada caso”. En román paladino, Garrigues no va a registrar la jornada de sus abogados al entender que está amparado por el régimen laboral especial. Respecto al resto del personal, la firma señala que ya registra su jornada diariamente. En el caso de Uría Menéndez, la firma comunicó internamente hace unos días que el personal de apoyo, que mantiene una relación laboral ordinaria, contará en junio con una aplicación informática para registrar su jornada, no así los abogados, que se rigen por la citada relación laboral especial. A este respecto, la firma precisa que estudia este punto.

Entre las firmas que más facturan, también están algunas marcas internacionales que tampoco han tomado todavía una decisión. Baker McKenzie, el despacho internacional que más factura en España, señala que han tomado nota de la nueva normativa para implementarla en el despacho y comparten la argumentación de Garrigues en lo que a abogados se refiere. "La actividad y relación especial del abogado parecen poco compatibles con el modelo para el que está pensada esta legislación, dado que los abogados están sujetos al régimen especial de abogados", explica. "Estamos, además, pendientes del desarrollo reglamentario o de instrucciones o regulaciones sectoriales posteriores que se puedan dar".

Hace unos días, los socios directores de conocidos despachos manifestaron su discrepancia del nuevo registro de la jornada laboral

En cuanto a Linklaters, la firma británica señala que han puesto en revisión sus sistemas de control internos para valorar si tienen que adaptarlos o no a la nueva normativa. Cierra la terna Clifford Chance, que consiera que por ahora resulta prematuro pronunciarse.

Mención aparte para las Big Four, consultoras que posteriormente desarrollaron sus divisiones legales. José Luis Risco, director de Recursos Humanos de EY, explica que en su caso la empresa se rige por el régimen de consultoría y que todos los cambios los van a aplicar por igual a abogados, consultores y personal de apoyo. "Lo que tenemos sobre la mesa es una adaptación del sistema de control que ya teníamos", señala. Por su parte, PwC, KPMG y Deloitte apuntan que también cuentan con un sistema de registro de horas interno y que ahora están valorando el encaje de la nueva normativa.

Los despachos y las Big Four evitan pillarse los dedos con el nuevo registro de jornada

Hace una semana, socios directores de importantes firmas participaron en una mesa moderada por el decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), José María Alonso, en la que manifestaron su rechazo ante el registro de la jornada laboral, según recoge 'Cinco Días'. Desde que se trata de un atentado contra el ejercicio jurídico a un sinsentido, los letrados manifestaron sus discrepancias de la medida del Gobierno para controlar que se cumplen los horarios. No obstante, cabe precisar que este debate, que tuvo lugar en el XII Congreso de la Abogacía celebrado en Valladolid, se dio antes de que Trabajo publicase su citada guía de dudas en la que se indica que la ley no se aplicará a los profesionales sujetos al régimen laboral especial.

Sea como fuere, una semana después de la entrada en vigor de la ley, lo único que está claro es que las firmas no quieren pillarse los dedos lanzando un mensaje que luego no puedan cumplir.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios