FUSIÓN FRUSTRADA

Así se rompió la fusión Unicaja-Liberbank: Medel y Oceanwood pusieron líneas rojas

La entidad malagueña se plantó en el canje 60/40 tras hacer los números de la fusión. Por debajo de esa ecuación, el consejo del banco y su principal accionista no veían recorrido

Foto: Manuel Menéndez (izda.), consejero delegado de Liberbank; y Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco.
Manuel Menéndez (izda.), consejero delegado de Liberbank; y Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco.

Las negociaciones para la fusión entre Unicaja Banco y Liberbank encallaron hace más de un mes, tras la 'due diligence' (revisión de activos) de las dos entidades. Desde entonces, ha habido intentos y gestos, aunque pocas posibilidades reales de que la fusión saliera adelante.

Sobre todo porque los principales accionistas de los dos bancos fijaron líneas rojas: la Fundación Unicaja, presidida por Braulio Medel, estableció un 60%-40% (Unicaja/Liberbank) de reparto del capital como mínimo inamovible, y el fondo Oceanwood, segundo accionista del grupo asturiano, no veía una operación por menos de un 45% del nuevo grupo, aunque hubiera podido ceder hasta el 42-43%, según fuentes próximas a la negociación consultadas por este medio. Ambos inversores están en los consejos de los bancos, aunque no han sido los que han liderado las negociaciones, que han llevado el presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, y el consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez.

Lejos del 60/40, Unicaja Banco llegó incluso a ofrecer mucho menos a Liberbank. Las negociaciones arrancaron en el 68/32 a comienzos de año, aunque tras la 'due diligence' Unicaja mejoró su propuesta hasta el 60/40, según las mismas fuentes.

Fortalezas y debilidades

Estas diferencias, junto a la posibilidad de que hubieran tenido que ampliar capital, han tirado por tierra las negociaciones. Las posiciones de los principales accionistas han dejado un margen ajustado a los gestores, para disgusto del Banco de España y el BCE, que han intentado hasta el último momento que hubiera un entendimiento.

Cada entidad ha intentado hacer valer sus fortalezas durante las negociaciones, pero para Unicaja bajar del 60% era un muro infranqueable por las diferencias de las dos entidades en tamaño, solvencia y seguridad para los supervisores. La entidad tiene un mejor 'rating' para el BCE y el FROB europeo (SRB), según las notas de capital (SREP) y de colchón anticrisis (MREL) hechas públicas en los últimos meses.

Desde el entorno de Liberbank, argumentaron durante las negociaciones que ellos ya han hecho más los deberes en ajuste de plantilla y venta de activos problemáticos, y que su red tiene más dinamismo comercial.

Por su parte, desde Unicaja creen que su parte de deberes ya se estaba haciendo con la venta de una cartera de 1.000 millones que hay en marcha, y con el plan de bajas incentivadas anunciado y provisionado a finales de año.

Liberbank también intentó hacer valer la trayectoria de las cotizaciones de las dos entidades desde que se anunciaron las negociaciones en diciembre, que daba una ecuación del 57/43. Aun así, el banco malagueño creía que había que mirar también hacia atrás en la evolución del mercado.

Implicaciones

El mercado recogió la noticia ayer miércoles con subidas del 4% para Liberbank, sobre la que se especula que pueda haber de nuevo una oferta de Abanca, y una caída del 0,5% de Unicaja. El volumen de negociación de la entidad asturiana fue el doble que el de la andaluza, a pesar de su menor capitalización.

Tras la ruptura de la fusión, la Fundación Unicaja tiene que reducir su participación en el banco por debajo del 40% antes de final de año.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios