Impacta de forma diferente a los usuarios

Naturgy pide centralizar la maraña de impuestos energéticos autonómicos y locales

Denuncia en un informe elaborado por expertos fiscalistas de la consultora EY que la heterogeneidad y variedad de tributos que gravan al sector ha provocado una competencia fiscal perjudicial

Foto: Logo de la compañía eléctrica. (Reuters)
Logo de la compañía eléctrica. (Reuters)

La compañía energética Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa) pide centralizar y homogeneizar la maraña de impuestos autonómicos y locales que se han ido creando en España para cargar al sector, fundamentalmente por razones medioambientales, en los últimos años.

Según un informe elaborado por la fundación de la empresa encargado a expertos fiscalistas de la consultora EY, al que ha tenido acceso El Confidencial, la heterogeneidad y variedad de tributos que gravan al sector energético ha generado "competencia fiscal perjudicial", al influir en la implantación de determinadas actividades por la cuestión tributaria. Algo sin sentido dado que las infraestructuras energéticas no pueden instalarse con criterio territorial. Una situación que provoca que el impacto sobre el bolsillo de los consumidores sea desigual entre los ciudadanos de los diversos territorios.

De esta forma, la eléctrica estima que no ha habido reglas de juego homogéneas para poner orden en la creación de estos tributos. Según sus cifras, actualmente existen más de 60 impuestos autonómicos a los que podría atribuirse carácter medioambiental y además, incumplen en numerosas ocasiones el principio de afectación de la recaudación obtenida por estos nuevos impuestos a gastos de protección del medio ambiente.

La heterogeneidad de los impuestos en el sector energético en las distintas CCAA genera desigualdad en la factura de los consumidores

Todo ello ha desembocado en que "la pretendida fiscalidad ecológica aplicable en el sector hasta ahora ha sido heterogénea, sin cumplir unas reglas de homogeneidad mínima en cuanto a la configuración de estos tributos ecológicos". En este sentido, algunos gravan emisiones de CO2, otros gravan el resto de emisiones y otros gravan el impacto visual de algunas instalaciones, como los aerogeneradores o las líneas de transporte y distribución.

En la presentación del libro, el presidente de la Fundación Naturgy y exconsejero delegado de la energética, Rafael Villaseca, explicó que la publicación aporta datos para poder valorar si el destino de lo recaudado es más o menos finalista. “De la compilación y la evaluación realizada en el estudio, se deduce el carácter básicamente recaudatorio de estos gravámenes en la actualidad en nuestro país”, afirmó Villaseca, que añadió que “la fiscalidad energética actual no se destina siempre de forma prioritaria a resolver los problemas energéticos y ambientales que dieron lugar al impuesto”.

El presidente de la Fundación Naturgy, Rafael Villaseca.
El presidente de la Fundación Naturgy, Rafael Villaseca.

El informe asegura que que en función del territorio o Comunidad Autónoma donde se ejerza la actividad se pueda contaminar se abonará o no un impuesto ecológico. En relación a esto, ni siquiera existen reglas comunes en cuanto al gravamen sobre emisiones entre Comunidades Autónomas, ya que algunas de ellas gravan de forma directa al agente contaminante que emite gases o partículas perjudiciales para el medioambiente, mientras que otras no establecen un gravamen sobre emisiones, sino otro tipo de impuestos.

A este respecto, los expertos aseguran en el informe que los impuestos que recaen sobre las emisiones de CO2 son tributos autonómicos que persiguen finalidades medioambientales globales imposibles de alcanzar adecuadamente en el ámbito regional (el CO2 afecta a la capa de ozono).

Por todo ello, el informe propone crear impuestos estatales, cuya recaudación se cederá a las CCAA e integrar en estos nuevos gravámenes los impuestos ecológicos ya existentes a nivel regional. Es decir, estatalizar los impuestos regionales. El informe, además, asegura que los diversos impuestos han dejado al sector en una posición de discriminación en relación a otros sectores de la economía por un mismo impuesto. En esta línea, asegura que sobre el sector recaen la mayor parte de los tributos ecológicos sin que ante las mismas conductas perjudiciales para el medioambiente se grave al resto de sectores productivos de la economía.

La problemática que pone encima de la mesa Naturgy, que presenta el informe este jueves, llega tras las elecciones generales y a sólo 18 días de los comicios autonómicos y locales. En un momento en que la fiscalidad del sector se está repensando y se esperan cambios sustanciales ligados al medioambiente y la reducción de emisiones de CO2 para alcanzar en la próxima década los objetivos comprometidos con Bruselas.

La heterogeneidad de impuestos energéticos ya le ha provocado problemas al Gobierno en el pasado. Fue la propia Gas Natural Fenosa la que llevó a los tribunales los distintos gravamenes autonómicos que no pagaban los habitantes de esas comunidades sino el total de consumidores españoles. Tras una sentencia del Tribunal Supremo a favor de las elécrtricas, el Ejecutivo de Pedro Sánchez tuvo que aprobar una norma para meter un extracoste a diversasa regiones, donde Galicia y Castilla y León han sido las peor paradas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios