JUICIO POR LA SALIDA A BOLSA DE BANKIA

Fainé desmiente a Aríztegui: el Banco de España le llamó para invertir en Bankia

Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, deja en cuestión la declaración de Javier Aríztegui, exsubgobernador del Banco de España, en el juicio de

Foto: Isidro Fainé, presidente de la Fundación laCaixa
Isidro Fainé, presidente de la Fundación laCaixa

Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, deja en cuestión la declaración de Javier Aríztegui, exsubgobernador del Banco de España, en el juicio de Bankia. El histórico presidente de La Caixa declara este miércoles como testigo y ha refrendado lo que dijo el expresidente de BBVA, Francisco González: el Banco de España llamó a las entidades para que respaldaran la salida a bolsa de Bankia. Hace dos días, Aríztegui lo negó rotundamente.

"En 2011 yo era presidente no ejecutivo, el primer ejecutivo era Juan María Nin. Recibí una llamada del subgobernador por si queríamos analizar la operación", ha señalado Fainé. Ha añadido que trasladó la llamada a nivel ejecutivo y, tras un estudio de los técnicos, la Comisión Ejecutiva determinó que "a un precio determinado podía tener una salida".

Hace un mes, González señaló que Arítztegui "habló con nuestra gente, gente importante [el consejero delegado, Ángel Cano] y y manifestó interés en que participáramos en la operación".

Este punto es relevante en el juicio de Bankia ya que las acusaciones defienden que la entidad nacionalizada no tuvo demanda de inversores institucionales, más allá de la soliticada por el Gobierno y el banco de España.

Pérdidas de 50 millones

La inversión de CaixaBank ascendió a 100 millones y, al contrario que otros grandes compradores, la entidad catalana la mantuvo hasta mayo-junio de 2012, con pérdidas de 50 millones. "Cuando vimos que no había solución, se vendió. Pensamos que podríamos tener un rendimiento rentable, la experiencia nos ha dado la razón muchas veces", ha expuesto.

"Estábamos en una segunda recesión, eran años dificiles. Empezó como una crisis financiera, que pasó a económica, que después pasó a crisis de confianza y despues social. Era un momento muy delicado. Tras los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal, España estaba enfilada. Cuando vemos las cosas lo hacemos con globalidad. Y pensamos que a esos precios la operación podía salir, e invertimos una cantidad prudente. Fue dirigido por los técnicos. Se hizo con buena fe, confiando en que nos iría bien", ha explicado el banquero catalán.

Fusión CaixaBank-Bankia

Fainé también ha sorprendido con otras declaraciones, al negar -en contra de lo que han dicho otros testigos y acusados- que negociara una fusión con Bankia en 2012, antes del rescate. El expresidente de CaixaBank sí que ha reconocido "conversaciones" en 2009 y 2010 entre La Caixa y Caja Madrid, una operación "que hubiera sido buena para España". "No pudo ser, decidieron hacer otras operaciones que le parecieron mejores", ha añadido.

El presidente de la Fundación laCaixa ha hecho mención a la compra de Banco de Valencia, que se cerró en noviembre de 2012, señalando que "una semana antes me llama el gobernador para que estudiemos la operación", aunque sin aclarar cuándo exactamente fue la conversación.

Fainé también ha explicado su versión de las reuniones de comienzos de mayo de 2012 entre el entonces ministro Luis de Guindos con los presidentes de Santander (Emilio Botín), BBVA (González), CaixaBank (él) y Bankia (Rodrigo Rato). Ha negado que él pidiera la dimisión de Rato y expuesto que él entendía las dos posturas: los 15.000-20.000 millones que FG creía que le faltaban a Bankia, y el plan Rato, con un posible rescate de 7.000 millones. "Lo que decía Paco (González) era lo que veía el mercado y tenía su lógica, y lo que proponía Rodrigo (Rato) también".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios