JUICIO POR LA SALIDA A BOLSA DE BANKIA

Banco de España ignoró un informe interno que desaconsejaba la salida a bolsa de Bankia

El regulador no tuvo en cuenta un informe que alertaba del 8 de julio de 2011 que alertaba de "dudas" sobre la contabilidad de Bankia y que su matriz entraría en causa de disolución

Foto: Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España. (EFE)
Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España. (EFE)

Nuevo capítulo de la guerra del Banco de España en el juicio de Bankia. Un alto cargo del regulador aportó este lunes nuevos correos y un informe que cuestionan la versión hasta ahora dada por la institución respecto a la salida a bolsa y la crisis de la cuarta entidad del país. Se trata de Jorge Pérez Ramírez, exresponsable de la División de Normativa Contable en 2010 y 2011 y actualmente en activo en la dirección general de Regulación.

Pérez aportó correos y un informe de julio de 2011, semanas antes de la salida a bolsa de Bankia. En estos documentos, a los que ha tenido acceso este medio, ponía en duda los efectos que provocaría la Oferta Pública de Suscripción (OPS) y la información que se estaba dando a los inversores. El propio ejecutivo ya fue duro en sus declaraciones de ayer como testigo.

Quiebra técnica

Según las conclusiones del informe de Pérez, el problema de Bankia radicaba en el excesivo descuento con el que iba a salir a bolsa, del 64%-70% sobre el valor en libros, que ya en 8 de julio le hacía "dudar" respecto "de las cuentas anuales consolidadas de diciembre de 2010". Según este experto, el hecho de que Bankia fuera de reciente creación y que la salida a bolsa fuera casi simultánea, tenía que haber llevado a que su descuento en la OPS fuera de un máximo del 10-20%. Lo contrario, le hizo pensar mal.

Por si fuera poco, este informe añadía que, como consecuencia de la salida a bolsa, la matriz de Bankia -BFA- entraría en quiebra técnica, con un patrimonio negativo de 377 millones. "En los estados consolidados (Grupo BFA) dicho deterioro se debe reflejar directamente al consolidar los activos netos deteriorados de la filial. Ahora bien, si el deterioro no se refleja en la propia filial (Bankia), los estados consolidados no estarían reflejando la imagen fiel", expone el estudio.

Sede del Banco de España en Madrid. (EFE)
Sede del Banco de España en Madrid. (EFE)

Este documento se elevó a sus responsables sin que se tomara ninguna medida. Fuentes próximas a la antigua cúpula del regulador defienden que Pérez olvida que toda la banca cotizaba con grandes descuentos en 2011 y que una cosa es el valor de un activo en libros y otra el de mercado. Además, los acusados usarán el informe en su defensa, ya que la OPS a precio de derribo resta fuerza a la presunta estafa a los nuevos accionistas.

En cualquier caso, las revelaciones de Pérez contradicen las declaraciones de altos cargos del regulador y de acusados de Bankia, que durante meses han negado que se valorara con detenimiento el impacto del deterioro de Bankia en BFA antes de la salida a bolsa. Éste fue uno de los motivos que llevó al auditor a amenazar con poner salvedades a final de año.

La irrupción de estas nuevas pruebas encienden todavía más el clima de enfrentamiento entre la cúpula del Banco de España y los mandos intermedios, que se está poniendo de relieve en el juicio.

"Información parca"

En su informe, Pérez también criticaba la "parca información financiera suministrada" en el folleto de la salida a bolsa, ya que "abarca exclusivamente un trimestre". Sobre esto, miembros del regulador, la CNMV y acusados han defendido durante los últimos años que no se pudo hacer más, por la reciente creación de Bankia. Aportaron, eso sí, unas cuentas proforma juntando los negocios de las siete cajas.

Este estudio exprés se puso en marcha a raíz de un artículo publicado por El Confidencial, que generó inquietud al jefe de la división de Análisis y Asesoramiento, Guillermo Rodríguez. "Mi pregunta es si BFA tiene que reconocer o no la pérdida en sus cuentas individuales, lo que llevaría a la desaparición del patrimonio neto actual del banco y, en consecuencia, de las siete cajas accionistas", figura en uno de los correos.

En otro de ellos, el jefe de Pérez, José María Lamamie de Clairac, reconocía que las cuestiones analizadas le resultaban "inquietantes".

Junto a estas críticas, Pérez fue uno de los ejecutivos del Banco de España que más en firme su opuso a que las cajas sanearan sus cuentas de la fusión (de 2010) contra reservas en lugar de contra resultados, con lo que pudieron entregar bonus y pagar obras sociales a pesar del mal año.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios