FASE FINAL DE LAS NEGOCIACIONES

Unicaja deja atada la futura sucesión de Azuaga en la inminente fusión con Liberbank

La entidad malagueña tendrá la presidencia ejecutiva primero con Azuaga (de más de 70 años) y después con otro directivo tras su jubilación. El acuerdo puede cerrarse en cuestión de días

Foto: Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco. (EFE)
Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco. (EFE)

Unicaja Banco y Liberbank no quieren dejar ni el más mínimo detalle en el aire en la fusión que negocian desde hace meses. Sobre todo en gobierno corporativo: quién y cómo mandará en la nueva entidad financiera. Por ello, han decidido elaborar un protocolo de sucesión de los principales directivos, según fuentes financieras consultadas por este medio.

Este protocolo es especialmente importante para la entidad malagueña, cuyo principal ejecutivo y negociador es su presidente, Manuel Azuaga, que cumple 72 años en 2019. Salvo cambio de última hora, este financiero será el presidente ejecutivo del nuevo grupo, con Manuel Menéndez, de Liberbank y 59 años, como consejero delegado.

Esta diferencia de edad era vista en el mercado como una amenaza para los intereses de Unicaja. Desde el comienzo de las negociaciones, la entidad andaluza ha dejado claras varias líneas rojas: tener un porcentaje cercano al 60% del nuevo grupo —que parece conseguirá—; que la sede esté en Málaga, y mandar en la nueva entidad. Pero la posibilidad de que Azuaga se jubile dentro de unos años podría ser una oportunidad para Menéndez para arañar poder en la cúpula. No será así, según el protocolo que se está negociando, que deja a Unicaja la siguiente presidencia ejecutiva con las mismas funciones que reciba su hasta ahora número uno.

Junto a Azuaga, uno de los principales ejecutivos de la entidad es el actual consejero delegado, Enrique Sánchez del Villar, de confianza suya y del presidente de la fundación, que tiene un 50% del banco, Braulio Medel.

Posición del BCE

El gobierno corporativo ha sido uno de los ejes de la negociación con el BCE, en reuniones como la de hace varias semanas. El regulador europeo es contrario a que los bancos tengan presidentes ejecutivos. Unicaja y Liberbank pidieron flexibilidad para que dicha recomendación no se llevara por delante sus negociaciones de fusión. A su favor han contado con el precedente de BBVA, que consiguió la presidencia ejecutiva para Carlos Torres a pesar de la oposición del BCE, que llegó incluso a hacer leer una carta con su posición en el consejo del banco. La clave está en qué funciones se da a la presidencia de Azuaga y cuáles al cargo de Menéndez.

Las entidades también tienen casi cerrada la estructura del nuevo consejo de administración, que tendría unos 15 miembros, con cinco independientes y un mayor número de dominicales por parte de la Fundación Unicaja, principal accionista.

Calendario

Antes de que se cierren detalles como estos de gobierno corporativo, las dos entidades se centran en los otros dos ejes más importantes de las negociaciones: la ecuación de canje y la necesidad, o no, de una ampliación de capital.

Fuentes próximas a las negociaciones señalan que, salvo choque de última hora, Unicaja y Liberbank sellarán su proyecto de fusión esta semana o la próxima. Ambas entidades tienen los principales detalles con el BCE, aunque la aprobación formal no la tendrán hasta que haya acuerdo.

Según las fuentes consultadas, el pacto se puede cerrar con un reparto de en torno al 58% para Unicaja y el 42% para Liberbank. Ambos grupos tendrán de tiempo hasta que se apruebe formalmente la fusión (último trimestre) para lograr un nivel de capital que exige el BCE. En caso contrario, haría falta una pequeña ampliación, que no ve con buenos ojos Medel.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios