IBEX INSIDER

La última llamada de Juan Velayos y el amigo eléctrico de la ministra Ribera

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto:

Todos son de nuevo cuño y comparten generación. Más allá de la competencia sana, los grandes promotores del país son cuatro y bien avenidos. Solo este contexto puede explicar que Juan Velayos, el menos ladrillero de todos, telefoneara a sus colegas de gremio para adelantarles el nuevo ‘profit warning’ de Neinor que le costaría el puesto de consejero delegado, según fuentes del sector.

Días antes del anuncio oficial del 9 de abril, y a modo de despedida, el ejecutivo catalán tuvo la confianza suficiente para telefonear a Jorge Pérez de Leza (Metrovacesa), David Martínez (Aedas) y Juan Gómez Pintado (Vía Celere) y comunicarles lo que iba a pasar. Y aunque no hacía falta, también fue una forma de disculparse por si esa noticia, por extensión, les generaba algún problema.

El detalle de Velayos no evitó lo previsible. El mercado recibió de uñas la noticia de Neinor, que se hundió casi un 20%, y salpicó en bolsa a sus homólogas Metrovacesa y Aedas. Desde entonces, la tensión sigue siendo moneda de cambio respecto al negocio promotor, y eso a pesar de que los buenos datos de la economía española hacen prever un horizonte a corto sin sorpresas negativas.

Por si acaso, anticipándose a lo peor, Pérez de Leza ya ha dejado caer que también Metrovacesa puede incurrir en retrasos algún trimestre respecto a lo previsto en su plan de negocio. Lo dijo la semana pasada en la junta de accionistas de la compañía, donde para digerir mejor la noticia avanzó que pagará dividendo un año antes de lo previsto, para satisfacción de Santander y BBVA.

En el caso de Aedas, su situación es diferente, aunque también esté arrastrada por el contexto negativo del sector. Primero, porque sus planes siguen inalterables, en parte gracias a la calidad de su bolsa de suelo (comprada por Castlelake para su creación). Y segundo, porque lleva más de un año estudiando cómo afrontar la nueva fase del ciclo, tras descontar el fin de la primera ola compradora.

[Neinor se pone en manos de Goldman Sacha para estudiar su salto al alquiler]

La compañía dirigida por Martínez ha sido la primera en asegurarse la ejecución de sus suelos a los ritmos previstos con la venta de promociones a inversores para su posterior alquiler. Un viaje que Neinor estuvo a punto de abordar, aunque para quedarse en el balance los activos y desarrollar el negocio patrimonial, una actividad mucho menos rentable que los accionistas le vetaron.

Nada de esto es ajeno a Gómez Pintado, promotor y propietario, a diferencia de sus colegas, que se ha quedado con la brocha de la salida a bolsa de Vía Célere colgando. Tal vez por eso, con algún inversor atrapado respecto al calendario de salida ideal, su nombre forma parte de todas las quinielas como una de las primeras fichas para un inminente proceso de consolidación.

Aunque, al mismo tiempo, hay otras promotoras en el punto de mira de varios grandes fondos para que hagan un viaje a la inversa. Neinor y Metrovacesa son los que peor comportamiento acumulan desde su salida a bolsa, pero la presencia de accionistas de referencia dominantes hace difícil esta operación, ya que tendrían que afrontar minusvalías millonarias inasumibles.

[Aedas revoluciona el sector con el acuerdo llave en mano para el fondo Ares]

Mientras esas incógnitas se despejan, hay otros factores igual de importantes que tampoco suman estabilidad. Uno de ellos tiene que ver con la próxima cita electoral en ayuntamientos y comunidades autónomas, actores necesarios en el ‘timing’ del ciclo inmobiliario, por lo que pueda implicar en retrasos de tramitaciones e incluso cambios radicales de política de vivienda.

Y por si fuera poco, el incremento de los costes de producción sigue en escalada, por encima incluso de la capacidad para trasladarlo al precio de venta. Por esto, las principales promotoras avanzan en la industrialización de sus procesos, de manera que se acorten los tiempos de desarrollo y se baje la factura de la construcción. Todo esto lo sabía Velayos, pero era más importante salir a bolsa.

La pizza con trampa de Glovo

El cofundador de Glovo, Sacha Michaud.
El cofundador de Glovo, Sacha Michaud.

El negocio del 'delivery' no está en la entrega, si no en el 'marketplace', como demuestra la última ronda de financiación levantada por Glovo. Nada menos que 150 millones de euros entre dos nuevos socios, uno de los cuales es la cadena de pizzas Papa John's, a la vez un destacado cliente de la aplicación. Más allá de los 'riders', la plataforma dirigida por Sacha Michaud ofrece espacio a terceros para vender sus productos (comida) en la mejor posición posible, como el lineal de un supermercado. Ahora, con esta operación, la compañía de comida rápida se adentra en el negocio de la distribución, teniendo acceso a información de sus competidores y haciendo negocio indirecto a su costa. Una apuesta arriesgada en caso de que UberEats o Deliveroo aprovechen esa falta de neutralidad.

La soledad rusa de Borja de la Cierva

Borja de la Cierva.
Borja de la Cierva.

Fue la solución de urgencia para coger la patata caliente de DIA. Incluso se atrevió a ir contra la tesis del accionista de referencia, Mikhail Friedman. Sin embargo, el pulso liderado por Borja de la Cierva, avalado por el Banco Santander, primer acreedor y principal oponente al plan del magnate ruso, ha durado menos de lo previsto. De hecho, llegó derrotado a la junta de accionistas, donde defendió una alternativa aun sabiéndose en minoría, y ahora ha tenido que soportar el volantazo sonrojante del consejo de la compañía, que ahora da por buena la oferta de LetterOne. A la espera de que la CNMV avale la última argucia legal del ruso, 'made in' Pérez Llorca, solo falta el día que entregue su puesto a Jaime García Legaz. Se irá con finiquito, pero igual también con cita para los tribunales.

El amigo eléctrico de Teresa Ribera

Pepe Bogas.
Pepe Bogas.

Despejada la presencia incómoda de un presidente metomentodo, Pepe Bogas tiene por fin las llaves de Endesa. Y por si fuera poco, la relación más fluida con el actual regulador. Mientras el resto de competidores tienen que recurrir al Rasputín de Moncloa, el consejero delegado de Endesa goza de hilo directo con la ministra Teresa Ribera. La suya es una relación de amistad construida hace tiempo, como viejos actores que son en el mundo de la energía. En el caso de la titular de Transición Energética, su marido es el prestigioso jurista Mariano Bacigalupo, consejero de la Comisión Nacional para los Mercados y la Competencia (CNMC) y vocal de la sala de regulación. Una conexión eléctrica imbatible, incluso para el conectado Borja Prado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios