LA FAMILIA SEVILLANA MANTENDRÍA EL CONTROL

Los Manzanares buscan socio en la ingeniería Ayesa para encauzar la sucesión

José Luis Manzanares, fundador y presidente de una de las mayores ingenierías andaluzas, dará entrada a un socio externo que también respalde el crecimiento. Sea fondo o socio industrial

Foto: José Luis Manzanares, en el centro, junto a sus tres hijos. (Ayesa)
José Luis Manzanares, en el centro, junto a sus tres hijos. (Ayesa)

Los Manzanares, una de las familias empresarias andaluzas de referencia, están tratando de encauzar el futuro de la ingeniería Ayesa, fundada por su presidente, José Luis Manzanares, hace 54 años en Sevilla. La familia está desarrollando, sin prisa pero sin pausa, una ronda de contactos con fondos internacionales y grupos industriales para encontrar un socio minoritario que respalde el crecimiento de la compañía, sobre todo fuera de España. Y, al mismo tiempo, que sirva también de contrapeso a la familia para permitir un relevo más fluido de las funciones ejecutivas de José Luis a sus hijos Arantxa (dirige el negocio de Tecnología) y José Luis (responsable del de Ingeniería). Una transición que lleva años preparándose pero no termina de materializarse, en parte por la tirante relación entre ambos hermanos.

Así lo explican distintas fuentes empresariales internas y externas consultadas las últimas semanas, entre ellas la propia compañía. EY, el despacho Uría, Citi y Boston Consulting Group están asesorando a la saga sevillana en este proceso. Hace un par de años, el propio Manzanares padre señaló públicamente que evaluaban también salir a bolsa, opción que habría quedado aparcada. Lo que sí parece ahora más claro es que la entrada en 2017 de consejeros externos en Ayesa —el exdirector de Deloitte en Andalucía y prolífico consejero independiente en múltiples empresas, Jorge Segura, y Javier Benjumea, hijo del fundador de Abengoa— era el primer paso hacia una mayor profesionalización y modernización de la gobernanza del grupo.

La familia andaluza mantendría más del 50% del capital, y para atraer a potenciales interesados destaca su bajo endeudamiento (20 millones con bancos a cierre de 2017) y el beneficio bruto (ebitda) del año pasado, que fue superior, 24 millones, tras crecer un 14%. También saca pecho de su acertada diversificación desde la ingeniería a las tecnologías de la información. En 2011, adquirió el 51% de Sadiel, porcentaje que ha ido elevando progresivamente, adquiriendo los paquetes de CaixaBank y Endesa en la antigua empresa pública andaluza. Hoy ya posee el 78%, tras comprar al banco valenciano su último 5% antes de las últimas elecciones andaluzas de diciembre. El otro 22% está aún en manos de la Junta andaluza.

Con ingresos de 274 millones (cifra de 2018, calcada de la de 2017, cuando fueron 270 millones) y 4.500 empleados, Ayesa viene de vivir un último año convulso. Se ha visto implicada tangencialmente en el caso de corrupción del 3% en Cataluña al aparecer en un supuesto cártel que pactaba contratos con la Generalitat entre 2008 y 2011. Un registro de la Guardia Civil en la sede de la empresa en el parque tecnológico Cartuja, por orden de la Audiencia Nacional, fue la guinda a este asunto. Desde la empresa se desvincula tajantemente de este tema el proceso de búsqueda de inversores.

Reto en EEUU

El área de Tecnología se ha demostrado clave, ya que sus 1.400 empleados (un 30% del total) aportan casi el 40% de las ventas: 103 millones sobre los 270 millones (con datos de 2017, que están desglosados por áreas de negocio). Además, de los 21 millones de ebitda del conjunto del grupo en 2017, la filial de Tecnología aportó casi la mitad, 10 millones. Esta subsidiaria también ha sido punta de lanza para internacionalizar el grupo desde el inicio de esta década. Ayesa opera en total en 40 países y tiene una gran asignatura pendiente con EEUU, donde no trabaja.

Cinco de cada 10 euros en ventas proceden del exterior, con datos de avance de 2018, siendo aquí la Ingeniería quien más aporta, ya que el 90% de su actividad lo realiza fuera de España. José Luis hijo, de hecho, vive en Londres, donde la empresa tiene sede física, como en otros 16 países del total de 40 donde está presente. La tercera hija de José Luis, Ana, dirige la Fundación Ayesa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios